Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/16/2011 12:00:00 AM

"Se viene una reforma tributaria contra los evasores"

El ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, habla sobre lo que viene en impuestos, sobre cómo se van a invertir las regalías, la venta de las acciones de Ecopetrol y por qué este año no va a tocar el régimen pensional.

SEMANA: Las reformas económicas que pasaron en el primer semestre del año buscan un efecto más de largo plazo. ¿Qué sigue ahora?

JUAN CARLOS ECHEVERRY: Sí. El paquete de reformas del primer semestre de este año fue orientado a crear un marco institucional para la siguiente década que nos permita tener estabilidad fiscal. Que todos sepan que el gobierno colombiano no está haciendo tonterías y que trabajará con austeridad. La lección que nos dejaron las bonanzas anteriores que ha tenido el país es que hay que ahorrar para evitar descalabros posteriores. Estas fueron las dos reformas sobre Regla y Sostenibilidad Fiscal. Pero también pasamos la Reforma a las Regalías, que nos pone a invertir bien en aspectos como la infraestructura y a hacerlo todo mejor, con prácticas de buen gobierno. Esta reforma, como he dicho, busca repartir mejor la mermelada sobre la tostada.

SEMANA: A propósito, ANIF dice que la Regla Fiscal, a la larga, no significa mucho. Ahí están los líos en la eurozona, donde más de uno se ha pasado el límite fiscal de Maastricht…

J.C.E.: Ah, bueno, pero es que las metas son como una dieta: si usted sigue comiendo, no hay dieta que sirva. Maastricht no funciona porque la glotonería no paró. Si hay un gobierno glotón, no hay regla que valga.

SEMANA: Volviendo a los proyectos, todos están esperando la reforma tributaria. El gobierno ha dicho que no aumentará los impuestos. ¿Realmente no necesita más recursos?

J.C.E.:
No tenemos problemas de caja. Nosotros le apostamos a la tributaria que pasó en diciembre del año pasado. Una vez la tributaria dio recursos, el gobierno se quedó tranquilo para arrancar el año 2011 y ya podemos pensar en una reforma más generosa, más por lo positiva, que genere empleo y crecimiento, que es la que estamos pensando. Todavía tenemos más de dos millones de desempleados y ocho millones en la informalidad. La meta de Colombia tiene que ser crear trabajo formal, y para eso la pregunta es: ¿esto se consigue exclusivamente con las empresas que están en Colombia o necesitamos más empresas? Mire que en toda la década hay que crear ocho millones de empleos. Estoy convencido de que necesitamos una reforma tributaria que sea atractiva para la inversión extranjera.

SEMANA: ¿Definitivamente no se meterá con una reforma tributaria estructural, como quieren todos los gobiernos?

J.C.E.: Primero, no hay una tributaria que resuelva todo. Hay reformas dedicadas a recaudo y a taponar cosas, como la que ya hicimos, y hay otras para generar negocios, como la que yo estoy pensando. Hay otras dedicadas a la eficiencia, que es tapar cositas, y algo de ello le vamos a poner. Acá en Colombia se ha hablado de la reforma estructural, y yo ya no creo en eso. Porque la gran reforma estructural del país es cambiar la forma como hacemos negocios y transacciones. ¿Por qué hay tanto recaudo que se pierde? Porque mucho se hace por debajo de la mesa y por valores que no son. Eso no lo recoge ninguna reforma tributaria; para ello hay que cambiar la manera como transamos.

SEMANA: ¿Qué tendrá entonces la reforma que presentará?

J.C.E.:
Llevamos ocho meses consultando a todo el mundo, a los expertos, a la OECD, al Instituto Colombiano de Derecho Tributario y a exministros de Hacienda. Me gustó mucho el enfoque del director de temas tributarios de la OECD, que dice que en materia de reforma tributaria no hay una talla para todos los países ni una conceptual para todas las economías. Uno debe preguntarse dónde quiere tener el país en diez años y apuntarle a eso. Ese es un enfoque totalmente diferente. Con eso me quito el tema de que tengo que ponerle IVA a la leche o al arroz, que es lo que les dicen a todos los ministros de Hacienda: que si no aumenta la base, no está haciendo nada. Y no es así. Es exactamente lo opuesto. Hoy el IVA recauda 6 puntos del PIB, claro, puede haber mejores. Les pedí a expertos que nos miraran el IVA y concluyeron que este tributo está bien frente a lo internacional. Si usted recauda 6 puntos del PIB con un impuesto, cómo va a ser malo.

SEMANA: ¿O sea que la reforma no tocará el IVA?

J.C.E.: Es que no hay que meterse con el IVA para hacer una reforma tributaria. El problema fiscal lo tengo más o menos solucionado de acá al 2014. Ya pasamos regalías, sostenibilidad y una tributaria que aumentó recaudo. Mi problema ahora no es fiscal, es empleo, crecimiento y volumen de negocios.

SEMANA: ¿Y cómo piensa lograrlo con la reforma tributaria?

J.C.E.: Premiando el ahorro de las empresas. Si a las empresas grandes que generan empleo usted les dice que ahorren más y les da un incentivo tributario, ellas invertirán más, crecerán más y generarán más empleo. Y cada empleo formal que se genera tributa a salud y a pensiones, e indirectamente el hueco fiscal se va reduciendo. Ahora, si yo genero empleo formal, soluciono en buena parte el problema de salud y pensiones, por mayor cotización. Ese es un efecto indirecto del enfoque principal, que es generación de negocios. Yo quiero una reforma tributaria que formalice los negocios en Colombia, que revele el valor de la economía y promueva que los colombianos transemos por encima de la mesa. Probablemente otro ministro de Hacienda quiera hacer otra que sea con IVA. Le repito: yo ya dejé de creer que hay una reforma tributaria que soluciona todo.

SEMANA: ¿Habrá más estímulos tributarios? Eso suena similar a la política de 'gabelas' que algunos le han criticado al gobierno anterior...

J.C.E.: Pues mi idea es un esquema pronegocios y proempleo. Yo ya pasé una tributaria que nos dio recaudo, eliminamos un beneficio que se llevaba una tajada grande, cerramos unos orificios, acabamos distorsiones y corregimos las mayores exenciones que se habían creado. La reforma tributaria en la que estamos trabajando tiene que dar más recaudo porque hay más negocios, no porque les puso más tributos a los que ya existen. Si quiero más recaudo, lo puedo tener o con más negocios que paguen impuestos o con los mismos negocios que paguen más.

SEMANA: ¿Cuándo se va presentar la reforma?

J.C.E.: La tributaria espero tenerla en agosto, sin prisa, pero sin pausa. Esta es una legislatura más larga, pero sabemos que una reforma tributaria requiere discusión.

SEMANA: Otra reforma sobre la cual se especula mucho es la pensional. ¿Usted piensa llevarla en esta legislatura?

J.C.E.: Con el presidente Santos y el vicepresidente Angelino, hace diez años, presentamos conjuntamente una reforma de pensiones, y por experiencia sé que este tema ocupa la mente de todos los colombianos. En el momento en que usted habla de una reforma pensional pasa una cosa muy particular. Esa palabra tiene el efecto de los gases: que ocupa todos los espacios. Yo lo sé, estuve ahí. Tengo una convicción y es que cuando presente pensiones no puedo tener nada más en la agenda porque la gente no piensa sino en eso, pues afecta a todo el mundo: a los que ya están pensionados, a los que están próximos y a los que les falta mucho. Prefiero esperar para cuando nos podamos dedicar exclusivamente a ese tema. Además, en pensiones lo más preocupante es la contrarreforma que se está dando todos los días, con los fallos de los jueces. Estamos dando una pelea desigual frente a los fallos. Los regímenes especiales se acabaron y hay quienes no quieren que se acaben. Los grandes defensores de la justicia social están minando ese mismo esquema dándose pensiones para toda la vida, para personas de clase media y alta y para sus sobrevivientes. La generosidad no ha tenido límite. Es una cosa inadmisible. Créame que el tema de pensiones es de mis grandísimas preocupaciones.

SEMANA: La reglamentación de las regalías podría ser más complicada que el mismo acto legislativo, pues va por las comisiones quintas, donde están las zonas productoras. Además, como dice el refrán, el diablo está en los detalles. ¿Cómo la ve?

J.C.E.:
No creo que sea tan complicada. Necesitamos reglamentar la reforma constitucional que ya pasamos, de tal manera que nos permita aclarar cómo aterrizar los grandes proyectos que hará el país. Ya el porcentaje y los montos quedaron en la Constitución, ahora lo que hay que definir es quién hará los proyectos, quién los ejecutará, cómo trabajarán gobernadores y alcaldes y cómo pueden concurrir distintos agentes en la ejecución de los proyectos. La reglamentación tiene que fijar lo que se conoce como la gobernanza. Son muchos recursos y con ellos se pueden hacer cosas muy inteligentes. Cualquier idea es buena, pero tiene que tener buenas reglas y eso lo debe fijar la ley. Mire, por ejemplo, en tres años los dos Santanderes van a tener recursos por dos billones de pesos. Yo quiero darles un papel principal a las universidades para que tengan en internet todo el avance de las obras, casi en tiempo real. Una especie de veeduría. El trabajo que sigue es mucho más detallado. Creo que ya pasamos lo más difícil, que era el acto legislativo. Además, no olvide que si no se aprueba en noviembre la ley, el gobierno sacará decretos, así quedó establecido. Además, esta ley lleva consultas con las comunidades indígenas, afrocolombianas y gitanas.

SEMANA: ¿Y habrá proyecto para la venta de otro paquete de Ecopetrol?

J.C.E.: Sí, tenemos que llevar un proyecto muy importante para el país y es la autorización para bajar el porcentaje que la Nación tiene en Ecopetrol del 80 al 70 por ciento. Seguramente tendrá un gran debate, pero daremos todos los argumentos, son recursos que servirán para las grandes obras que modernizarán al país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.