Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/24/2012 12:00:00 AM

Rompiendo obstáculos

En algunos subsectores de la industria manufacturera ya hay síntomas de crisis. Si no se toman correctivos pronto, la situación el próximo año podría agravarse.

En los últimos meses han sonado varios campanazos de alerta en el país sobre la desaceleración de la industria manufacturera, uno de los mayores generadores de empleo. Los temores sobre un descenso en la producción se reconfirmaron la semana pasada cuando el Dane reveló que en septiembre registró un descenso de 1,29 por ciento, con lo cual el sector registró un comportamiento negativo en cuatro de los primeros nueve meses del año.

De 48 subsectores industriales 30 han disminuido su producción, especialmente el caso de los minerales no metálicos, aceites y grasas, papel, productos de plástico y químicos, entre otros. En lo corrido del año, hasta septiembre, la producción industrial sin incluir trilla de café, aumentó apenas 0,7 por ciento, un nivel muy bajo si se compara con otros sectores que están creciendo por encima del 5 por ciento y que están jalonando la economía.

Este comportamiento está llamando la atención de empresarios y analistas que insisten en que se deben tomar medidas para evitar que se acentúe el proceso de desindustrialización que vive el país y se refleja en la cada vez menor participación en el Producto Interno Bruto (PIB) -llega al 12 por ciento mientras otros sectores como el minero-energético siguen ganando espacio-. Y también está perdiendo terreno en la generación de empleo. Hace unos años representaba el 25 por ciento del empleo total del país y hoy llega al 13 por ciento.

El presidente de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi), Luis Carlos Villegas, reconoce que el panorama es muy complejo y dice que sectores como la cadena textil de confecciones, siderúrgica y algunos alimentos evidencian síntomas de crisis. Por eso insiste en que se deben adoptar medidas para capotear el temporal el año entrante y para que la industria pueda volver a ser un importante motor del desarrollo económico del país y para que vuelva a crecer a tasas del 6 y 7 por ciento. Entre las medidas están frenar el proceso de revaluación del peso, disminuir las tarifas de energía y gas, que son las más altas de América Latina, avanzar en la Agenda de Competitividad para mejorar la infraestructura y la logística y fomentar las inversiones en ciencia y tecnología, entre otras.

El gobierno asegura que está trabajando en el tema y que el año entrante se verán más claramente los resultados de las políticas puestas en marcha en los últimos dos años. El ministro de Comercio Industria y Turismo, Sergio Díaz Granados, señala que entre las estrategias está promover las zonas francas como plataformas exportadoras, ya que en los últimos cinco años se han puesto en marcha 104 proyectos en 20 departamentos, con lo cual se esperan 200.000 nuevos empleos.

El funcionario dice que el Programa de Transformación Productiva impulsa sectores que están ganando nuevos mercados tras la entrada en vigencia de tratados de libre comercio, como el firmado con Estados Unidos. Hacia ese mercado están creciendo las ventas de confitería, confecciones y maquinaria.

A pesar de los anuncios del gobierno las alarmas no dejarán de sonar mientras sigan las cifras en rojo en la industria.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.