Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2009/01/28 00:00

Todo empeorará según nuevos pronósticos del FMI

La economía de Estados Unidos caerá 1,6 por ciento este año, Europa profundizará la recesión y para Colombia se prevé un 2 por ciento en 2009.

Todo empeorará según nuevos pronósticos del FMI

Que todo es susceptible de empeorar, no hay duda y lo están mostrando las cifras sobre la economía global. El Fondo Monetario Internacional, FMI, acaba de divulgar la actualización de las perspectivas de la economía en todo el planeta y los indicadores se han revisado a la baja. Estados Unidos, que se pensaba iba a decrecer 0,7 por ciento, realmente caerá 1,6 por ciento, según la nueva proyección.

El panorama es oscuro para todos los países de la zona euro, que según el Fondo se contraerán en 2 por ciento este año, con caídas dramáticas para todos: Alemania decrecerá 2,5 por ciento; Francia 1,9 por ciento; Italia 2,1 por ciento; España 1,7 por ciento (en la última revisión de Noviembre el FMI había dicho que su decrecimiento sería de 0,7 por ciento).

Japón sigue de mal en peor. El Fondo acaba de estimar su caída este año en 2,6 por ciento. En la última revisión, el organismo había proyectado para esta potencia -0,2 por ciento.

Hasta China desmejora en las últimas revisiones. El FMI estimaba un crecimiento de la tercera economía del planeta de 8,5 por ciento para el 2009, pero el desplome económico mundial hizo bajar su proyección que ahora se sitúa en a 6,7 por ciento. India también perderá dinámica. Para el 2009 se espera que su PIB se expanda a 5,1 por ciento (en noviembre se había pronosticado un crecimiento para este año del 6,3 por ciento).

Según el reporte divulgado en Washington las economías emergentes y en desarrollo, como Colombia, están registrando una grave desaceleración. “Se prevé que el crecimiento en las economías emergentes y en desarrollo se desacelerará fuertemente al pasar de 6,3 en 2008 a 3,3 por ciento en 2009, arrastrado por la caída de la demanda de exportaciones y el financiamiento, la disminución de los precios de las materias primas y condiciones mucho más restrictivas para el financiamiento externo (especialmente para las economías con grandes desequilibrios externos)”.

Algunas economías de América Latina recibirán un fuerte impacto este año. El Fondo también revisó a la baja estas economías. Por ejemplo, para Brasil que se tenía un estimativo de 3 por ciento, la nueva proyección es de 1,8 por ciento. México empeorará y se espera una contracción de 0,3 por ciento este año. Venezuela también sufrirá una caída del 2 por ciento y Argentina no crecerá. Perú será la economía con mejor comportamiento en la región, a decir del FMI con un crecimiento esperado del 5 por ciento. Chile y Colombia andarán por la misma senda con un dos por ciento este año. En general América Latina llegará a un 1,1 por ciento al terminar el 2009.

El FMI dijo en su reporte que el desplome de la demanda mundial ha dado lugar a un colapso de los precios de las materias primas. “A pesar de los recortes de producción y las tensiones geopolíticas, los precios del petróleo se han reducido más del 60 por ciento con respecto a su nivel máximo de julio de 2008, aunque se mantienen más altos en términos reales que durante los años noventa. La proyección de referencia del precio del petróleo elaborada por el FMI se ha revisado a la baja, a 50 dólares el barril en 2009 y 60 el barril en 2010”. Los precios de los alimentos y metales también se han revisado a la baja conforme a la evolución reciente. Estos descensos de precios han empañado las perspectivas de crecimiento de varias economías exportadoras de materias primas.

Finalmente el Fondo señaló que para combatir la desaceleración, muchos gobiernos han anunciado la aplicación de medidas fiscales orientada a reactivar sus economías y por ello se prevé aumentos del déficit en la mayoría de países. Pero advierte el organismo que los países que disponen de margen de maniobra deben comprometerse de manera firme aplicar nuevas medidas si la situación se deteriora aún más. “Los planes de estímulo fiscal deben basarse principalmente en medidas temporales y formularse dentro de

marcos fiscales a mediano plazo que garanticen que los déficits fiscales previstos se reduzcan a medida que las economías se recuperen y que se logre la viabilidad fiscal ante la presión demográfica”.

Y los países que tienen un espacio fiscal más limitado deben centrarse en respaldar el sector financiero y los flujos de crédito, garantizando al mismo tiempo que los presupuestos se ajusten ante un entorno externo menos favorable. Finalmente el FMI recomienda a los países que eviten recortar la ayuda externa en respuesta a las restricciones presupuestales, porque de lo contrario podrían perderse los avances económicos conseguidos con tanto esfuerzo en los países en desarrollo.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.