Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2009/01/11 00:00

Siete claves para conservar el empleo

En estos tiempos de crisis nadie tiene el puesto asegurado. Muchas empresas han comenzado a hacer despidos y esto tiene a más de uno con los nervios de punta. ¿Qué hacer para conservar el empleo?

Siete claves para conservar el empleo

El Dane entregó una muy mala noticia al finalizar 2008. El desempleo en Colombia aumentó. Ya hay 2.102.000 desempleados, una cifra alarmante. Equivale a casi la población que tiene una ciudad como Cali. Pero lo peor del asunto es que, según el departamento estadístico, se están cerrando empleos. La ocupación se redujo en 617.000 puestos en un año. Eso significa sencillamente que muchas empresas hicieron recortes en su planta de personal para ajustarse a la nueva realidad de una economía menos dinámica.

Como se ve, el panorama del mercado laboral pinta bastante oscuro y con sobrada razón los empleados están asustados. En las actuales circunstancias de desaceleración económica nadie tiene asegurado el empleo.

La verdad es que no basta con ser un buen trabajador, pues en un recorte cualquiera puede caer. Y como nadie es indispensable, ahora hay que ser también bueno para conservar el empleo. ¿Cómo hacerlo? Según los expertos en materia laboral, hay que seguir una adecuada estrategia para situarse en una mejor posición con respecto a los compañeros de trabajo, por si la empresa se ve forzada a una reducción de su planta de personal.

Según Rosalba Montoya Pereira, gerente nacional de Manpower en Colombia, firma que presta servicios y hace investigaciones en todo el mundo sobre el mercado laboral, hoy más que nunca la gente se tiene que esforzar para conservar sus empleos.

Afirma que muchas veces hay que ser polifacético, lo que no significa perder el foco. "Es muy importante que el empleado tenga flexibilidad para, por ejemplo, hacer un reemplazo de un compañero". Tener disponibilidad y actitud para asumir nuevos roles si es necesario. No basta con ser un buen empleado si no tiene actitud positiva para acomodarse cuando las circunstancias cambian.

Según Montoya el empleado tiene que darse a conocer ante sus jefes y demostrarles la importancia de su trabajo. "Si usted no cuenta lo que hace, otros probablemente contarán lo que no hace". Pero además, hoy más que nunca todos los empleados son parte de un engranaje que no admite 'ruedas' sueltas en las organizaciones, hay que trabajar en equipo.

Por estos días el tema preocupa en todo el mundo y la revista Forbes acaba de publicar siete claves para conservar el empleo o por lo menos para no convertirse en presa fácil de los departamentos de recursos humanos.

1Hágase conocer

Dicen los expertos que los despidos son mucho más fáciles de aplicar cuando se trata de una multitud sin rostro. Por eso es muy importante encontrar la manera de hacerse notar en la empresa -sobre todo si es demasiado grande- y presentársele a la cadena de mando por encima de su jefe directo. Ser una persona más y no un simple empleado es muy importante. La estrategia es ser más visible. Póngase las pilas. Un buen trabajo notado es siempre mejor que un gran trabajo inadvertido.

2No se fíe de la antigüedad

La antigüedad no significa tanto como en el pasado. Hoy este factor también es utilizado como argumento para el 'recorte' cuando se hacen grandes despidos. A menos que haya un sindicato, no confíe demasiado en la antigüedad. El último hombre en la puerta no siempre es el primero en salir. Una recomendación es participar en nuevos proyectos con jóvenes inclusive. Chatee con los compañeros de trabajo que no están en su departamento, y mantenga un ojo sobre cualquier noticia acerca de su empresa para trabajar en un nuevo departamento o iniciar un incipiente proyecto. Un año en el nuevo proyecto en caliente puede ser más valioso que cinco años en el grupo de empleados. Por supuesto, siempre existe el riesgo de que el proyecto sea desechado. Pero tenga en cuenta que las empresas cuando impulsan innovaciones, tratan de sostener los proyectos aun en una tormenta.


3Dé pasos a la izquierda

En un despido masivo a menudo el departamento de recursos humanos arranca con los empleados que han pasado más tiempo sin promoción. Un largo lapso sin una promoción indica para un jefe de personal que se trata de un empleado mediocre en el mejor de los casos. Por eso aconsejan los expertos un cambio o un traslado a otro puesto de trabajo al mismo nivel. Manténgase atento a las ofertas dentro de la empresa. Compruebe los lugares de trabajo, así como las redes internas o algunas compañías que se hayan abierto. Si usted ha demostrado que está dispuesto a ser flexible tiene más probabilidades.

4Asuma otras responsabilidades

Ejecute informes adicionales o voluntarios para proyectos especiales. Considere la posibilidad de organizar oficinas, eventos, programas de voluntariado, informes o realizar una investigación. Estas actividades lo harán mucho más valioso. De acuerdo con los expertos usted no tiene necesariamente que trabajar horas extras. Lo que necesita es diversificar pero en las horas en que usted trabaja.

5Encuentre su experiencia

Dicen los sabios que ser el mejor en su trabajo no garantiza que lo conserve. Por eso es mejor encontrar un nicho, destreza o conocimiento que lo eleve por encima del resto de la multitud. Una buena comunicación es el mejor trabajo. La adquisición de un conocimiento específico (como la energía verde, el dominio de culturas extranjeras o una nueva tendencia de la industria) puede ser sorprendentemente fácil y valiosa. Se sugiere la búsqueda de algo que falta en su grupo de compañeros de trabajo. Aprenda acerca de algunas cosas. Hacerle sugerencias a su empresa, mostrar ideas y habilidades.

6Sea flexible

Muchas veces no hay nada que hacer y las compañías tienen que hacer despidos. Por eso, la negociación es siempre una opción que tiene el empleado incluido en el recorte. Por ejemplo, considere la opción de convertirse en un contratista, o también recortar sus propias horas de trabajo, o tomar algo de tiempo libre en lugar de un aumento de sueldo o una bonificación. Eso lo convierte en un negociador frente a su empleador. Si usted se ofrece como contratista, por ejemplo, puede pedir más que otros ya que tiene más experiencia con la empresa.

7Sea positivo

Tener una buena actitud en momentos difíciles no es un pecado. Nadie lo va a tachar de insensible. A los empleadores les gusta la gente que crea un buen ambiente de trabajo, pues hacen de este un lugar más brillante. A los jefes les gustan los empleados positivos y los consideran un activo para la empresa. Los empleados que pasan todo el día aburridos y son negativos podrían perder sus empleos, pues son considerados menos productivos y además reducen la moral del resto del equipo.
 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.