Miércoles, 22 de octubre de 2014

| 1986/12/08 00:00

SUENAN TIMBRES

Las investigaciones en el caso de la Ericsson parecen demostrar que no están todos los que son.

SUENAN TIMBRES

EDUARDO SUAREZ GLASSER
Cargos miembro junta directiva de Telecom (1978-82) Fue alcalde Barranquilla, jefe de Planeación Nacional y gerente del Instituto de Fomento ALgodonero.
Cuenta: 201112 Banco Interoceanico de Panamá
Pago: US$ 49.205
ADOLFO VARGAS JIMENEZ
Cargos ex jefe, división de telefonia y telegrafia. Ministro de comunicaciones. Fue ministro de Planeación en ETB, donde trabajo entre 1973 - 1981
Cuenta: 1600 233 2831, Amerifirst, Miami
Pago: US$ 15.780
GERMAN DUQUE REYES
Cargos subgerente finaciero ETB, donde trabajo entre 1972 - 1977
Fue vicepresidente bancario del Banco Popular hasta 1983
Cuenta: 473 418 6669, Flagship National Bank Miami
Pago: US$ 58.639
MARIO GALLEGO PATIÑO
Cargos ex gerente (e) de Telecom, regional Bogotá
Fue subgerente de la ETB, donde trabajo de 1972 -1978
Cuenta: 425 0898, Flagship Frist National Bank, Coral Gables Florida
Pago: US$ 88.000 (mayo 79)
ROGELIO CORREA CANTOR
Caargo actual vicepresidente de operaciones de Telecom. Fue subgerente de la empresa de Telefonos de Bogotá (ETB), de la cual se retiró en 1982 tras 21 años de trabajo
Cuenta Deutsch-Sudamerikanische Bank
Pagos US$ 21 041 y US$ 88.000 (en mayo 79)
HUMBERTO CHAVES NAVIA
Cago jefe división de telegrafia y telefonia Ministerio de Comunicaciones (hasta 1983)
Cuenta 06590 02158 Bank of American San Francisco
Pago US$ 156 400 (en mayo de 1979) y US$ 4 936 (dic 79)
2a cuenta 70 9238 60 Deustche Bank Frankfurt
Pago US$ 105 209 y US$ 115 729 (oct. 80)
Otros en 1982 realizó un estudio de mercadeo para Ericsson de Colombia
ALVARO CAMARGO DE LA TORRE
Cargo ex gerente ETB miembro junta directiva ETB (1976 - 80). Era director del Icetex en dic. 80 cuando fallecio en Nairobi, Kenia en un atentado terrorista
Cuenta: 112 264 9 Citibank Interamerica Miami
Pagos US$ 8 500 (dic 79) y US$ 65 000
FRANCISCO LOZANO VALCARCEL
Cargo director general de Telecom (1966-73)
Cuenta 67 066 P.M., Societe de Banque Suisse, Ginebra
Pago US$ 176 000

La noticia que traía publicada el periódico El Tiempo el sábado 1° de noviembre en su primera página, no era propiamente una "pega", aunque así habría podido interpretarse por celebrarse en esa misma fecha el Día mundial de las telecomunicaciones. Sí sonaron muchos teléfonos, pero los que quedaron "timbrados" fueron los nueve funcionarios que la investigación de El Tiempo vinculaba con escandalosos casos de soborno.
La lista incluía a dos funcionarios de Telecom hasta la semana pasada, Mario Gallego Patiño--gerente de la regional Bogotá--y Rogelio Correa Cantor --vicepresidente de operaciones; a dos ex funcionarios del Ministerio de Comunicaciones, Humberto Chaves Navia y Adolfo Vargas Jiménez; a un ex gerente de la Empresa de Teléfonos de Bogotá, Alvaro Camargo de la Torre, y un ex subgerente, Germán Duque Reyes; a un ex director general de Telecom, Francisco Lozano Valcárcel, y un ex miembro de su junta directiva Eduardo Suárez Glasser; y al actua director de Inravisión, Armandc Sánchez Torres.
Los sobornos corresponden a una licitación en relación con unas línea digitales que por primera vez llegaban al país, y que por valor de 17 millones 900 mil dólares se adjudicó en el año de 1978 a la empresa sueca Ericsson.
De acuerdo con el monto del negocio, las comisiones de los "peces" grandes solo alcanzaron un 1% de dicho valor, mientras que las de los pequeños, apenas llegaron a un 0.5%.

NUMEROS Y DIGITOS
Coincide la entrega del dinero de los sobornos con la fecha en la que se legalizaron los contratos de la licitación. Y según averiguaciones hechas por SEMANA de manera exclusiva, dichos contratos se habrian adjudicado de todas maneras a la Ericsson,con o sin sobornos, porque era la que había presentado la mejor propuesta, aunque eso no tenían por qué saberlo los sobornadores. La otra compañía competidora era la alemana Siemmens, que propuso para la licitación modelos de telefonía mucho más avanzados, pero más costosos. En últimas, la adjudicación se repartió con la ITT, a la cual correspondió un 30% del contrato, mientras a la Ericsson le quedó el 70% del negocio.
De acuerdo con la información suministrada por El Tiempo, los mencionados funcionarios y ex funcionarios habrían recibido fuertes sumas en dólares por intermedio del banco alemán Deutsch-Sudamerikanische Bank AG., con sucursal en Panamá, a través de una cuenta que figura bajo el nombre de Inversiones Palmarola.
El titular de dicha cuenta, el conocido abogado bogotano Hernando Pryor Varón se encargaba de consignar las sumas de dinero en las cuentas que, de acuerdo con la información de El Tiempo, poseía en diferentes partes del mundo cada uno de los implicados: Suárez Glasser en Panamá, Duque Reyes en Miami, Lozano Valcárcel en Suiza, etc.
Las denuncias de El Tiempo veníar acompañadas de la aceptación de Pryor Varón en el sentido de que se había realizado los pagos, pero recibiendo órdenes de personas que se abstenía de mencionar, con el argumento de que de hacerlo "perdería el trabajo". Y, además, reconoció la autenticidad de su firma en todos los documentos en los que se basó la denuncia del periódico El Tiempo.
En cuanto a lo que a los acusados se refiere, en sus respuestas al periodista de El Tiempo, Gerardo Reyes (ver recuadro), incurrieron en varias contradicciones. Unos negaron conocer a Pryor o haber tenido alguna vinculación con él, aunque los comprobantes de las consignaciones bancarias demostraban lo contrario. Otros negaban haber recibido la plata, y afirmaban que de haber existido el mencionado soborno, Pryor los había "tumbado". Y alguno llegó a afirmar que los documentos que exhibía el periodista eran apócrifos, a pesar de que Pryor, su titular, los había reconocido como auténticos.
El único de los acusados que se declaró inocente insistiendo en que tenía la manera de demostrarlo fue el actual director de Inravisión, Armando Sánchez Torres, con el argumento de que el dinero que había recibido de Pryor (un millón de pesos) correspondía a la venta de unas reses, y de ninguna manera a negocios realizados con las telecomunicaciones. Sánchez era contralor de Bogotá en la epoca en la que se adjudicó la licitación, y en calidad de tal era miembro de la junta directiva de la Empresa de Teléfonos. La espectacularidad de la investigación publicada por El Tiempo se basaba en la cuidadosa sustentación de las denuncias. Entre las pruebas publicadas figuraban números de cuentas bancarias y comprobantes de pago, cantidades entregadas, fechas, horas y lugares. Al respecto, un ex concejal que fue miembro de la junta directiva de la Empresa de Teléfonos dijo a SEMANA: "Lo sorprendente no es que se informe que hay sobornos, porque estos han existido toda la vida y todo el mundo lo sabe. Lo sorprendente es que hayan dejado pruebas".

GIMNASIA SUECA
¿Por qué se habían dejado estas pruebas, y quiénes las habían suministrado ?
El primer interrogante tiene su explicación en el hecho de que pagar sobornos con cheque es un procedimiento rudimentario y anticuado, que está completamente pasado de moda. Hoy, los sobornos se pagan en efectivo o se consignan directamente en cuentas cifradas en bancos suizos. Según averiguaciones hechas por SEMANA en la Empresa de Teléfonos de Bogotá, se cuentan anécdotas como la de un funcionario que recibió trescientos millones de pesos en billetes de tan baja denominación, que duró tres días, acompañado de dos subalternos, contando el "botin". Si en el caso de la Ericsson, en los años 79 y 80, los sobornos se hubieran hecho en efectivo, seguramente jamás se habría descubierto la tramoya.
En cuanto a quiénes suministraron las pruebas, existen varias versiones. Entre las más obvias está la de que la denuncia estuvo originada en una de las más fuertes competidoras de la Ericsson, la compañía alemana Siemmens, ya que desde hace un par de meses existe entre ambas multinacionales un pleito por la adjudicación de 250 mil líneas telefónicas para Bogotá. A la compañía alemana, por otro lado, no le quedabá muy difícil el acceso a las informaciones que dieron pie a la investigación, ya que es accionista del Dresdener Bank, del cual es representante en Panamá el banco en el que se hacian las operaciones de los sobornos.
Otra versión indica que el escándalo tendria origen en un capítulo común de las películas de vaqueros del oeste: el "mal reparto" del botin. Según esta, la información fue suministrada por un delator que formaba parte del grupo de los sobornados pero al cual no le cumplieron finalmente con el "trato".
Pero una tercera versión conocida por SEMANA indica que el informante es un ex empleado de Hernando Pryor con quien tuvo un fuerte distanciamiento hace algún tiempo. Este no le habria entregado ni la tercera parte de la lista de los implicados al periodista de El Tiempo, por temor a que ello lo delatara. De acuerdo con este informante, existirían varios detalles adicionales que suministrarian pruebas para cobrar otras cabezas del sector de las telecomunicaciones. Estos detalles, según el informante de El Tiempo, saldrán a la luz pública una vez se levante la reserva bancaria del antiguo Banco Mercantil (actual Banco de Crédito y Comercio de Colombia), donde Hernando Pryor posee diez cuentas (a nombre personal o de sus sociedades), además de ser miembro de su junta directiva; y cuando se consigan y se examinen las copias de los télex enviados desde la oficina del abogado, que la semana pasada la Superintendencia de Control de Cambios allanó y selló.
Adicionalmente, y según esa misma misteriosa fuente, varios de los actualmente implicados en los sobornos tendrían entre sí sociedades comerciales de las que también serían socios algunos actuales funcionarios de Telecom, la Empresa de Teléfonos y el Ministerio de Comunicaciones. Aunque SEMANA posee sus nombres, se abstiene de publicarlos, porque hasta el cierre de esta edición fue imposible concretar este vínculo comercial.
A pocas horas de la denuncia de El Tiempo, no se hicieron esperar las enérgicas rectificaciones del gerente de la Compañía Ericsson para Colombia, señor Rolf Backstrom. "Esta compañía"--afirmó en carta dirigida a El Tiempo--no tiene ni ha tenido conocimiento de pagos hechos a funcionarios para obtener preferencia en licitaciones y contratos y que no ha autorizado ni autorizará pagos de esta naturaleza".
Lo más probable es que el gerente dé la Ericsson para Colombia esté diciendo la verdad. Porque segun las fuentes de la investigación, Pryor se entendia directamente con la casa matriz en Suecia, y particularmente con los suecos Thorsten Listen y Gustav Svenson. Esto explicaria las versiones de que Hernando Pryor y la Ericsson de Colombia no tenían muy buenas relaciones, a pesar de que el abogado es miembro de su junta directiva desde 1978, y accionista hasta en un 12% entre 1979 y 1983. Pryor dejó de ser accionista de la firma cuando en 1984 la Ericsson de Suecia compró las acciones de él y de otros colombianos.
No hay duda de que la fuente que condujo a las averiguaciones sobre los sobornos telefónicos "marcó" a donde era. Y que la llamada, de pronto, no va a resultar local, sino de larga distancia. Se dice que el caso colombiano es apenas parte de una gran caja negra de sobornos que tiene la compañía sueca en Panamá cuyas redes se extenderian por toda Latinoamérica, y cuyo eje estaria en el télex de la oficina de la carrera 8 con calle 15 del abogado bogotano Hernando Pryor.


'GARGANTA PROFUNDA'
"Millonarias sumas en sobornos pagó Ericsson". Con este sencillo pero explosivo título, Gerardo Reyes, el joven periodista de la Unidad Investigativa de El Tiempo, dio directo en el clavo. Las revelaciones tenian todos los ingredientes para causar un gran revuelo: multinacional, dólares, cuentas cifradas, funcionarios públicos conocidos, y un abogado de suficiente reputación en la capital de la República.
Todo comenzó cuando, hace alrededor de un mes y medio, se paralizó la ampliación de la red telefónica de Bogotá en 240 mil líneas, debido a un fallo del Tribunal Administrativo de Cundinamarca en el que se objetaba un contrato adjudicado a la multinacional alemana Siemmens. La razón consistía en que la firma no había hecho entrega de los catálogos respectivos traducidos al español. La adjudicación había sido hecha en una proporción de 80% para la Siemmens y del 20% para la Ericsson. Hasta el fallo del Tribunal era la primera vez desde 1948 que la Siemmens le ganaba una licitación a la Ericsson.
A partir de ese momento, el periodista de El Tiempo comenzó a recibir llamadas anónimas de un personaje que se identificaba como "Garganta Profunda", copiando el nombre del famoso personaje que en el escándalo de Watergate dio a los periodistas norteamericanos los datos que condujeron a la caída del presidente Nixon.
"Garganta Profunda" afirmaba tener todas las pruebas para demostrar por qué la Ericsson había dominado durante 38 años el mercado de las comunicaciones colombianas. Reyes, en un comienzo, se mostró escéptico, pero ante la insistencia y las primeras pistas que "Garganta" le soltó por el teléfono, el periodista comenzó a pensar que quizás no estaba hablando con un loco.
Durante un tiempo los contactos se limitaron a frecuentes citas telefónicas, en las que el misterioso personaje le preguntaba al periodista cómo le había ido con las averiguaciones del día anterior, y le soltaba nuevas pistas para las del día siguiente.
A medida que se fueron "tomando confianza", la anónima fuente comenzó a ir con frecuencia a El Tiempo, donde dejaba sobre el escritorio de Reyes algunos documentos claves, pero sin que el periodista tuviera oportunidad de conocerlo. Hasta que un día "Garganta" se presentó, y se produjo el destape final de la investigación: nombres, cuentas, cifras, pero le advirtió que no podía entregarle todo, por razones que SEMANA ha interpretado como miedo a que la información delatara su propia identidad; por eso, de algunos documentos borró ciertos aspectos claves. Y finalmente desapareció tan misteriosamente como habia

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×