Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1984/09/24 00:00

QUIEN PAGA Y QUIEN NO PAGA

En la última entrega, la revista Negocios presenta los resultados de una investigación sobre los impuestos en Colombia, que SEMANA resume a continuación

QUIEN PAGA Y QUIEN NO PAGA

El gobierno hizo una reforma tributaria en 1983, que exoneró de presentar declaración a unos 700.000 colombianos con bajos ingresos, pero al mismo tiempo amplió la base de la retención en la fuente y buscó mecanismos para que algunos sectores productivos le aportaran más al fisco.
En el país hay aproximadamente 1.8 millones de declarantes como personas naturales y 80.000 declarantes como personas jurídicas. Los primeros aportan 49% de los recaudos y las jurídicas 51%. Esta proporción se ha mantenido más o menos igual en los últimos años.
Si tenemos en cuenta que para el presente año se calcula un recaudo por 130.000 millones de pesos en impuestos tributarios, entonces las personas naturales aportarán 64.000 millones de pesos y las jurídicas 66.000 millones, aproximadamente.
Aunque dentro de estas cifras no están todos los que deberían estar, porque aún existen muchos mecanismos de evasión tributaria, la verdad es que la riqueza en el país está muy concentrada, tanto en ciertas personas, como en sociedades y regiones.
Los estudios que se realizaron antes de la reforma tributaria y después de ésta, demostraron que entre las 80.000 sociedades existentes en el país, hay una gran concentración económica. De todas ellas, aproximadamente 5%, es decir unas 4.000, pagaban más de 90% de los tributos de este sector.
La concentración de la riqueza en las llamadas personas naturales se puede observar en las declaraciones de renta de 1982, que correspondían al año gravable de 1981. De los no asalariados, 20% no pagó nada en impuestos, 45% abonó entre uno y 20.000 pesos. El 27% pagó entre 20.001 y 100.000 pesos, y sólo 1% de esas personas tributó más de 600.000 pesos.
Las estadísticas de los asalariados, para el mismo año, demuestran que 55% de ellos no canceló nada y 30% pagó entre uno y 2.000 pesos. El 13% tributó entre 2.001 y 50.000 pesos.
Solamente l% de los asalariados tuvo impuestos a su cargo, entre 50.001 y 100.000 pesos. De ahí en adelante son muy pocos los que pagan impuestos.
Cuatro personas de cada 1.000 asalariados, abonaron entre 100.001 y 200.000 pesos, y nueve personas de cada 10.000, pagaron entre 200.001 y 500.000 pesos.
Sin embargo, hay que tener en cuenta que tanto en las sociedades como en las personas naturales, todavía hay mucha evasión de impuestos. Si todos los que tienen obligación tributaran, esos porcentajes podrían variar, aunque no muy significativamente.
En el grupo de las 80.000 sociedades declarantes se destacan las sociedades anónimas nacionales, que aportan 58.4% del total del sector. Le siguen las compañías extranjeras, con 21.9%, en tercer lugar las sociedades limitadas, con 16.6%, y finalmente aparecen las mixtas, con 2.2%.
Si miramos los pagos tributarios por sectores, encontramos que según las estadísticas del año gravable de 1982 (declaraciones del año pasado) en el primer lugar se mantiene el manufacturero, que de 36.861.7 millones de pesos, le correspondió cancelar 12.558.4 millones. Después figuran los sectores financiero y comercial, cada uno con poco más de 5.000 millones de pesos. Y luego están la mineria y el sector de servicios, que aportaron entre 3.300 millones y 3.800 millones de pesos. (Servicios incluye salud, educación, hoteles, clubes, restaurantes, comunicaciones, electricidad, gas y agua, entre otros).
Estas cifras, discriminadas por actividades económicas, son bastante aproximadas a la realidad, porque hacen parte de un estudio que realizó la Dirección de Impuestos, sobre 95.1% del total de las sociedades declarantes el año pasado.
Las compañias extranjeras radicadas en el pais, tradicionalmente han sido catalogadas como buenas contribuyentes, lo cual demuestra, de paso, que no les ha ido mal en sus operaciones económicas. Según el impuesto a cargo declarado el año pasado, para el año gravable de 1982 a estas empresas les correspondió pagar más de 8.000 millones de pesos, que fue cerca de 22% del aporte de todas las sociedades.
Aunque se presume que esta participación continuara mas o menos con los mismos porcentajes por sectores, ya se empiezan a notar algunos cambios por los efectos de la recesión económica, que ha golpeado más a unos que a otros, y por los ajustes que se hicieron en la reforma del año pasado.
Según lo que se ha podido observar hasta el momento, el sector de alimentos tributó muy bien en 1983.
Aún no existen las cifras definitivas, pero lo cierto es que tuvo un importante incremento en su participación.
Una explicación clara de esto, está en el hecho de que la industria alimenticia se ha colocado en un primerisimo lugar, y que ya tiene uno de sus productos, los extractos o esencias de café, en el tercer lugar de las exportaciones menores, después de los bananos y las flores.
Pero así como a unos se les mejora la situación, otros apenas comienzan a salir de la gran crisis. Por ejemplo, el sector textil es quizás el que más ha decaído en cuanto a sus tributaciones al fisco nacional. Mientras que en años anteriores empresas como Coltejer, Fabricato, Tejidos Unica y muchas del subsector de confecciones, hacían buenos aportes en impuestos, ahora se vinieron al suelo con las dificultades que han tenido que afrontar.
Uno de los cambios más importantes que se registró en la tributacion de las 80.000 entidades juridicas, fue el aporte de las sociedades limitadas.
Debido a los controles del gobierno, aumentaron sus pagos de impuestos en 80%. Esto demuestra que algunas eran grandes evasoras.
Aunque aún no hay estadisticas consolidadas, el año pasado casi duplicaron su participación y se presume que seguirán subiendo.
En la clasificación de los tributos por sectores, hay que recordar que el agropecuario es de los que menos aporta, por los beneficios que tradicionalmente ha tenido en todas las administraciones. En los impuestos pagados para el año gravable de 1982, contribuyó con sólo 909 millones de pesos, que representan 2.5% del total.
En la reforma tributaria de 1974 se trató de ubicar mejor a este sector, para que sus pagos fueran más significativos, pero unos años después se le restituyeron los privilegios que siempre habia tenido. Incluso, se estima que ahora pagará menos, porque los ajustes que se hicieron el año pasado, le dieron aún mayores privilegios, para tratar de que empuje con mas fuerza la reactivacion económica que está buscando el país.
De las normas de privilegio que cobijaron al sector agropecuario, se destaca el tratamiento blando sobre la renta presuntiva, para lo cual sólo se tiene en cuenta 75% del valor del patrimonio, en toda el área rural, y que incluso para subsectores como el de ganado de cria y leche, sólo se contabiliza 40% del patrimonio.
Se presume que en este sector se concentra una buena parte de la evasión de impuestos que se registra en todo el país. Esto es muy factible, entre otras razones porque las personas dedicadas a las actividades agrícolas y pecuarias no están obligadas a llevar libros de contabilidad, como las del sector manufacturero y comercial, y porque aún continúan desactualizados los avalúos catastrales.
Para tratar de disminuir esa posible evasión, la reforma del 83 llegó a ese sector con la renta presuntiva y con nuevos ajustes en los avalúos, con el fin de que los patrimonios tuvieran un papel más importante en la liquidación final de sus obligaciones tributarias.
De todas formas, hay que tener en cuenta que es dificil controlar el fenómeno de la evasión. Aunque dentro de todos los cambios que se han realizado sobre el pago de rentas de todas las sociedades, se destaca una mejoría en los recaudos, se teme también que el hecho de haber incluido la renta presuntiva, el Impuesto al Valor Agregado (que varió sus recaudaciones) y los ajustes en impuestos de industria y comercio, podrian crear una tendencia a volver a esconder los ingresos, porque toda esa base de la producción quedó muy controlada.
Concentración regional
El pago de impuestos de renta en Colombia no sólo está concentrado en unas pocas personas y sociedades, sino en unas cuantas regiones. De los cerca de nueve millones de personas que conforman la población económicamente activa, sólo 20% presenta declaración de renta y no todas tributan. Y en cuanto a las regiones, hay que destacar que unas siete administraciones locales contribuyen con más de 90% del total del pais.
El recaudo de impuestos sobre la renta y complementarios está con centrado en Bogotá, que recoge más de la mitad del total, y en administraciones como Medellin, Cali, Barranquilla, Bucaramanga, Manizales y Pereira. Entre ellas aportan más de 90% de todos los impuestos de renta.
Según las estadisticas del año fiscal 1983, que presentó recaudos por más de 100.000 millones de pesos, 51.4% fue de Bogotá, 15.9% de Medellin, 11% de Cali, 4.8% de Barranquilla, y luego aparecen Bucaramanga, Manizales y Pereira, que aportaron entre 1.8 y 2.2%. Lo que le corresponde a las demás regiones del pais, es realmente insignificante. Entre esas siete ciudades le dieron al fisco casi 90.000 millones de los 100.000 millones recaudados en ese año.
Otro hecho que demuestra claramente la concentración de la riqueza por regiones, es el recaudo de los impuestos sobre las ventas, que ahora es el IVA. Según los recaudos por administraciones, para el año fiscal 1983 este tributo también se concentró en las ciudades mencionadas.
De 63.353 millones de pesos que se consiguieron por impuesto de ventas, 41.7%, unos 26.403 millones, le correspondió a Bogotá. El 33.7%, 21.356 millones, fue de impuestos de aduanas. Después figuran Medellín, con 7.757 millones de pesos, que representaron 12.2%, y la ciudad de Cali, con 4.377 millones, que fueron 6.9% de todo ese tributo. El 60.8% fue de esas tres administraciones, el 33.7% de aduanas y quedó sólo 5.5% para todo el resto el país.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.