Lunes, 23 de enero de 2017

| 1986/07/07 00:00

RAMPA MORTAL

Avianca y los familiares se contradicen en el caso del magistrado Torres Vergara

RAMPA MORTAL


"Paciente que cayó de plataforma presentando posteriormente pérdida de conocimiento, es valorado encontrándose paciente en coma superficial...", es el comienzo del informe del herido N.N. que entregó la jefe de Sanidad Portuaria del aeropuerto internacional de Eldorado, Sandra Liliana Rubiano, a la Caja Nacional de Previsión el miércoles 4 de junio a las 8 y 15 de la noche.

Se trataba del magistrado José María Torres Vergara, quien había caído de un jet de Avianca al parecer empujado por uno de los auxiliares de la aerolínea. Según las primeras informaciones que se conocieron, Pepe Torres, como se le llama familiarmente, tuvo una acalorada discusión inicialmente con uno de los pasajeros y posteriormente con el auxiliar de vuelo, J. Luis López, quien lo habría tumbado del avión después de intercambiar algunos golpes con el magistrado y haber cruzado palabras de grueso calibre.

Esta fue la versión que recibió el ex gobernador Pedro Martín Leyes, de los pasajeros del vuelo 538 en el que debía haber llegado a Barranquilla: "El auxiliar lo empujó por la puerta y el pasajero cayó en la plataforma", le dijeron.

Ante las primeras averiguaciones hechas por la prensa, Avianca se limitó a decir que adelantaría una investigación administrativa. Sin embargo algunos de los empleados de la aerolínea dijeron que "Torres Vergara estaba borracho y que se había caido solo ".

Esta afirmación ha sido categóricamente rechazada por su esposa, Helena Molano de Torres y por el abogado Pablo Salah, que tomó el caso en sus manos, quienes apelan al informe médico de la Caja Nacional y al de Sanidad Portuaria, en donde en ninguna parte se menciona estado de embriaguez. Por el contrario, acusan a Avianca de haber cometido algunas irregularidades. Afirman que inicialmente se quedaron con los papeles de Torres Vergara y permitieron que fuera enviado a la clínica como N.N. Además dicen que algunos objetos que pertenecían al magistrado no aparecieron y que la empresa no dio razón. En cuanto al auxiliar de vuelo, aseguran que ya se formuló denuncia penal en su contra ante la Dirección Nacional de Instrucción Criminal.

El auxiliar, J. Luis López, por su parte dice en su declaración: "Yo le dije al pasajero que en estado de embriaguez no podía viajar. El se paró enfurecido y dijo que si él no viajaba, no dejaría que saliera el avión y que nos iba a joder. En seguida me mandó un puño a la cara, otro al estómago y una patada que no logró pegarme. Salí del avión y el pasajero salió detrás de mí, llegué hasta la puerta y oí la voz de alguien que dijo: `Se cayó'. Di la vuelta y vi al pasajero en la plataforma".

Las versiones son totalmente contradictorias pero lo cierto es que el magistrado José María Torres Vergara, al cierre de esta edición, estaba cada vez con menos posibilidad de salvarse y ya se le había practicado una cirugía debido a que recibió algunas fracturas en el cráneo. Mientras tanto Avianca realiza la investigación administrativa y los familiares piden que la Procuraduría intervenga. Pero poco sirve la discusión frente al estado del magistrado .--

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.