Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2010/02/20 00:00

Se habla chileno

En enero, Chile fue el segundo socio comercial de Colombia, al desplazar a Venezuela. Y el año pasado, Colombia desplazó a Argentina como destino de la inversión extranjera chilena.

Todo indica que los chilenos trasladarán a colombia la fuerte competencia que sostienen en el segmento de los grandes almacenes

En los últimos dos años la oficina comercial de Chile en Bogotá no ha parado de atender a empresarios chilenos interesados en vender en el mercado colombiano o en instalarse en este país. Ignacio Fernández, su director, afirma que el año pasado esta oficina (similar a Proexport Colombia) recibió un número récord de proyectos privados para ejecutar en territorio colombiano. "Tengo que confesarlo, Colombia está de moda en Chile", dice Fernández, para quien un indicador del interés que existe en Chile por Colombia lo constituyen las actividades de promoción que realiza su oficina. Durante los dos primeros meses de este año, las misiones, encuentros y visitas han aumentado el 25 por ciento con respecto a igual período del año anterior.

La llegada masiva de empresas chilenas al país ha sido tan notoria que Colombia ya saltó a los primeros lugares como destino de la inversión directa de Chile en el mundo, desplazando a Argentina en los dos últimos años. En 2008, Colombia fue el tercer destino de la inversión directa chilena y, en 2009, el cuarto después de Perú, Brasil y Uruguay.

El comercio bilateral se ha duplicado anualmente en los últimos tres años, al llegar a los 2.800 millones de dólares en 2008, aunque con un descenso en 2009 por efecto de la crisis mundial. Para sorpresa de muchos, en enero Chile fue el segundo destino de las exportaciones colombianas, después de Estados Unidos. Es decir, por primera vez, el mercado chileno desplazó al venezolano, el socio comercial tradicional de Colombia.

Para atender esta ola de inversión y de comercio nació hace un año la Cámara de Industria y Comercio binacional, algo que hasta hace poco no se necesitaba. Lo más sorprendente, dice José Palma, su director, es que en su primer año de constitución, la entidad ya tiene 50 empresas afiliadas. Los diarios especializados en negocios hablan todos los días sobre compañías chilenas que llegan al país a instalarse.

Aunque la inversión chilena llegó al país en la década de los noventa con las primeras empresas del sector energético (Chivor, Codensa Emgesa y Betania), la verdad es que para un colombiano de a pie, el mayor grado de cercanía con las compañías australes se circunscribía al vino o a las frutas, productos que se han importado de tiempo atrás.

Pero ahora todo cambió. En los últimos años, han llegado inversionistas interesados en diferentes sectores: servicios financieros y de salud, transporte naviero, comercio, industria forestal, de papeles, proyectos de biocombustibles. La inversión directa de Chile acumulada en Colombia asciende a 6.161 millones de dólares, lo que representa el 13 por ciento del total invertido en el exterior por el país austral.

¿Qué está pasando? Fernando Robledo, presidente en Colombia de Banmédica, una de las principales empresas de servicios médicos en Chile, con importantes inversiones en el país, dice que es el resultado de un cúmulo de factores que se han juntado en los últimos seis años.

Para empezar, los empresarios chilenos comenzaron a ver a Colombia como un país con una mayor proyección económica en la región y, por consiguiente, como una gran oportunidad para la expansión de sus compañías. Más allá de su vecindario de Perú, Brasil y Argentina.

Pero el gran detonante de la actual oleada de inversión chilena es sin duda el TLC que firmaron el año pasado los dos países. Se considera que este es un tratado de última generación, que incluye mucho más que comercio, como servicios o compras estatales, lo que le da un gran potencial a esta relación. Igualmente, los acuerdos de doble tributación han impulsado a muchos empresarios a buscar opciones.

Hay ejemplos en todas las áreas. En el sector de los almacenes por departamentos (retail), los chilenos quieren conquistar el mercado colombiano. Falabella, que inició sus operaciones en Bogotá en 2006, se ha extendido a otras ciudades y contemplan la apertura de ocho tiendas adicionales durante los próximos cuatro años. El Grupo es socio en Colombia de la Organización Corona, a través de los almacenes Homecenter. Ahora el Grupo Falabella tendrá también un banco en Colombia. Cencosud, el más importante consorcio empresarial chileno abrió las tiendas Easy (almacenes especializados en artículos y productos para construcción, remodelación y reparación) y La Polar está construyendo su primera tienda por departamentos en Bogotá.

No sería raro que los chilenos trasladaran al mercado colombiano la fuerte competencia que sostienen en el segmento de los grandes almacenes. Ripley, una gran compañía de tiendas por departamentos, no descarta su pronta llegada al país, mientras que Cencosud quiere traer su filial Almacenes París. En esta misma línea, la cadena Alvi, que comercializa abarrotes y alimentos, registró su marca en Colombia para alistar su ingreso.

Acaba de llegar el Grupo Chilefilms, que iniciará en marzo la construcción de su laboratorio cinematográfico.

En el sector salud, entraron con fuerza. El holding Banmédica ha hecho varias inversiones en los últimos años. Es dueño del 50 por ciento de la Sociedad Clínica del Country; tiene la EPS Colmédica y la empresa de medicina prepagada Golden Cross. Actualmente construye el Hospital Portoazul de Barranquilla con una inversión de 35 millones de dólares. La construcción se le acaba de adjudicar a la firma Tecsa también de Chile. La inversión chilena igualmente ha encontrado atractivo el sector de la construcción. Parque Arauco, una empresa dedicada a la adquisición, desarrollo y gestión de centros comerciales, inició la construcción de un centro comercial en Barranquilla en sociedad con el grupo local Conpropiedad, perteneciente a Inverandino.

La Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones (Cmpc), uno de los principales productores de pañales desechables, compró su propia planta en el país. La experiencia de las empresas forestales de Chile se ha trasladado a Colombia. Masiva, una de las compañías que produce tableros de madera en el nivel mundial, abrirá planta.

Doble vía
Los empresarios colombianos no se han quedado atrás. Las dificultades con Venezuela están impulsando a mercados a mirar oportunidades en otros países. Como dice el ministro de Comercio, Luis Guillermo Plata, los empresarios se dieron a la tarea de 'maletear' y en esas están llegando al sur del continente.

En el mercado chileno ya están Manuelita, Colombina, Cartones América, el Círculo de Lectores, Terpel, SaludCoop, Ursus y Legis. Dos tramos del TranSantiago (el TransMilenio chileno) son operados por firmas colombianas.

Internexa, una de las filiales de ISA que ofrece servicios de transmisión de datos por fibra óptica, acaba de entrar al mercado chileno con la compra del 90 por ciento de la compañía Comunicaciones Intermedias. Esto le permitirá conectar a las principales ciudades del país austral. Con este negocio Internexa consolida una red de fibra óptica de 13.000 kilómetros, lo que la convierte en la más grande de Suramérica. Actualmente Internexa conecta a Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Chile.

ISA entró al área de infraestructura vial de Chile y se convirtió en el mayor operador de ese país. La empresa colombiana compró el 60 por ciento de Cintra Chile, filial de la española Ferrovial, que controla más de 900 kilómetros de autopistas en ese país. Una de las compañías más interesadas es la Nacional de Chocolates, que está explorando en el país austral la búsqueda de un socio ya sea para montar una planta de producción o su propia distribución. Los empresarios colombianos están muy entusiasmados con Chile. Todos buscan opciones. Saben que esta es la oportunidad para que Colombia extienda un puente con Asia-Pacífico, aprovechando que Chile pertenece a este bloque.

Y si los años anteriores han sido fructíferos en materia comercial, el futuro parece aún más promisorio. A los empresarios de aquí y de allá los anima el perfil del nuevo presidente Sebastián Piñera y de su gabinete, pues ya ha expresado que el comercio estará en los primeros lugares en la agenda chilena. Como quien dice, esta relación pinta para largo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.