Sábado, 21 de enero de 2017

| 1998/11/30 00:00

QUE SERA LO QUE TIENE EL NEGRO

En Colombia, paradójicamente, el dólar de la calle sigue estando muy por debajo de la tasa oficial.

QUE SERA LO QUE TIENE EL NEGRO

Históricamente en países que han atravesado períodos de inestabilidad cambiaria y expectativas de devaluación _similares en alguna medida al que ha vivido Colombia en los últimos meses_ la tasa de cambio del mercado negro tiende a dispararse muy por encima de la tasa oficial, la cual está en mayor o menor grado controlada por el gobierno. La teoría dice que en la medida en que se presenta o se percibe una escasez de dólares en el mercado oficial, los agentes económicos salen a demandar divisas en el mercado negro presionando su precio al alza. Sin embargo, en Colombia, durante el transcurso de este año la tasa oficial se ha alejado de manera dramática del precio de la divisa en el mercado libre _casas de cambio_ y negro _el de la calle_. La semana pasada en el mercado oficial el dólar fluctuaba entre 1.590 y 1.580 pesos por dólar, mientras el dólar en las casas de cambio y el mercado negro se podía conseguir a solo 1.420 pesos por dólar. Es así como a principios de 1998 la Tasa Representativa del Mercado (TRM) se encontraba un 1,5 por ciento por encima de la del mercado negro, mientras que en la actualidad esta diferencia ya supera el 11 por ciento (ver gráfica). Hasta el momento nadie ha logrado explicar el increíble distanciamiento entre estas tasas en un país que ha visto caer sus reservas internacionales en más de 1.100 millones de dólares este año, ya ha modificado su política cambiaria una vez y enfrenta una difícil situación en su balanza comercial. En los países en que existen controles cambiarios y el gobierno decide racionar los dólares _como era el caso en Colombia desde 1967 hasta 1991_ se genera un mercado negro en el cual se transan dólares que están por fuera del control de la ley. En la mayoría de estos países las transacciones en el mercado negro se hacen a un precio superior al del mercado oficial ya que la gente está dispuesta a pagar una prima para poder acceder a los dólares, que en estos casos son un recurso limitado. No obstante, un estudio de María Angela Parra, economista de la Universidad de los Andes, demuestra cómo en Colombia de 1975 hasta 1981 y de 1990 hasta la fecha _período éste en el cual ha habido libre compra y venta de dólares_la tasa de cambio oficial se mantiene por encima de la tasa del mercado negro. A pesar del cambio en la reglamentación en esta década las actividades ilícitas, como el narcotráfico y el contrabando, mantienen un mercado negro muy activo en el que se mueve un monto importante de divisas. De esta forma, en el país existen tres maneras de comprar y vender dólares. Legalmente en bancos y en casas de cambio, e ilegalmente en la 'calle'. Un estudio de Roberto Steiner, investigador de Fedesarrollo, indica que en promedio alrededor de 2.500 millones de dólares entran cada año al país a raíz del tráfico de narcóticos. Para muchos este ingreso masivo de divisas es el principal responsable de que los agentes le exijan un descuento a los narcotraficantes por el lavado de este dinero. Este hecho pone en evidencia la razón del descuento histórico pero no explica por qué, en la actual coyuntura económica, el margen entre las dos tasas se encuentra en uno de sus niveles más altos.
Lo que tiene el negroExisten varias hipótesis que tratan de explicar el fenómeno actual. La primera es que, debido a la recesión y a la temporada baja de vacaciones, menos personas están saliendo del país, lo que disminuye la demanda de dólares. La segunda está relacionada con un rezago entre los movimientos de ambas tasas. En otras palabras, cuando se presenta un fuerte movimiento de la TRM, como las devaluaciones que se observaron en 1997 y 1998, la tasa de los mercados libre y negro se demora por lo menos un mes en reaccionar. Sin embargo el movimiento de la banda se hizo hace casi dos meses y todavía no se ve una tendencia de ajuste en la tasa extraoficial. Además, si bien a la mayoría de los agentes los tomó por sorpresa la devaluación de 1997, la de este año, según muchos, era más predecible. La tercera teoría se refiere de nuevo a la desaceleración de la economía. Se dice que en una recesión los artículos que menos se consumen son los suntuarios. Como los contrabandistas y comerciantes de los Sanandresitos tienen concentrados sus inventarios en este tipo de artículos, sus ventas han disminuido y, por ende, la demanda de dólares del mercado negro ha caído significativamente. Una cuarta hipótesis sería que el control al lavado de activos en el país se ha vuelto cada vez más eficaz. En este escenario, muchos dólares ilícitos se estarían desviando hacia otros países y los narcotraficantes estarían dispuestos a vender los que entran a Colombia por un precio mucho menor. Lo increíble del caso es que hoy la tasa de compra de dólares de las casas de cambio, que es la que le interesa al colombiano común y corriente, es del orden de los 1.370 pesos, 24 pesos por debajo del piso al que interviene el Emisor al comprar dólares en el mercado cambiario. Esto parecería señalar que la crisis cambiaria que muchos expertos están pregonando a los cuatro vientos podría no ser un destino ineludible. No obstante, lo que sí es claro es que es fundamental monitorear de cerca la evolución del dólar negro, pues ahí puede estar la bola de cristal que añoran todos los que se dedican a predecir el futuro de la economía colombiana.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.