Sábado, 25 de febrero de 2017

| 2001/05/14 00:00

Riqueza patriarcal

Riqueza patriarcal

La ola de fusiones y adquisiciones de la que ha sido objeto el mundo empresarial ha hecho que la mayoría de dinastías familiares pierdan el control de sus negocios. Pero no en el caso de la industria automotriz. Las compañías de carros más grandes del mundo siguen todavía bajo el mando de un pequeño puñado de familias. Con una producción conjunta de casi siete millones de vehículos al año, empresas como Ford Motor de Estados Unidos, Peugeot Citroën de Francia, BMW de Alemania, y por supuesto, Fiat de Italia, continúan dirigidas por sus patriarcas fundadores. El 50 por ciento de Porsche también sigue en manos de los descendientes de Ferdinand Porsche, creador del grupo de autos deportivos. Entre ellos está su nieto, Ferdinand Piech, presidente de Volkswagen. Los pagos por dividendos a las principales familias accionistas del sector totalizaron en el año pasado nada más ni nada menos que 470 millones de dólares.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.