Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2016/04/22 20:47

¿Cuánto gasta Uber en resolver sus disputas legales?

Con su llegada a docenas de países de todo el mundo, la plataforma acumula pleitos de dimensiones millonarias. En las últimas horas llegó a un arreglo por cien mil millones de dólares para detener una demanda.

Todas estas disputas legales tienen un costo financiero sustancial para Uber. Foto: Archivo particular
;
BBC

Uber puede haber afectado el negocio de taxistas en todo el planeta, pero le está generando ganancias a muchos abogados.

La llegada de la firma estadounidense y de su aplicación para el transporte privado de pasajeros a ciudades en todo el mundo genera varios fenómenos que se repiten de modo similar en gran cantidad de países.

En un primer acto, miles de usuarios respiran aliviados al descubrir la fórmula que ofrecce Uber, que les ayuda a superar las dificultades de transportarse en su ciudad y a evitar los caros precios de los taxis convencionales.

Acto seguido, la industria local de taxis y otros grupos ciudadanos organizan ruidosas protestas, alegando que la llegada de Uber puede afectar el sustento de muchos conductores locales.

En un tercer acto, la disputa se desplaza a los tribunales y Uber se enfrenta a una batería de demandas legales que critican distintos aspectos de su modelo de negocio.

Una de cal y otra de arena

Los resultados de esos procesos varían mucho.

Este jueves en la noche se supo que Uber había llegado a un acuerdo en los tribunales estadounidenses para pagar hasta US$100 millones y resolver así una demanda pendiente contra la firma.

El caso buscaba establecer si los conductores de Uber son empleados de la empresa o contratistas, como argumenta la firma.

El acuerdo alcanzado acepta que los conductores siguen siendo contratistas independientes, pero establece que la firma pagará US$84 millones a los conductores en primera instancia, y otros US$16 millones en un año bajo ciertas condiciones.

Este proceso podría haber tenido un impacto millonario en la manera en que la compañía desarrolla su negocio, pues de resolverse que los conductores eran empleados, Uber hubiera estado obligado a pagarles a estos sustanciales prestaciones adicionales.

A comienzos de abril, el turno de las disputas legales de Uber había sido en Santiago de Chile.

En este caso, una corte de apelaciones le dio la razón a la compañía estadounidense frente a una demanda que buscaba declararla ilegal.

Mientras, casi al mismo tiempo, una corte argentina aceptó un reclamo de los taxistas contra la empresa.

En muchas otras ciudades, el resultado ha sido desfavorable para la polémica firma estadounidense, cuya aplicación actualmente está prohibida en países europeos como España.

Todas estas disputas legales tienen un costo financiero sustancial para Uber.

Antes de conocerse el acuerdo de este jueves, el diario británico The Guardian estimaba a comienzos de abril que Uber podía haber gastado US$62 millones para resolver disputas legales desde 2009.

Reuters por su parte, afirmaba en octubre pasado que la firma enfrentó 170 demandas solo en Estados Unidos desde octubre de 2012.

Entre las disputas legales que le han salido particularmente caras, está también una en California (oeste de EE.UU.), en la que llegó a un acuerdo a comienzos de mes.

Uber se comprometió ante un juez a pagar US$10 millones por haber dicho que era el servicio más seguro en la carretera, cuando según las autoridades, los procesos de escrutinio a sus conductores eran menos estrictos que los de otras empresas de taxis.

El arreglo establece también que Uber deberá pagar US$15 millones adicionales si no cumple con otras exigencias en los próximos dos años.

Caso crucial

Pero pocas disputas de Uber causaron tanto interés como la que la compañía peleaba en un juzgado federal en San Francisco, en California también, contra conductores que querían ser reconocidos como empleados y no contratistas de la firma, y que se resolvió este jueves.

Pese a su costo de US$100 millones, el acuerdo ha generado algo de alivio para Uber y otras firmas similares que usan contratistas. Un fallo adverso, advertían muchos, habría sido preocupante para todo el sector.

Una de las abogadas de los conductores, Shannon Liss-Riordan, dijo que algunos se sentirían decepcionados porque el caso ya no iría a juicio, pero añadió que había un "riesgo significatvo de perder", si el proceso avanzaba.

Esto es así en parte porque una corte de apelaciones federal recientemente aceptó revisar una orden que permitía a los conductores de Uber demandar colectivamente a la empresa.

Liss-Riordan añadió que el acuerdo no impedía que en el futuro, otros tribunales o autoridades estadounidenses clasificaran a dichos conductores como empleados de la empresa.

¿Uber contento?

Del lado de la empresa, el presidente de Uber, Travis Kalanick escribió en su blog este viernes manifestando su satisfacción con el acuerdo.

Kalanick sostiene que, en realidad, la mayoría de los conductores están contentos con el estatus legal que la demanda buscaba cambiar.

"En Estados Unidos, cerca de 90% de los conductores usando nuestra app dicen que escogen Uber porque quieren ser sus propios jefes", señaló el ejecutivo.

Uber ha obtenido un resultado favorable en esta oportunidad pero pocos creen que será la última barrera legal que enfrente la empresa.

Es el precio, dirán algunos, de haber creado un modelo de negocio que se expande en tantos países a la vez y afecta a tantos intereses simultáneamente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.