Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2015/11/28 21:00

En los rines

Un estudio de Fedesarrollo sobre la coyuntura petrolera advierte que si no se produce un hallazgo importante de crudo en el futuro próximo, los actuales niveles de reservas se agotarían antes de 7 años.

Es decir, el país se convertiría en un importador de petróleo con graves consecuencias para las finanzas públicas. Según el informe, Colombia es uno de los países de América Latina con el nivel más bajo de reservas –alrededor de 2.300 millones de barriles–, que, con los actuales niveles de producción, alcanzan para 6,4 años. En contraste, Ecuador tiene petróleo para 40 años, Brasil para 14 y México para 10. Lo más preocupante, según Fedesarrollo, es que a pesar de que el tiempo se está agotando para buscar más crudo, las medidas para estimular la inversión en el sector avanzan a un ritmo muy lento. La única forma de aumentar las reservas es a través de un programa agresivo de exploración. Sin embargo, en la actual coyuntura de bajos precios la exploración está casi paralizada. El número de pozos perforados está cayendo a tasas del 70 por ciento. Mientras en 2014 se perforaron 113 pozos, este año solo van 28. Mauricio Reina, investigador de Fedesarrollo, indicó que como consecuencia de la menor actividad exploratoria se producirá un marchitamiento paulatino en la producción que pasará de 1 millón de barriles diarios de petróleo a 812.000 barriles en 2018. La Asociación Colombiana del Petróleo (ACP) incluso señala que la producción en ese año podría bajar a 785.000 barriles. Es decir, que el tiempo sigue jugando en contra del sector petrolero colombiano.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.