15 diciembre 2012

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

Songo le dio a Borondongo

RIFIRRAFESLos ánimos se caldearon en los sectores de las telecomunicaciones, la minería y la infraestructura. Hubo más de un roce en el que intervinieron los organismos de control, el Congreso, los gremios, el gobierno y los empresarios.

Songo le dio a Borondongo.

La batalla de los celulares

Una guerra frontal se desató en el sector de la telefonía celular. La mecha se encendió con la subasta para entregar las frecuencias de la llamada tecnología 4G o internet móvil de alta velocidad. Movistar, UNE, Tigo y Avantel le pidieron al gobierno frenar la posición dominante de Claro, que tiene el 65 por ciento del mercado de voz. Los senadores Juan Mario Laserna y Jorge Enrique Robledo advirtieron que dejar participar a la empresa del magnate Carlos Slim en la subasta 4G sería como trasladar la posición dominante al mercado de datos. Los dos parlamentarios presentaron un proyecto para acabar con los monopolios en la telefonía celular. La Comisión de Regulación de Comunicaciones también intentó frenar a Claro pero esta ripostó y recusó al comisionado Carlos Andrés Rebellón quien renunció al cargo. Pero esta no fue la única batalla que libró esta compañía. También fue sonora la disputa de Claro con la ETB a la que le debe devolver 200.000 millones de pesos luego de que la empresa capitalina le ganara un pleito. Pero la operadora mexicana no fue la única en quedar expuesta al debate público. La Superintendencia de Industria y Comercio les llamó la atención a todas las compañías de telefonía móvil para que mejoran la calidad del servicio. Y para rematar el año ratificó la mayor multa a Telmex (hoy Claro) por cerca de 9.000 millones de pesos.

A la defensiva
 
El presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Luis Fernando Andrade, no la tuvo fácil este año. El funcionario se enfrentó con varios concesionarios por el atraso en las obras. Uno de los casos más sonados fue la disputa con el consorcio Helios, del cual hacen parte los hermanos Solarte, -conocidos constructores en el sector de infraestructura- por el tramo 1 de la Ruta del Sol entre Villeta y Guaduas. El consorcio ha insistido en que no puede hacer la vía por el trazado previsto por el alto riesgo geológico. Andrade no dio su brazo a torcer y dijo que no se cambia. Con los hermanos Solarte la ANI tiene otra disputa por la vía Bogotá-Tunja-Sogamoso, que presenta atrasos. Andrade sostuvo fuertes rifirrafes con los empresarios que construyen la vía Bogotá-Girardot por la demora en las obras. Y acaba de surgir un nuevo chicharrón porque el Tribunal Administrativo de Cundinamarca declaró la nulidad del contrato firmado en 2004 entre el antiguo Inco y el concesionario Autopista Bogotá-Girardot, del que hacía parte el Grupo Nule. Es decir, que se vienen nuevas demandas, pago de multas e investigaciones. En la cuarta generación también se avecinan conflictos.

La mina de la discordia

La prórroga del contrato para que Cerro Matoso, de propiedad de la multinacional BHP Billiton, continúe con la explotación de níquel en Montelíbano (Córdoba) provocó un gran debate nacional. Los parlamentarios Jorge Enrique Robledo y David Barguil denunciaron que la prórroga del contrato significaría un detrimento para las finanzas de la Nación y advirtieron sobre los daños ambientales y sociales en la zona. Después de muchos debates y reuniones con el presidente de Cerro Matoso, Ricardo Escobar, el ministro de Minas y Energía, Federico Renjifo anunció que el contrato seguirá vigente hasta 2029 pero enfatizó que la empresa minera tendrá que mejorar el pago de regalías, los impuestos y los beneficios sociales para los habitantes de la zona aledaña a la explotación. El plazo que se fijó para llegar a un acuerdo fue de tres meses que se vencen a comienzos de 2013 cuando Cerro Matoso debe decir cuál es su plan de acción.
 
Guerra de gigantes

A nivel internacional dos pesos pesados se enfrentaron en el terreno de la tecnología. La compañía Apple se trenzó en una pelea con el gigante coreano Samsung por el control del mercado de teléfonos móviles. Un jurado de Estados Unidos le dio la victoria a Apple y determinó que Samsung debía pagar 1.051 millones de dólares por haber copiado características claves de los iPhone y iPad. En entredicho quedaron también varias compañías que venden teléfonos inteligentes con el sistema operativo Android, de Google, con lo que quedó abierta la puerta de futuras demandas. Apple también enfrentó a Microsoft, el imperio tecnológico del multimillonario Bill Gates, por las populares tabletas en la que hasta ahora el rey es la compañía de la manzana. Microsoft incursionó en los terrenos de Apple a mediados del año al lanzar su tableta Surface para competirle al iPad y lanzó el Xbox Music, un servicio de música digital que le competirá al iTunes de Apple. Pero Microsoft también enfiló baterías contra Google a la que acusó de usar su buscador para atraer más tráfico. Y como si fuera poco la compañía finlandesa Nokia, líder en la producción de teléfonos móviles, demandó a RIM, su competidor de Canadá que fabrica los Blackberry, por violación de patentes. ¿Quiénes ganarán en este duelo de titanes? Es muy probable que más de un competidor quede tendido en la lona.
PUBLICIDAD
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad