Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/5/2015 8:00:00 PM

Castigo ejemplar

La SIC sancionó de manera extraordinaria a Genomma Lab con el control preventivo de toda su publicidad.

Por primera vez en la historia, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) aplicará una medida excepcional para evitar la publicidad engañosa. Se trata de un control preventivo contra Genomma Lab, un laboratorio mexicano que comercializa desde hace varios años en Colombia productos farmacéuticos y para el cuidado de la piel. La SIC formuló pliego de cargos y sometió a vigilancia especial a esta compañía, ante las reiteradas ocasiones en que ha sido investigada por publicidad engañosa relacionada con más de 10 productos entre los que se encuentran Siluet 40, Asepxia, Cicatricure, Tío Nacho, Lomecan, Goicoechea y Unesia. Uno de los más recientes productos que quedó en la mira de la entidad es Cicatricure Crema. A través de un comercial de televisión se indica que ayuda a reducir en un 76 por ciento las arrugas y líneas de expresión. Sin embargo, la SIC comprobó que no hay estudios que la respalden. El superintendente Pablo Felipe Robledo indicó que la decisión de su despacho incluye el cese de esta publicidad y un control previo para que todas las campañas de la compañía sean revisadas y autorizadas por la entidad, para verificar su veracidad. Si se emiten sin el consentimiento de la SIC los laboratorios serán objeto de drásticas sanciones económicas. En los últimos tres años la entidad ha impuesto multas por 40.000 millones de pesos por publicidad engañosa y este será su principal caballito de batalla en 2016.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.