Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/4/1988 12:00:00 AM

QUIEN DA MAS

Comprar deuda de Colombia y otros países latinoamericanos: un buen negocio.


SE VENDE O PERMUTA
Motivo nueva situación internacional,
banco europeo vende US$1 millón deuda
colombiana con descuento de hasta 32%.
También permuta. No pierda oportunidad,
es el negocio de 1988.

Aunque parezca raro, un aviso similar a este circula en los mercados mundiales. La deuda externa colombiana, casi una cuarta parte, está en venta o canje. Y aunque también es un poco insólito, hay más vendedores que compradores. Y para completar, entre quienes están adquiriendo o canjeando esas obligaciones hay bancos colombianos, entre ellos especialmente el Ganadero, Cafetero, Bogotá, Colombia y Occidente.
Se trata, sin más ni menos, del negocio boom de 1988, la compra, venta o trueque de deuda externa en el mercado privado o secundario con rendimientos efectivos anuales de hasta el 45%. Sin duda un negocio de locura, en el que como en muchas otras cosas Colombia entró tarde. Ya desde comienzos del año pasado otros países latinoamericanos, Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, México, Perú y Venezuela, participan activamente, porque las cotizaciones de sus deudas cayeron significativamente desde mayo del 87, lo que obligó a los banqueros a replantear el otorgamiento de sus créditos.
En ese mercado privado, se cotiza un 3% de la deuda internacional de las naciones del Tercer Mundo. Ese mecanismo o sistema de cotización, en centavos de dólar, es el único indicador del valor real de futuros y préstamos, además de la confianza del mercado internacional en un país. Mientras en mayo de 1987 la deuda externa de Colombia se cotizaba entre 85 y 88 centavos de dólar, el tope más alto en Latinoamérica, en noviembre cayó a un promedio general de entre 72 y 76 centavos de dólar. Hoy la deuda privada vale entre 70 y 80 centavos y la pública entre 60 y 70 centavos.
Esta nueva situación refleja una pérdida de credibilidad en la deuda de Colombia, es decir, en su capacidad futura de pago. Entre otras cosas, quienes se están deshaciendo de las obligaciones con Colombia, explican su actitud así: resolvieron que no quieren mantener su cartera en el país; no quieren correr el riesgo de una posible reestructuración o no quieren verse obligados a desembolsar futuros préstamos en créditos sindicados a los que acuda el gobierno.
El mecanismo de venta o canje es bien sofisticado, y se conoce en el mundo financiero como el de swaps, involucrando formas de intercambio como las de deuda por deuda, deuda por efectivo, deuda por capital o deuda por mercancía. Y también la transacción puede hacerse con un pagaré completo, ofrecer participación (varios inversionistas comparten el riesgo), vender cuotas (si por ejemplo son 4, algún inversionista compra sólo la tercera) o vender riesgo (el político o el comercial).

UNA VENTA
Un ejemplo didáctico de cómo opera el sistema, puede verse con ayuda del cuadro adjunto. Un banco europeo que participó de un crédito a Colombia por US$350 millones, resolvió no correr más riesgos en el país. Pone en venta US$1 millón. Un banco colombiano dice "creo en mi país" y entra a negociar. Tomando como base la cotización internacional, comprador y vendedor se ponen de acuerdo en que la cotización de esa obligación es de 68 centavos de dólar. El banco europeo le vende al latinoamericano con descuento del 32%. Así las cosas, la operación se hace entonces por US$680 mil.
En marzo de 1990, tras 5 cuotas, el banco colombiano logrará que se le devuelva 1 millón de dólares más los correspondientes intereses. Se trata de un "negocio redondo" en donde el banco colombiano tiene un retorno efectivo anual de hasta 43.13%, en dólares. Sin embargo, está corriendo con el riesgo de que por ejemplo, Colombia decida en un año reestructurar su deuda. Pero por ahora, como han ido las cosas, tiene cierta certeza de que recuperará todo el dinero.
En estas operaciones han participado bancos colombianos que tienen oficinas en Panamá o Nueva York, debido a que los controles cambiarios del país impiden que el mecanismo pueda hacerse internamente. Como no se trata sólo de venta, también hay canjes. El Banco de Bogotá participó en una de esas operaciones. La entidad hizo parte de un pool de 180 establecimientos financieros que entre garon un préstamo sindicado a Chile por US$1.000 millones. El banco colombiano otorgó cerca de US$2 millones. Debido a que la cotización de la deuda chilena se deterioró de 70 centavos a 60 centavos, decidió no correr más riesgo.
El Banco de Bogotá enfrentaba dos problemas: uno corporativo que era el que representaba administrar un crédito en Chile, y el otro, la posibilidad de que no se le pagara totalmente la deuda o que la tuviera que reestructurar. Consiguió un banco extranjero que quería librarse de una obligación con Colombia. Entregó la chilena y entró a manejar la colombiana. Esa participación tímida en el mercado abrió el camino a otros bancos del país, pero lo cierto es que las demás naciones latinoamericanas ya llevaban apreciable ventaja. Esos otros países se dieron cuenta que otros inversionistas "le estaban sacando el jugo" a su deuda. Por ejemplo, México cotizó su deuda a 80 centavos y hoy vale entre 45 y 47%. Como muchos bancos comenzaron a vender sus acreencias con México, algunos inversionistas del exterior obtuvieron rentabilidades de hasta el 55%.
Así las cosas, México decidió que podia entrar a hacer con su deuda, lo que estaban haciendo los que nada tenían que ver con el país. Por lo tanto acudió a la conversión de sus obligaciones en capital y aceptó venderla al 100% y en ciertos sectores de su economia. En principio aceptó que los inversionistas extranjeros compraran la deuda con el descuento del caso. Estos llegaban con el pagaré ante el Banco de México que les entregaba el equivalente en pesos y ese dinero iba a la ampliación de capacidad productiva o a la creación de una nueva empresa. Así se consiguió que por primera vez ingresara mayor inversión a través de este mecanismo que por intermedio de las multinacionales.
Sin embargo, ese canje por pesos trajo presiones inflacionarias que llevaron a la suspensión de las operaciones por un tiempo mientras se replantearon los mecanismos. México también cotizó su propia deuda, ganando el gobierno central en el negocio, consiguió capital para ciertos sectores como el financiero y disminuyó sensiblemente su deuda externa. Para solucionar el problema de la monetización no emitió papel o efectivo sino que entregó títulos de deuda interna y los dejó negociar en el mercado. Los naturales mexicanos entraron de lleno en el mercado y ahora compiten con los del exterior.

¿Y COLOMBIA?
La deuda de Colombia se ha cotizado siempre en el mercado privado. Siempre se había creído, al menos en el país, que no estaba en venta porque era muy buen riesgo. Esa era la imagen presentada de Colombia. Eso es falso y el deterioro de la cotización se cristalizó después del desembolso del crédito "jumbo" por US$1.000 millones. Se puso sobre el tapete el tema de la reestructuración. Muchos bancos se vieron obligados a participar en este préstamo sindicado y en el 87 el fenómeno se repitió con el "concorde". Para el 88 se prevé que las resistencias serán mayores para un paquete por US$2.300 millones.
Aunque no se refirió a Colombia sino a Latinoamérica en general, Mark Paden, presidente de un banco de Carolina, resumió el dilema de la banca asi: "¿Es correcta la política de desembolsar dinero nuevo para que nos podamos pagar los intereses (de la deuda asumida)? Mucha gente opina que no". Y esos bancos que opinan que no, son los que están vendiendo la deuda colombiana. Y en ese negocio Colombia está perdiendo una gran oportunidad. Al gobierno ya fue elevada la inquietud. Se ha propuesto que se estudien fórmulas que permitan estimular por ese mecanismo la alicaída inversión externa. Ante Planeación se inscribiría como capital y para no volverlo efectivo y evitar la expansión de los medios de pago, se entregaria un título de deuda pública que podría transarse en la bolsa incluso.
Para la firma Asesores Integrados, conocedora de ese mercado, las ventajas son muchas: "primero, algún inversionista colombiano se beneficia con el descuento del título; segundo, el Banco de la República también puede realizar su cotización y comprar con descuento; y tercero, el inversionista extranjero se beneficia porque cada dólar suyo se vuelve más eficiente". La deuda externa de Cerromatoso que hace un año llegó a cotizarse a apenas 40 centavos hoy vale hasta 70 centavos debido a la recuperación del precio del níquel. Hace un año pudo hacerse un gran negocio con rendimiento de hasta el 60%. Como se ve, los alcances son inimaginables. La alternativa está a la mano, el mercado crece y muchos creen que la oportunidad no debe desaprovecharse. Cerca de US$4 mil millones de la deuda colombiana se venden o permutan.

ASI SE COMPRA DEUDA COLOMBIANA

Tasa de interés: 7.63% (Libor más 34)
Precio de compra: 0.68 centavos US$
DIC. MAR. SEP. MAR. SEP. MAR.
3187 2288 2288 2289 2289 2290

-CUOTA
NUMERO 1 2 3 4 5
-SALDO
DEUDA 1.000.000 1.000.000 800.000 600.000 400.000 200.000
-CUOTA
CAPITAL 0 200.000 200.000 200.000 200.000 200.000
-VALOR
INTERES 0 38.125 30.500 22.875 15.250 7.625
-TOTAL
CUOTA 0 238.125 230.500 222.875 215.250 207.625
-EQUIVALENTE
US DOLARES
(680.000) 238.125 230.500 222.875 215.250 207.625
-VALOR
DE CUOTAS
US$ 199.037 161.038 130.151 105.065 84.708
680.000


Retorno efectivo anual 43.13%



























































¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.