Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2016/10/20 09:03

Diez tropezones que podría tener la Reforma Tributaria

A la falta de tiempo, el malestar en varios sectores económicos y la oposición de los partidos políticos se agrega la elección del nuevo procurador. ¿Qué tanto la puede afectar?

Diez tropezones que podría tener la Reforma Tributaria Foto: Tomada de Dinero.com

Presentar una reforma tributaria y lograr que salga adelante nunca ha sido fácil para los gobiernos. Poner a la gente a pagar más impuestos es muy impopular y genera rechazo en varios sectores económicos. Si bien en esta ocasión el anuncio de una nueva reforma tributaria comenzó a generar malestar sin conocerse el texto, el verdadero problema puede terminar viniendo de una serie de hechos que no tienen que ver con esta iniciativa pero que podrían afectarla más de lo previsto.

Semana.com presenta un listado de los principales tropiezos que puede experimentar lo que será la reforma más ambiciosa y necesaria del Gobierno en el segundo semestre.

1. Se agota el tiempo

Por el interés de que la reforma tributaria no terminara afectando los resultados del plebiscito, el Gobierno decidió presentarla después de esa elección. La reforma se necesita desde hace meses y el aplazamiento de la fecha para radicarla puede complicar su trámite. Como las sesiones ordinarias terminan el próximo 16 de diciembre y el Congreso sólo legisla tres días a la semana (martes, miércoles y jueves), el proyecto sólo tendría 26 días para su discusión en la Cámara y el Senado. Este es un período muy corto para discutir una iniciativa de semejante alcance y de carácter tan técnico.

2. Extensos debates:

Por la complejidad de la discusión se anticipa que los debates que se tendrán en el Congreso serán largos. El Gobierno no cuenta con las mayorías amplias con las que inició su mandato y se sabe que muchos de los líderes de la oposición aprovecharán esta oportunidad para lucirse. No hay que olvidar que en el Congreso se encuentran en este momento reunidos los pesos pesados de la política. Y que todos se juegan mucho más que la reforma tributaria en este pulso.

3. ¿A pupitrazo?

Para agilizar los tiempos, la reforma tiene mensaje de urgencia. Sin embargo, se dice que se avecina una aprobación a pupitrazo, es decir, sin mayor discusión si se tiene en cuenta que primero se deben designar ponentes antes de que comience su estudio en las comisiones conjuntas económicas de la Cámara y el Senado. Además, deben transcurrir unos días antes de que pase a cada plenaria del Congreso y si hay cambios, tiene que ir a comisión de conciliación. A esto se suma que el proyecto tiene 311 artículos más todos los que le incluyen los congresistas, lo que hará imposible que se aprueben uno a uno. Es decir, se tendrán que votar en bloque. Si esto llega a ser así, probablemente habrá una enorme polémica. 

4. La elección del procurador

Pero a esta contrarreloj se le suma un nuevo factor en contra. La elección del nuevo procurador general de la nación. El presidente del Senado, Mauricio Lizcano, había programado la elección para diciembre. Pero muchos interpretaron esta decisión como un interés para ayudar a la candidata conservadora, María Mercedes López, de quien se ha dicho podría estar inhabilitada hasta esa fecha, cuando se cumple un año de la fecha en que abandono su cargo como magistrada. Por cuenta de esto, Lizcano corrió de nuevo la fecha para la segunda semana de noviembre. Más de 50 congresistas le enviaron una carta pidiéndole no prolongar la elección hasta esa fecha. Finalmente la fecha se anticipó para el próximo jueves 27 de octubre.

5. El peso de los azules

En el complejo ajedrez burocrático que existe en este momento por los altos cargos del Estado, la Procuraduría se considera una de las fichas clave. La entidad tiene 4.200 empleados y un presupuesto de 450.000 millones de pesos. Alejandro Ordóñez demostró todo el poder que se podía ejercer desde esa silla y los azules no quieren perderla. Para ese propósito, cometieron un error porque el partido se dividió mucho antes de que salieran las ternas. Los senadores le apostaron a enviarle su propio equipo al presidente Santos (los exmagistrados Jaime Arrubla, Enrique Gil y Wilson Ruiz) y el presidente de los azules, David Barguil, aclaró que esa no era una decisión aprobada por ellos. Al final el presidente ternó a la exmagistrada María Mercedes López, quien todavía no tiene el apoyo de la totalidad de ese bloque. No se sabe si en el escenario de que gane uno de los candidatos del liberalismo, los conservadores se pongan la camiseta de la tributaria. Antes incluso de que se presentara, el Partido Conservador había dicho que no apoyará el IVA a la canasta familiar, aunque la colectividad sí es partidaria de un impuesto a los dividendos.

6. El uribismo

Desde hace unos días ha quedado claro que el otro frente de batalla del Centro Democrático en la pelea del Proceso de Paz será la reforma tributaria. El expresidente Uribe aseguró que con los Acuerdos de Paz aumentarán los impuestos y el gasto público en un punto del PIB. El miércoles, antes de que presentaran la reforma, el senador Iván Duque, líder de las discusiones económicas de esa colectividad, aseguró que “la reforma tributaria estuvo secuestrada en La Habana”.

7. La foto de la Unidad Nacional

La elección del procurador puede alterar el estado actual de la Unidad Nacional. Si ganan los liberales, se equilibrarían las cargas frente a Cambio Radical, pues este partido quedó muy dolido de que ellos ganaran la Fiscalía con Néstor Humberto Martínez. Para el liberalismo está elección es un punto de honor. Llegaron divididos pues dos candidatos fuertes pertenecían a ese grupo: Fernando Carrillo y Jorge Fernando Perdomo, ambos muy cercanos al expresidente Gaviria. Pero como no están dispuestos a perder, al parecer todo el partido apoyaría a Carrillo. El Partido Liberal no tiene propiamente la camiseta de la reforma. Antes de que se presentara señalaron que el proyecto no es conveniente ni oportuno y anunciaron que no apoyarán el aumento del IVA en la canasta familiar ni ningún tributo que afecte a las clases de ingresos bajos y medios. Así mismo señaló que no respaldará gravámenes a los tenderos, profesionales independientes, entidades sin ánimo de lucro ni a los trabajadores.

8. La intervención de los ministros

Los dos ministros estrella que tienen que liderar este debate terminaron afectados por cuenta del proceso de paz y de la elección del procurador. En el Senado hay molestias con Mauricio Cárdenas, de Hacienda, y Juan Fernando Cristo, de Interior, por el papel activo que supuestamente han intentado jugar en elegir sus candidatos para reemplazar a Alejandro Ordóñez. Cárdenas habría apoyado a María Mercedes López y Cristo a los del liberalismo. Si esto es verdad, les podría quitar juego con las fuerzas políticas que no apoyan a sus candidatos frente a la reforma tributaria. Cárdenas ha reconocido que en un momento dado le pareció conveniente aplazar la elección para no afectar la reforma, pero que es un tema en el cual él se ha "mantenido al margen". Agregó que su interés no era apoyar a ningún candidato sino que temía que prefería aplazar un tema que polariza y divide. Por otro lado, el Gobierno ha perdido un poco de peso político después del plebiscito en el capitolio frente a sus opositores. En ese mundo es muy importante dejarse contar y por ejemplo, algunos recuerdan que Cristo, quien lideró la campaña por el Sí en Norte de Santander, su región, no tuvo éxito: el No le ganó al sí casi 70 a 30 (282.000 del Sí, contra 123.000 del No).

9. Los gremios

A la oposición de los partidos políticos se suma el malestar del proyecto en varios sectores económicos, especialmente entre los comerciantes. El presidente de Fenalco, Guillermo Botero, ha señalado en varias ocasiones que un aumento del IVA golpeará a los consumidores y afectará todos los establecimientos del país, en momentos en que el sector no pasa por buen momento. En efecto, las cifras del DANE señalan que en agosto las ventas minoristas cayeron 1,9 %, en contraste con un aumento del 5,3 % en igual mes del 2015. Otro impuesto muy cuestionado es el monotributo para los pequeños establecimientos comerciales. Conocidas las propuestas del Gobierno también se han expresado en contra el sector de la construcción por el IVA del 5 % a las viviendas de más de 800 millones de pesos; los productores de gaseosas y bebidas azucaradas, por el impuesto de 300 pesos por cada litro; los productores de cigarrillos, a quienes se les triplicó el gravamen; los operadores de telefonía celular; los distribuidores de combustibles, entre otros. La lista es extensa porque cada gremio quiere defender sus intereses.

10. Los cinco magistrados nuevos

La reforma tributaria cae en medio de otra elección que nadie ha comentado: cinco magistrados de la Corte Constitucional. A este número de juristas se les acaba el período en marzo del año entrante, pero como el Congreso deja de sesionar en diciembre, se espera que la elección sea antes de diciembre. Es decir, en plenos debates finales de la reforma. Como a los magistrados de ese alto tribunal los elige el Senado, todas las fuerzas políticas querrán tener sus ganadores. La Corte se ha convertido cada vez más en una institución clave para todos los temas importantes del país, y tendrá un papel vital en la implementación del proceso de paz. La pelea no será fácil.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.