Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2004/06/20 00:00

Segundo 'round'

La nueva estrategia de Ola, la llegada de los españoles a Bellsouth y el posible ingreso de Colombia Telecomunicaciones al mercado calientan la competencia en el negocio de celulares.

Segundo 'round'

La nueva estrategia de Ola, la llegada de los españoles a Bellsouth y el posible ingreso de Colombia Telecomunicaciones al mercado calientan la competencia en el negocio de celulares.

a pelea por el negocio de la telefonía móvil promete estar movida en los próximos meses. El número de colombianos que hablan por celular está creciendo rápidamente y las empresas del sector afilan sus estrategias para sacar la mayor tajada de este mercado. Tan atractivo parece ser el negocio que la semana pasada Colombia Telecomunicaciones (antiguamente Telecom) anunció su interés en incursionar en el mundo de la telefonía móvil.

Las cifras sobre el rápido avance de este sector, reveladas recientemente por el Ministerio de Comunicaciones, son contundentes. Al cierre del primer trimestre de este año había en Colombia cerca de siete millones de abonados, 44 por ciento más que en el mismo período de 2003. Colombia es el segundo país de Latinoamérica, después de Ecuador, que registra el mayor aumento en el número de líneas móviles, según datos de la firma consultora Pyramid

Research. Los cálculos indican que antes de dos años habrá en el país más celulares que teléfonos fijos.

En medio de estos buenos augurios comienza lo que podría llamarse otro round de la competencia entre las compañías de celulares. Colombia Móvil, hoy con 650.000 usuarios -aproximadamente el 11 por ciento del mercado- anunció a comienzos de este mes una "segunda Ola" con la que busca, entre otras cosas, llegar a un millón y medio de clientes antes de finalizar 2004. Una meta que pretende alcanzar con planes como el que baja la tarifa por minuto del servicio prepago de casi 1.100 pesos a 350 pesos entre teléfonos Ola y 700 pesos con los otros dos operadores. No obstante, es poco probable que en el futuro la compañía propiedad de ETB y EPM continúe con esta estrategia de bajos precios, como parece estar haciéndolo hoy, pues financieramente las cuentas no le suman.

Con este nuevo aire Ola deja atrás los líos que tuvo durante sus primeros meses de vida, derivados de unas proyecciones del número de usuarios que se quedaron cortas. Esto condujo a que se presentaran problemas de facturación y demoras en la instalación de los teléfonos, entre otros. Incluso tuvo que frenar las activaciones mientras ampliaba su capacidad de la red, según reconoce el propio vicepresidente de clientes de Colombia Móvil, Federico Gaviria.

Comcel y Bellsouth, por su parte, están listas a comenzar el nuevo round. Por primera vez en dos años ambas compañías arrojaron utilidades durante el primer trimestre del año y están creciendo en facturación a una tasa por encima del 20 por ciento.

La llegada a Colombia de Telefónica Móviles, la filial de Telefónica de España que en abril pasado compró los activos de Bellsouth en Latinoamérica, promete agitar todavía más el mercado. A diferencia de Bellsouth, una compañía enfocada en el mercado corporativo y de estratos altos, Telefónica se ha caracterizado por llegarles a los segmentos medios y bajos de la población, donde está el grueso de las personas y en donde existen las mayores posibilidades de crecimiento. Comcel, propiedad de la mexicana América Móvil, es la que más ha logrado penetrar en estos segmentos. Prueba de ello son los más de cuatro millones de usuarios con que cuenta; la mitad de todo el mercado colombiano.

Claro que no hay que cantar victoria ni mucho menos esperar una guerra de precios. En el primero round de esta contienda quedó demostrado que a pesar de la intensa campaña inaugural de Colombia Móvil (con el famoso Plan Pioneros a 30 pesos el minuto), no se produjo una caída generaliza de las tarifas en el mercado. Por el contrario, la reacción de Comcel y Bellsouth se dio en campos relacionados con la publicidad y el lanzamiento de nuevos planes, y no en el de los precios.

La pregunta que ahora se hace todo el mundo es si el tamaño del mercado en Colombia alcanza para un cuarto operador. Hoy uno de cada seis colombianos tiene un teléfono celular, muy lejos todavía de los niveles de otros países latinoamericanos. En Venezuela, por ejemplo, una de cada tres personas tiene una línea móvil. En Chile, una de cada dos.

Aunque a primera vista quedaría espacio para un cuarto operador, la experiencia en la región es que a las empresas que entran en esta posición a los mercados generalmente no les va bien. "Salvo el caso chileno, los cuartos operadores no han logrado tener una operación rentable", dice el analista de Pyramid Reserch, Carlos Rodríguez. Por eso es más probable que Colombia Telecomunicaciones, en vez de meterse por cuenta propia al negocio, lo haga mediante una alianza con alguno de los jugadores actuales.

Los pronósticos para esta industria son alentadores. De aquí a 2008 se espera que se duplique el número de colombianos que hoy tienen un teléfono móvil. Si las proyecciones se cumplen, al finalizar el próximo cuatrienio, el mercado celular en Colombia tendrá unos 14 millones de usuarios, casi el mismo número de personas que ha alcanzado el sistema financiero del país en 130 años de historia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.