Domingo, 22 de enero de 2017

| 1987/11/09 00:00

TIRE Y AFLOJE

Dos grupos empresariales privados compiten por la producción de polipropileno

TIRE Y AFLOJE

Dos grupos privados se disputan el favor del gobierno para adelantar un proyecto multimillonario. Ambos pretenden establecerse como únicos fabricantes de polipropileno, uno de los productos plásticos de mejores perspectivas en los próximos años. La pelea es de pesos pesados. De un lado está Petroquímica Colombiana que figura en el número 30 de las empresas más grandes del país. Del otro está la Promotora de Polipropileno, compañía conformada por Carvajal, Bavaria (la empresa número 10 del país), la compañía de Empaques de Medellín y el grupo Gilinski (la de los "Yupis"). Ambos tienen como socios a antiguos presidentes de Ecopetrol y conocen muy bien el mercado.
La contienda, que ya lleva más de un año, ha estado salpicada de eventos que preocupan cuando se consideran las cifras millonarias de estas inversiones: entre 10 y 15 mil millones de pesos, representados en tecnología, ingeniería y activos fijos.
El polipropileno será uno de los plásticos de mayor demanda en los próximos diez años. Esta resina termoplástica tiene una gran variedad de usos que va desde las fibras textiles para remplazar el fique en los costales, pasando por toda clase de empaques para pasabocas, hasta artículos sólidos como cubiertas de aire acondicionado y partes para carros. El consumo colombiano se estima hoy en 28 mil toneladas al año, que en la actualidad provienen de importaciones que le cuestan al país cerca de 40 millones de dólares. Expertos de la industria señalan que esta demanda se incrementará en 5 mil toneladas en los próximos dos años y esperan que para comienzos de los 90, ésta supere las 40 mil toneladas. Los precios también van in crescendo. El precio internacional por tonelada supera hoy los 1.400 dólares, un precio exagerado según los entendidos, dada su escasez temporal. El precio normal por tonelada puede oscilar alrededor de los mil dólares. Sumando entonces estos factores de demanda y precios, el polipropileno es el plástico de más futuro.
Estas razones explican en parte el interés que tienen los dos grupos en la construcción de sus proyectos. La rentabilidad de la producción del polipropileno parece bastante atractiva no sólo en el país sino en el exterior, ya que el único fabricante de este material en toda la América del Sur es el Brasil. Además, para la Promotora de Polipropiléno, la planta tendría otro valor adicional porque le permitiría garantizar a sus socios, en especial a los que utilizan empaques, un abastecimiento seguro y barato del plástico.

Ganador por decisión
La competencia entre los dos grupos no fue siempre la más justa.
Petroquímica Colombiana inició a principios del año pasado un estudio de factibilidad para su proyecto de producción. Con esa información decidió proponer a Cartagena como sitio para la construcción de una planta que produjera 120 mil toneladas al año, la mitad de las cuales se destinaría a la exportación. La competencia, el grupo Promotora de Polipropileno, propone la construcción de una planta en Barrancabermeja con la mitad del tamaño y con la totalidad de la producción destinada al consumo interno.
Todavía hoy no está claro cuál de las dos opciones es la mejor. Sin embargo, el pasado 28 de agosto, el segundo proyecto recibió el espaldarazo de Ecopetrol.
La historia un tanto irregular de favoritismo estatal se inició en marzo de 1986, cuando la Petroquímica le comunicó a la empresa de petróleos de la nación su deseo de adelantar la producción de polipropileno, invitándola a participar como accionista o proveedor. Catorce meses después, en mayo de este año, Ecopetrol respondió la invitación de la Petroquímica, señalando que la producción de plástico no estaba dentro de sus prioridades de inversión. La comunicación señalaba cómo dicha entidad se encontraba más interesada en la "explotación petrolera, el desarrollo de los campos tanto de Ecopetrol como de asociación" y, por supuesto, en la expansión de su capacidad de refinación y transporte. Además, la empresa señalaba que "el propio gobierno nacional ha definido que no es prioridad de Ecopetrol la inversión en el proyecto petroquímico como el que se propone".
No obstante, contrariando esta posición, decidió iniciar en agosto negociaciones con la Promotora de Polipropileno para suministrarle materias primas y para vincularse con participación accionaria en la sociedad.
La historia del apoyo gubernamental a Promotora llegó a los ministerios de Minas y de Desarrollo y a Planeación Nacional, quienes en forma conjunta intervinieron para meter en cintura a Ecopetrol, obligándolo a guardar una absoluta neutralidad en el asunto. En efecto, en junta directiva Ecopetrol volvió a la posición inicial. La empresa no se vincularía al proyecto de polipropileno de ninguna manera.
El gobierno indicó que "cuando exista la decisión de particulares de acometer proyectos industriales de este tipo, conviene reservar los fondos de las Empresas Públicas para otras inversiones prioritarias que requieren su concurso". El ministro de Minas señaló enfáticamente a SEMANA, que la decisión a este respecto es la de no intervenir en la producción del plástico y la de asegurarle al sector privado que no habrá competencia de empresas estatales en este campo. Sin embargo y a pesar de la posición del Ministro, todavía no se le ha puesto fin a este asunto.

Lo que falta
Algunos expertos vaticinan que la neutralidad que desea mantener el gobierno tendrá que ser abandonada en el futuro próximo. Señalan que aún con los crecimientos esperados, la demanda no sería suficiente para sostener las dos empresas que producirían 180 mil toneladas, 4 veces y media más que la demanda interna proyectada para 1990. De ahí que es posible que tenga que entrar a escoger uno de los dos proyectos, porque las dos plantas tendrían muy pocas probabilidades de sobrevivir juntas.
También se puede esperar que de iniciarse la producción de polipropileno, cambien de nuevo las prioridades de Ecopetrol. A pesar de haber manifestado que no tiene intereses distintos a la exploración y desarrollo del petróleo, tiene en salmuera un proyecto para producir 66 mil toneladas de propileno, la principal materia del polipropileno. El ministro de Minas y Energía afirmó que si se establecen acuerdos de largo plazo y en condiciones que sean aceptables para Ecopetrol, la firma del Estado estaría dispuesta a adelantar la producción de propileno para abastecer las plantas privadas.
En este caso, quedaría por ver además, cómo acomodaría la Petroquímica a Rodolfo Segovia y la Promotora a Alfredo Carvajal, antiguos presidentes de Ecopetrol y quienes están por detrás de cada una de las empresas. La ley prohibe la participación de ex funcionarios de la entidad en proyectos en los cuales tuvieron competencia. Hasta ahora no ha pasado nada. El ministro Perry señalaba a SEMANA cómo las eventuales incompatibilidades aparecerían únicamente en el momento en que se firmara algún contrato de suministro con Ecopetrol.
En unos meses se verá qué pasó en esta prueba que le impuso el sector privado al Estado, a su capacidad de "arbitrar" el juego económico.--

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.