Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/19/1994 12:00:00 AM

UN TUBO SIN CULPA

Un nuevo gasoducto de 575 kilómetros de largo demuestra que la masificación del gas es una realidad.

DEFINITIVAMENTE EL NEgocio del gas en Colombia ya no tiene nada de gaseoso. Los recientes descubrimientos de yacimientos de gas en el Casanare y la utilización creciente de gas para consumo doméstico le han dado un nuevo impulso a la estrategia de diversificación de las fuentes de energía utilizadas en Colombia. El plan de masificación del gas natural, establecido por el Conpes en 1991, prevé la construcción de 1.400 kilómetros de gasoductos nacionales, 1.000 km de redes de distribución local del combustible y la reconversión de 900 km de oleoductos en gasoductos. Con estos proyectos la Empresa Colombiana de Petróleos, Ecopetrol, aspira a que la demanda de gas natural se doble entre 1993 y el año 2000, lo cual representaría una reducción de la factura energética en más 4.000 millones de dólares, con una inversión total de 3.000 millones de dólares hasta el 2015.

Uno de los pasos más importantes para aplicar esta política es la construcción del gasoducto entre Ballenas, en La Guajira, y Barrancabermeja (ver mapa), que se constituirá en el centro industrial de acopio de buena parte del gas que se produce en Colombia. El tubo, que tendrá una longitud total de 575 km, podrá transportar inicialmente 127 millones de pies cúbicos diarios. La construcción se ha dividido en tres fases y debe terminarse en 490 días, para estar operacional en abril de 1996. Su costo total se estima en más de 217 millones de dólares.

La construcción, el manejo y la explotación durante 15 años de este gasoducto fué confiada mediante un contrato de servicio de transporte por Ecopetrol a la empresa colombiana Centragas, subsidiaria de uno de los gigantes de este negocio en Estados Unidos, Enron Corp., que maneja más de 64.000 kilómetros de gasoductos en ese país. Promigas S.A., que actualmente opera 910 km de la red existente de gasoductos en Colombia, será la encargada del mantenimiento y la operación de la tubería. Durante la vigencia de este contrato de concesión, Ecopetrol pagará un arriendo mensual fijo por la utilización del gasoducto. Al término de la concesión la empresa estatal podrá comprar las instalaciones.

Por otro lado, el gobierno decidió impulsar la conversión de los vehículos de servicio público de motores de combustión a gasolina a gas propano. Las primeras ciudades cubiertas con este novedoso sistema serán Bogotá, Medellín y Bucaramanga. El abastecimiento estará garantizado gracias a la entrada en explotación de Cusiana.

Este sistema implica la instalación de un kit alterno al de gasolina, lo cual permitirá utilizar de manera alternativa los dos combustibles. Si se generaliza su utilización, el gas propano permitiría reducir la contaminación ambiental de buses y busetas en un 75 por ciento, según los cálculos de Ecopetrol.

Con estas medidas se puede entrever un futuro más despejado en materia energética para Colombia, que dejará de depender de manera exagerada del petróleo y de la hidroenergía para satisfacer sus necesidades crecientes de combustibles, a un menor costo y con un impacto ambiental menos nocivo.-
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.