Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/7/2011 12:00:00 AM

Una apuesta gigante

El gobierno presentó un ambicioso plan de infraestructura que incluye quintuplicar las dobles calzadas, hacer más puentes y túneles, aumentar las líneas férreas y mejorar puertos y aeropuertos. ¿Se hará realidad?

Las noticias que recoge la prensa internacional sobre Colombia son cada vez más frecuentes y positivas. Por hacer parte de los Civets, o grupo de países catalogados como economías con mayores expectativas de crecimiento en la próxima década, Colombia se ha vuelto más visible a los ojos de los inversionistas internacionales. A esto se suma que la firma del TLC con Estados Unidos se ve más cerca y otros acuerdos, como con la Unión Europea y Canadá, vienen en camino, lo que aumentará la exposición del país como destino de futuras inversiones y le dará un gran impulso al comercio exterior colombiano.

Sin embargo, todo esto, que se vislumbra tan promisorio para el futuro del país, podría quedarse en solo buenas intenciones si Colombia no da un salto verdaderamente grande en infraestructura. El atraso en esta materia es monumental y eso lo reconocen tanto los empresarios nacionales como los extranjeros, que ven en esto el cuello de botella para el desarrollo y para los objetivos de la prosperidad que prometió el gobierno nacional. Como dice el ministro de Transporte, Germán Cardona, "el país vive un apagón en infraestructura".

El asunto es que ya van nueve meses del gobierno Santos y muchos comienzan a desesperarse al ver que la locomotora de la infraestructura nada que arranca. Al ministro Cardona le han dado 'palo'. Todos quisieran ver obras en marcha después de tantos años de atraso. Aunque es entendible la impaciencia por acelerar esta locomotora, la verdad es que nadie se esperaba el fuerte invierno que golpeó la infraestructura, de por sí precaria, que tiene el país. Al Ministerio le ha tocado dedicarse a 'apagar incendios'.

Pero ya es hora de comenzar a mover estos vagones. Y en este sentido, el gobierno acaba de presentar un ambicioso plan de infraestructura para el corto, mediano y largo plazo.

El programa incluye estudios, diseños, interventorías, proyectos y obras viales, ferroviarias, fluviales, portuarias, urbanas y aeroportuarias, que serán ejecutados hasta 2021. Se estima una inversión de 31,8 billones de pesos hasta 2014 y cercana a 100 billones de pesos hasta 2021.

Este plan de inversiones incluye obras públicas y otras entregadas en concesión a los particulares. Entre las fuentes de financiación del gobierno está la venta del 10 por ciento de Ecopetrol y recursos de las regalías. En el portafolio de obras están las siguientes:

Obras viales

El plan busca consolidar las dobles calzadas para atender el comercio exterior del país, que se disparará en los próximos años. En este momento, Colombia tiene 1.100 kilómetros de dobles calzadas, pero discontinuas. El programa contempla que en el transcurso de los próximos diez años el país cuente con un total de 5.200 kilómetros de dobles calzadas y que se hagan nuevos trazados, mejoramientos, túneles, puentes y viaductos. Las principales vías contempladas en el plan son: Buenaventura-Bogotá-Cúcuta; Llanos Orientales-Pacífico; troncales de Occidente y del Magdalena.

En obras viales se incluye también el mejoramiento de corredores regionales. Se proyecta contratar 3.400 kilómetros hacia 2014 y el mantenimiento rutinario de 50.000 kilómetros de la red terciaria. Esto último busca lograr la conectividad regional.

La inversión estimada hasta 2014 asciende aproximadamente a 19 billones de pesos, para ejecutarlos como obras públicas y concesiones.

Corredores férreos

Desafortunadamente, el país olvidó este modo de transporte. Como dicen los historiadores, Colombia es el único país del mundo que se tomó treinta años en construir su sistema férreo y lo usó solo durante veinte. El plan del gobierno es incrementar la operación férrea en 2.670 kilómetros adicionales. Las metas para 2021 son las siguientes: segunda línea Chiguará-Santa Marta; Sistema Ferroviario Central; tren del Carare y nuevos corredores. Los dos primeros entrarían en operación en 2014 y para esa misma fecha se iniciaría la etapa de contratación de los segundos. La inversión en los próximos cuatro años asciende a 1,4 billones de pesos, pero hacia 2021 sube a 21 billones.

 
Aeropuertos

Este es uno de los cuellos de botella más notorios para la competitividad externa de Colombia. En el portafolio de proyectos que el gobierno acaba de presentar los

aeropuertos son claves. En este sentido, se ha fijado como meta para 2014 la terminación de las obras de El Dorado y se plantea la posibilidad de un aeropuerto alterno para Bogotá (ver nota adjunta). En infraestructura aeroportuaria, el programa es ambicioso. La idea es construir un gran aeropuerto en Barranquilla que sea la terminal de todo el Caribe y puerta de entrada para Suramérica. La nueva concesión para este aeropuerto está prevista para 2012. También se contemplan obras para Cali e Ipiales, mejoramiento de 23 terminales aéreas, estudio de una terminal en Flandes y acompañamiento para Aerocafé. Adicionalmente, se actualizará el sistema de radares y se implementará la aeronavegación satelital. Se estiman inversiones de 3,1 billones de pesos, de los cuales dos se ejecutarían de aquí a 2014.

Puertos

De lo poco que se ha avanzado en materia de infraestructura para el comercio exterior son los puertos. Sin embargo, todavía queda mucho camino por recorrer, especialmente en lo que tiene que ver con el mejoramiento en un tema como la sedimentación. La idea del plan es aumentar en un 69 por ciento la capacidad portuaria. La meta para 2014 es terminar la expansión de los puertos de Buenaventura, Barranquilla, Santa Marta, Cartagena y Contecar y avanzar en los nuevos desarrollos en La Guajira, Ciénaga y Bahía de Buenaventura, entre otros. En materia de puertos habrá mejoras en canales de acceso. Una de las obras más importantes que se emprenderá será la estructuración y contratación del Canal del Dique, que, como se sabe, destruyó el invierno.


Infraestructura fluvial

Casi todos los gobiernos han prometido en sus planes de desarrollo recuperar la navegabilidad por varios ríos del país, aunque los resultados han sido francamente pobres. En el paquete de obras del gobierno Santos está incluido para 2014 recuperar la navegabilidad en el río Magdalena a partir de Puerto Salgar-La Dorada y adelantar los estudios para los ríos Meta, Atrato y Putumayo. La meta es superar los seis millones de toneladas al año movilizadas por los ríos del país. La inversión estimada es de 1,7 billones de pesos hasta 2014.

Y uno de los temas más importantes tiene que ver con la solución a La Mojana y al Canal del Dique. El ministro de Transporte cree que en este punto es mejor devolverle a la naturaleza lo que a ella le pertenece, y por ello las obras en estos puntos son ambiciosas y no se limitan a paños de agua tibia que cada año se pierden cuando llega el invierno. Con la experiencia presente del cambio climático, el gobierno cree que es importante que hacia futuro todas las obras tengan en cuenta la adaptación a esta nueva realidad del país.

Como dice el ministro de Transporte, si en los últimos veinte años en el país solo se ha hablado de paz, en las siguientes dos décadas el tema será la infraestructura.

¿Pero cómo garantizar que este plan pase del papel a la realidad? En materia de infraestructura, en los últimos años, el país ha sufrido de todos los males posibles, empezando por la corrupción. ¿Cómo asegurarse para que esta vez el sueño sí se haga realidad?

Los analistas creen que hay razones para pensar que las cosas se están haciendo mejor. El presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI), Juan Martín Caicedo, tiene confianza en el plan del gobierno. Para él, la casa se ha puesto en orden y se están corrigiendo muchos errores del pasado, como la mala práctica de arrancar obras sin los estudios y diseños necesarios. "Lo que arranca mal en infraestructura termina mal". Y eso ha quedado demostrado en los últimos años.

Ahora, por primera vez, el gobierno anuncia presupuesto para estructuraciones, estudios y diseños. Según el ministro Cardona, habrá 234.000 millones de pesos este año para esta parte fundamental en las obras de infraestructura. Juan Martín Caicedo dice que este es el gran cambio que dará el país.

Según este gremio, el gobierno también está dando pasos importantes para mejorar la institucionalidad en este sector, como la creación y separación de los dos viceministerios: Infraestructura y Transporte; la decisión de no licitar proyectos inmaduros; el hecho de presupuestar recursos para preinversión (estudios y diseños) y el traslado de la responsabilidad de las vías regionales a los entes locales.

Por su parte, el ministro Cardona dice que el gobierno mantendrá los ojos bien abiertos para evitar que los contratistas mientan para quedarse con una concesión. La verdad es que el gobierno quiere borrar el fantasma de los Nule y los contratistas, también. De hecho, se comprometieron con la entrega este año de varias obras muy importantes, como la concesión Bogotá-Villeta, la Transversal de Cusiana, la concesión doble calzada Granada-Girardot y la concesión Córdoba-Sucre. Habrá que ver si cumplen.

En conclusión, si el país vive un apagón en infraestructura, como dice el ministro parodiando lo que ocurrió con el sector eléctrico a comienzos de los noventa, hay que decir que ojalá ahora suceda lo mismo que en ese sector, que aprendió la lección, se recuperó y hoy es modelo de desarrollo en la región. Esta es la oportunidad para desbloquear el país y para que camine hacia la prosperidad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.