Viernes, 24 de febrero de 2017

| 1998/08/31 00:00

TODOS PONEN

La constructora caleña Holguines S.A. revela un plan para lograr el pago total de sus deudas y la liquidación ordenada de sus activos.

TODOS PONEN

Pocas firmas del país se han visto tan afectadas por la difícil coyuntura económica como la compañía caleña Holguines S.A. Esta empresa, que hasta hace dos años fue una de las mayores constructoras del país, acaba de entrar en proceso de liquidación.
Los problemas de Holguines se desbordaron a principios de 1997. Sin embargo, en ese momento, los accionistas de la empresa, liderados por su presidente Germán Holguín, pensaron que podrían asegurar su supervivencia y recuperar el crédito si lograban una reducción significativa de los pasivos, que a la sazón alcanzaban los 92.000 millones de pesos. Esto parecía factible pues el valor contable de los activos totalizaba 133.000 millones. La empresa se dio a la tarea de negociar con sus acreedores la reducción de sus deudas y después de un gran esfuerzo logró rebajar su pasivo en cerca de 60.000 millones de pesos.
Sin embargo la compañía no logró sobreaguar. Según Alvaro Pío Raffo, asesor legal de Holguines, "el impacto de la reestructuración sobre el valor de los activos fue dramático. Estos disminuyeron sensiblemente por las ventas llevadas a cabo para obtener recursos, las daciones en pago y el castigo que se aplica a los avalúos al momento de efectuarse los traspasos para el pago de deudas". Germán Holguín agrega: "no fue posible recuperar algunas cuentas por cobrar y los valores de algunas inversiones se desplomaron, lo cual nos obligó a hacer cuantiosas provisiones". Encima de todo esto, la actividad constructora Y el valor de los bienes raíces _principal activo de Holguines_ siguieron en caída libre, paralizando las actividades de la compañía, al tiempo que veía sus pasivos crecer día a día y sus activos desinflarse.
Ante está situación los accionistas tomaron la decisión de liquidar. Sin embargo, en la actualidad, los pasivos de la empresa _32.231 millones de pesos_ superan sus activos en 13.521 millones, lo cual no le permitirá atender todas sus obligaciones. Para lograr cubrir el hueco Holguines está proponiendo a los acreedores que ya recibieron pagos que compensen el privilegio de haber recuperado sus recursos antes que los acreedores de mejor derecho _como lo son los laborales, los fiscales y los compradores de viviendassociales_, devolviendo una pequeña parte de los intereses que les fueron pagados y que quienes sin ser acreedores o clientes de la compañía adquirieron activos de ésta devuelvan un valor equivalente al 10 por ciento de la negociación respectiva. Según Raffo, "este proceso generaría los recursos para cubrir entre el 70 y el 80 por ciento del déficit, dejando el saldo para que lo asuman los acreedores actuales con el no cobro de intereses causados".
A primera vista esta fórmula no parece viable pues no ofrece ningún incentivo de participación a los antiguos acreedores. Sin embargo, según fuentes consultadas por SEMANA, en este tipo de situaciones existe la posibilidad de que el liquidador o alguno de los acreedores actuales promuevan acciones revocatorias que anulen todas las operaciones de repago de deudas y venta de activos que realizó la compañía en los 12 meses previos al inicio del proceso de liquidación (julio 8 de 1998). Si éstas llegaran a prosperar implicarían la devolución de activos a la compañía, además de costosos trámites y procesos legales que podrían demorar varios años, durante los cuales los bienes en disputa permanecerían embargados. En esta situación los antiguos acreedores tendrían mucho que perder.
Aunque no se sabe a ciencia cierta en qué acabará el proceso, dada la difícil situación de la compañía, no parece haber una mejor opción para atender con equidad las obligaciones de todos los acreedores. Los abogados de Holguines han venido realizando reuniones con varios de los antiguos acreedores para incentivarlos a que se acojan a la propuesta. Habrá que ver si le jalan y así evitan lo que podría ser un dilatado y tortuoso proceso.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.