Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1996/05/27 00:00

SE AMARGO EL DULCE

AUNQUE LAS EXPORTACIONES DE AZUCAR AUMENTARON, LOS PROBLEMAS CON LOS PAISES DEL GRUPO ANDINO HICIERON DE 1995 UN AÑO REGULAR.

SE AMARGO EL DULCE

Los problemas de contrabando fueron tan graves el año pasado que lograron amargar incluso a un mercado tan dulce como el de la caña de azúcar. Lo que ocurrió es que el principal socio comercial del país, Venezuela, que es deficitario en ese producto, generó una situación contradictoria: comenzó a traer azúcar, no del producido en sus ingenios sino en las plantas de otros países, incluso en las colombianas."Todos esperábamos que Venezuela fuera el mejor mercado, pero lo que hizo fue morder un pedazo del consumo interno", dijo a SEMANA el presidente de Asocaña, Ricardo Villaveces. Así las cosas, llegaron unas 200.000 toneladas de Venezuela, de manera que Colombia quedó con un excedente que debió ser exportado, pero no a los mejores precios, aun cuando 1995 fue un período de buenas cotizaciones internacionales. Además la industria tampoco pudo subir mucho los precios dentro del país por cuanto perdía competitividad frente al azúcar importado. Esos inconvenientes, no obstante, fueron corregidos a mediados del año por el gobierno, que tomó algunas medidas correctivas aunque el problema ya había hecho mella. Ahora, los productores confían en que las medidas venezolanas de los últimos días le den claridad al mercado y no haya más competencia desleal.Irónicamente, el lío con Venezuela ayudó a que la industria de la caña tuviera un año aceptable en cuanto a exportaciones, por los excedentes del mercado interno. De hecho, sus ventas internacionales directas aumentaron 19,18 por ciento. En ese monto no están incluidas las de mejor desempeño, que son las de azúcar blanco, hechas por los ingenios en conjunto, que crecieron 84,9 por ciento. Algo que contribuyó mucho al logro de buenos resultados fue el acuerdo firmado con empresas como Colombina, Warner Lambert, Sucromiles, Noel y la Compañía Nacional de Chocolates, mediante el cual los ingenios les venden el azúcar a aquéllas, ellas exportan su producto y éstos participan de las utilidades finales.Pese a las buenas cifras, las ventas en el mercado internacional tuvieron problemas. "Pensando en el potencial del Grupo Andino nos metimos en proyectos de modernización industrial, pero resulta que Perú se salió del Pacto, Venezuela está en crisis y en Ecuador no quieren el azúcar colombiano y, además, en unos años se van a autoabastecer", dijo en diálogo con SEMANA el presidente de Azúcar Manuelita, César Zamorano. Y de hecho, los datos muestran que fueron las ventas al Grupo Andino las que bajaron el promedio de las exportaciones directas, pues tuvieron una reducción del 32,5 por ciento el año pasado.En cuanto al mercado interno, hubo algunas cosas que ayudaron a compensar la entrada de azúcar venezolano. Una de ellas fue la dinámica del negocio de las bebidas, y en especial el de las gaseosas, pues desde 1994 se encendió la competencia por la llegada de las marcas de Santo Domingo y la respuesta de Postobón. Otro elemento que contribuyó fue el buen comportamiento de clientes de los ingenios, en su mayoría productores de alimentos, en el mercado internacional. Sin embargo nada de eso logró que 1995 fuera mejor a 1994. Si las vacas dejaron de ser gordas el año pasado, lo que viene ahora es una época de dieta larga. Por un lado está el riesgo de las sanciones comerciales de Estados Unidos como consecuencia de la descertificación, que en el caso del azúcar es particularmente posible porque hay precedentes de episodios casos, en los cuales uno de los primeros productos en ser castigados ha sido el azúcar. Por el otro, el bajo crecimiento de la economía podrá poner en problemas a los productores, en especial por la caída de la demanda. Y como si eso fuera poco, los analistas prevén un período de precios internacionales bajos por cuanto la cosecha mundial será una de las más abundantes de la historia. Así las cosas, como dice el presidente de Manuelita, a los azucareros les tocará "seguir reinventando el negocio todos los días porque el mercado se mueve demasiado rápido". Esa será la única forma de hacer más dulce un negocio del que nadie esperaba una cara amarga.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.