Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1999/01/25 00:00

RECESION

El crecimiento de la economía en 1999 rondará el 1 por ciento, lo cual representa la cifra más baja desde la crisis de 1982.

RECESION

Los colombianos llevan tres años preguntándose cuándo será el fin del proceso de deterioro de la economía que se inició en 1996 y que los afecta a todos en mayor o menor grado. La respuesta hasta ahora no parece ser halagadora ya que el consenso entre un número importante de economistas consultados por SEMANA es que el Producto Interno Bruto (PIB) no crecerá mas del 1,2 por ciento durante 1999. De ocurrir lo que vaticinan los expertos el actual ciclo descendente de la economía colombiana tocaría fondo en 1999, cuando ésta atravesaría por su peor año en materia de crecimiento desde 1982. Por este motivo los analistas proyectan que solo se podrán observar los primeros síntomas de una reactivación hasta 2000, cuando el consenso es que el PIB crecerá en un 2,3 por ciento. Durante 1998 las altísimas tasas de interés redujeron dramáticamente la posibilidad de que la economía colombiana retomara la senda del crecimiento. La iliquidez que se presentó durante 1998 por la caída de las reservas internacionales y el exceso del gasto público llevó a que las tasas de interés alcanzaran niveles de más del 20 por ciento en términos reales. Para nadie es un secreto que con tasas de interés de ese tipo es prácticamente imposible que haya nueva inversión o aumente la producción. Como era de esperarse, los intereses se comieron las utilidades de las empresas y frenaron aparatosamente el consumo y la inversión. Por otra parte, la bonanza petrolera nunca llegó y la crisis asiática le restó dinámica a la economía mundial. Por estos motivos la última proyección oficial de crecimiento del PIB para este año es de apenas 1,8 por ciento, cuando el consenso de los expertos consultados por SEMANA el año pasado era que la economía crecería un 4,2 por ciento durante 1998. En 1999 la crisis financiera internacional _que ha amainado en los últimos meses_ seguramente seguirá teniendo un impacto negativo sobre la economía nacional en especial porque los precios de los principales productos de importación seguirán por el piso. Sin embargo la mayoría de los expertos coinciden en que los problemas económicos fundamentales de Colombia están dentro de sus fronteras. Según Santiago Montenegro, decano de economía de la Universidad de los Andes: "El gasto agregado tendrá que caer para reducir el déficit en cuenta corriente _ por lo que la economía crecerá entre 0 y 1 por ciento". En general, los analistas consultados estiman que la reducción del gasto público, sumado a los nuevos impuestos adoptados en la reforma tributaria, serán uno de los causales principales de la desaceleración de la economía en 1999. Del lado positivo, también servirán para ajustar las cuentas macroeconómicas con el fin de que la economía retome una tendencia positiva a partir de 2000. Por otra parte, muchos analistas opinan que las tasas de interés seguirán siendo el 'talón de Aquiles' de la economía colombiana. La mayoría coincide en que a pesar de las medidas recientes, destinadas a bajar las tasas, éstas seguirán en niveles muy altos al menos durante el primer semestre de 1999. Los analistas consultados por SEMANA estiman que durante el año entrante las tasas de interés disminuirán entre 7 y 8 puntos, pero en términos reales permanecerán en niveles cercanos al 10 por ciento. Esta cifra es alta para estándares históricos y contribuirá a mantener a raya el consumo y la inversión. Unas son de cal_A pesar de que el panorama general es gris el próximo año no será negativo para todos los sectores de la economía. Los analistas estiman que el sector de servicios se mantendrá vigoroso, impulsado particularmente por el sector de las telecomunicaciones, que en línea con lo que está ocurriendo en el resto del mundo presenta un dinamismo impresionante. Otros segmentos de la rama de los servicios, como la salud, la energía y el gas, que en los últimos años han sido objeto de inversiones importantes por parte del sector privado, también mostrarán desempeños interesantes. Algunos analistas consultados estiman que el sector de las exportaciones no tradicionales se reactivará, pues consideran que el aumento de la tasa de cambio real, sumado a la disminución en la demanda interna, incentivarán a los empresarios colombianos a comercializar sus productos en el exterior. Finalmente, los expertos consideran que el sector de la minería será otro de los que presentará buenos resultados durante 1999 a pesar de los bajos precios internacionales, pues se anticipa una producción récord de petróleo y carbón. De otra parte, los sectores que tendrán los mayores problemas durante 1999 serán la construcción, los bienes durables (por ejemplo automóviles) y el sector financiero. La construcción y los bienes durables también estarán deprimidos debido a que sus ventas dependen en gran medida de la disponibilidad de crédito. En la medida en que las tasas de interés permanezcan altas será difícil para los colombianos acceder a nuevas viviendas y automóviles. Para los analistas el sector financiero, a pesar de las medidas preventivas de la emergencia económica, todavía corre el riesgo de experimentar tragos amargos ya que las entidades del sector tienen una porción importante de sus créditos vencidos sin provisionar. Además muchas empresas que han hecho hasta lo imposible por aguantar la crisis podrían no soportar un año más de altos intereses y baja demanda, lo que produciría un incremento en la cartera vencida y por ende un deterioro de los balances del sector financiero. Lastimosamente, sobre todo para muchos colombianos desempleados y otros que han visto cómo sus empresas se acercan al abismo de la quiebra, el próximo año tampoco será el de la recuperación. Será un período de crecimiento bajo o nulo y de ajuste, el cual sería deseable que el gobierno aprovechara al máximo para sentar las bases del desarrollo futuro.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.