Viernes, 2 de diciembre de 2016

| 2016/06/16 19:41

Nueva ley regula penalidades en tiquetes aéreos: ¿inocua?

El Senado aprobó la Ley protección al consumidor de servicios aéreos, que trae restricciones en penalidades que no cobijarán a los tiquetes promocionales.

En último debate fue aprobada la polémica ley que busca proteger a los consumidores de servicios aéreos. Foto: Archivo particular

En último debate fue aprobada la polémica ley que busca proteger a los consumidores de servicios aéreos que, según dijo a Semana.com el representante a la Cámara por Atlántico y autor del proyecto, Eduardo Crissien (La U), busca regular las penalidades que se cobran por cambios en los tiquetes para los destinos nacionales.

La nueva normativa no aplicará para las tarifas promocionales, a pesar de un amague de última hora a final de la deliberación, que fue denunciado por las aerolíneas y negado por Crissien.

Por un momento, también se contempló infructuosamente incluir a los tiquetes internacionales, pese a que estos dependen de regulaciones internacionales en convenios firmados por las autoridades colombianas.

Ello significará que el grueso de los viajeros (estimado por los legisladores en 60 %), que generalmente busca ofertas para viajar, no se verá cobijado por la nueva normativa que sí aplicará para las tarifas plenas que, por otro lado, raramente contemplan penalidades o costosas diferencias de tarifas. De ahí que para algunos, el proyecto sea inocuo.

En adelante, si usted compra un tiquete en tarifa plena y quiere cambiar la fecha de su vuelo, no pagará ningún tipo de penalidad si la modificación la hace ocho días antes de la fecha del vuelo que en principio había adquirido.

Si la modificación la hace entre las 48 horas previas al vuelo tendrá que pagar una penalidad de 1,3 salarios mínimos diarios más la diferencia tarifaria del nuevo tiquete. “Actualmente esta penalidad era de 50 dólares, y según esta ley no será superior a 36.000 pesos aproximadamente”, explica representante Crissien.

Actualmente si usted compra un tiquete aéreo tiene 48 horas para retractarse y pedir la devolución del dinero. Ahora, con la ley, el derecho al retracto se aumenta a 72 horas el término para pedir el reembolso de dinero, y las aerolíneas o agencias de viajes deberán regresarlo entre los 15 días siguientes a la solicitud.

Incrementos del 70 %

Para las líneas aéreas, esta reglamentación no deja de afectarlas, pero hubiera sido un auténtico dolor de cabeza en caso de que se hubieran incluido las tarifas promocionales. De hecho, aerolíneas de bajo costo como VivaColombia hubieran visto amenazado seriamente su modelo de negocios y habrían tenido que incrementar sus tarifas hasta en 70 %.

Podría decirse que el mercado de tarifas aéreas se compone de dos variables básicas desde el punto de vista del consumidor: costo y flexibilidad, que son directamente proporcionales. Eso significa que entre más flexibilidad (se permite cambio de hora, fecha nombre o reembolso del tiquete) el costo será mayor.

¿Por qué funciona así? Avianca, en declaraciones a Semana.com lo ejemplifica así: “Si una persona compra boleta para un concierto y decide retractarse dos horas antes del evento, es altamente probable que esa silla quede libre y el empresario pierda la oportunidad de ofrecerla a otro espectador, impactando sus ingresos. El tiempo es un factor crítico en esta industria, que se estaría obviando aquí”.

Para la aerolínea, los altos costos de operación (generados por servicios de infraestructura aeroportuaria, combustibles, seguros, aeronaves, pagos laborales, entre otros) ubican a la industria aérea entre las de menores márgenes de utilidad.

Por su parte, VivaColombia señaló que si bien la normativa “teóricamente busca proteger al consumidor, lo que realmente lograría es acabar las tarifas bajas que hemos posicionado en el país”.

Según la línea aérea de bajo costo, “el eliminar penalidades o cargos administrativos y modificar los tiempos del retracto sin tener en cuenta las diferencias tarifarias” implicaría que las empresas del sector “no tendrán la posibilidad de ofrecer tarifas promocionales sino que regresarían a su modelo estándar con tarifas escandalosamente altas, imposibles de pagar”.

“La mayoría de los servicios tienen dos tarifas: promocionales no reembolsables y tarifas estándar reembolsables. Las primeras mucho más económicas que las segundas. Así funciona en todo el mundo, tanto que hay tratados internacionales que le aplican a este tipo de tiquetes”, argumentó VivaColombia.

Lo cierto es que los consumidores deberán seguir manteniendo los ojos abiertos e informarse responsable y adecuadamente al momento de comprar bienes y servicios, como el aéreo. En este caso, no siempre lo barato sale caro. Se trata más de seguir las reglas del juego y no lo olvide: si requiere flexibilidad, las tarifas de oferta no son lo suyo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.