Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/7/2004 12:00:00 AM

¿Qué tan libres?

Un estudio del 'Wall Street Journal' y The Heritage Foundation ponen a Colombia en el puesto 83 del 'ranking' mundial de libertad económica 2004. Los países de América Latina retroceden en el índice.

El sueño de unir todas las economías del continente americano en un mercado unificado que iría desde Canadá hasta la Patagonia podría quedarse en sólo eso: un sueño. Tras nueve años de trabajo de los 34 países que integrarían el Área de Libre Comercio de las Américas (Alca), y a 10 meses de la fecha límite para terminar las negociaciones en enero de 2005, las economías de América Latina y el Caribe se están volviendo cada vez más cerradas.

El Índice de Libertad Económica' 2004, que elabora desde hace 10 años el diario The Wall Street Journal y la norteamericana The Heritage Foundation, señala que se ha venido presentando un aumento paulatino del nivel de intervención gubernamental sobre la producción, la distribución y el consumo de bienes y servicios en las economías de la región. De los 26 países que fueron calificados este año, 13 han empeorado su nivel de libertad económica. De los 10 países que registraron el mayor deterioro en el mundo, dos pertenecen al continente americano: Venezuela y Argentina.

A excepción de Chile, el único país en la categoría de 'libres', todo el resto se raja. En el caso de Venezuela, que ocupa el puesto 147 entre los 155 países que mide el índice, los aranceles han subido, las regulaciones a los negocios están creciendo y la protección a la propiedad privada está disminuyendo. Hoy se encuentra entre las naciones que imponen más restricciones, sólo superada por Irán, Libia o Corea del Norte.

En el caso de Argentina, el espiral descendente de su economía ha sido acompañado por controles de precios, restricciones financieras como el corralito, alta inflación y antecedentes de violación de los derechos de propiedad como el no reconocimiento de patentes.

Tampoco se salva Brasil, el coloso del sur, que pasó del puesto 72 al 80 debido a graves problemas de mercado negro y alto nivel de proteccionismo. México, que en 1995 se ubicaba en el puesto 33 del ranking total, registró un retroceso al lugar 63, principalmente por el incremento del gasto público como porcentaje del PIB. A medida que el gobierno aumenta los gastos, necesita de más plata para financiarse, lo que necesariamente implica más préstamos (emisión de deuda interna y externa) y también más impuestos. En ambos casos se le quitan estos recursos al sector privado.

Colombia cayó un par de puestos y ocupa la posición 83 en el total, la decimoquinta en la región. Los aspectos que aparecen con la peor calificación son el nivel de aranceles, los derechos de propiedad y la carga impositiva.

Los hallazgos

Antes de comenzar con los puntajes del caso colombiano, vale la pena explicar la metodología con la que se elabora este estudio, que será lanzado en el país el próximo 10 de marzo por el Instituto de Ciencia Política.

El Índice anual de la Libertad Económica clasifica las economías del mundo según 50 variables económicas en 10 amplias categorías: banca y finanzas, flujos de capital e inversión extranjera, política monetaria, carga fiscal del gobierno, política comercial, salarios y precios, intervención del gobierno en la economía, derechos de propiedad, regulación y mercados negros.

De los 155 países calificados en el índice de este año, 75 han obtenido mejores puntajes, 69 han empeorado y 11 no presentan cambios. Lo más interesante es que el crecimiento del ingreso per cápita ocurre en los países donde hay más libertad económica, mientras que los ingresos reales de la gente están estancados o inclusive se reducen en aquellas naciones donde están restringidas la libertad y la iniciativa individual, a través de infinidad de leyes, decretos, controles y regulaciones, además del empobrecimiento general que significa la inflación monetaria. Venezuela, país que en 1960 tenía un ingreso per cápita anual de tres veces el de Hong Kong (el líder del ranking y por tanto el más libre), en 2004 bajó a una séptima parte del que registró el país asiático.

El hombre, la mujer o el niño promedio que vive en una economía libre, gana casi 10 veces más que el que está en una economía controlada. Los 16 países clasificados como libres tienen un ingreso per cápita anual de 22.000 dólares. En los 55 países parcialmente libres, el promedio es de 11.000 dólares, mientras que en los 72 mayormente controlados es de tan sólo 2.800, y en los 12 de mayor control estatal es de 2.600 dólares.

El estudio contradice el mito de que la globalización es tan sólo para el beneficio de las grandes potencias. Entre los 10 países más libres del mundo se encuentran, es cierto, Estados Unidos y Gran bretaña, pero también estados pequeños que se están beneficiando de la inserción mundial, como Hong Kong (el más libre de todos), Singapur (el segundo), Irlanda (el tercero), Nueva Zelanda, Luxemburgo y Estonia.

Colombia no sale bien librada en esta medición. Ocupa el puesto 83, con una calificación de 3,13, en una escala de 1 a 5. Este puntaje representa una baja calificación si se tiene en cuenta que una nota de 5 representa el menor nivel de libertad económica, al cual se acercan países tradicionalmente proteccionistas y con excesiva intervención estatal, como China y la India.

Se raja Colombia en carga impositiva (4,3), política comercial (4,0), derechos de propiedad (4,0), intervención gubernamental (3,5) y mercado informal (3,5). Nota mediocre obtiene en política monetaria (3,0) y regulaciones (3,0). Logra una aceptable en flujos de capital, salarios y precios y actividad bancaria (todos con una nota de 2,0).

Ni siquiera en el contexto latinoamericano -marcado por las restricciones a la libertad económica- logra Colombia una posición aceptable. Le superan Paraguay, Bolivia, Brasil, Perú y México. Y está a 70 puestos de Chile, que está dentro de las 13 naciones con mayor libertad económica del planeta.

El impuesto sobre los activos de colombianos de clases media y alta cuyo fin es recaudar 780 millones de dólares para la guerra, más conocido como impuesto al patrimonio, es lo que más afecta el puntaje de la carga impositiva este año. En materia comercial, es el control sobre las importaciones de ciertos productos agrícolas, como el pollo y el pavo, mediante requisitos de obtención de licencias y los procedimientos aduaneros complejos y onerosos. En protección de la propiedad privada, es la aplicación de la ley en derecho comercial, que a juicio del informe es insuficiente y lenta.

El otro problema en Colombia es el excesivo número de trámites para crear una empresa. Las dificultades para iniciar un negocio están expresadas en 17 trámites que toman 55 días y el costo de hacerlos es equivalente al 12 por ciento del ingreso per cápita de los colombianos. Estos resultados contrastan con países como Hong Kong, donde para montar una empresa todo lo que se necesita es enviar un formulario de inscripción por correo a un costo mínimo, un requisito que se puede cumplir en pocas horas.

Según el estudio, Colombia y el resto de países de América Latina necesitan menos regulaciones y más claridad y estabilidad en las reglas que sean dignas de conservar. Así mismo, asegura que las menores libertades económicas constituyen no sólo un obstáculo para la creación de un área de libre comercio, sino para la vitalidad económica de la región en el futuro.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.