Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/2/2006 12:00:00 AM

Venda caro

Las acciones y los bonos del gobierno (TES) están de moda. Sin embargo, es la hora de vender para comprar más barato en unos meses.

Los agentes del mercado ya no tienen palabras para explicar el boom de las acciones. Ni siquiera boom es un buen término para referirse a un fenómeno que ya completó su quinto año consecutivo y, según algunos, va para el sexto.

Las cifras son contundentes. En 2004 la rentabilidad estuvo cercana al 90 por ciento; en 2005 fue de 118 por ciento; en lo corrido de 2006, la valorización va en 14,7 por ciento. Desde 2001 a la fecha, el precio de las acciones se ha multiplicado por 10. Año tras año, las ganancias de la bolsa crecen y ya alcanzan dimensiones intergalácticas. El Índice General de la Bolsa de Colombia (Igbc) superó los 11.000 puntos la semana pasada -el máximo registro de toda la historia- impulsado por la fiebre de los inversionistas que hicieron colapsar el sistema el miércoles anterior, razón por la cual la rueda de negocios tuvo que ser cancelada. Las acciones están volando.

Hay otros papeles que están causando sensación, aunque no en semejante proporción. Se trata de los títulos que le sirven al gobierno para conseguir recursos de financiación, conocidos como TES, los cuales también tienen obnubilados a todos. Las tasas de interés han venido cayendo a niveles mínimos, lo que significa que cada vez estas inversiones tienen un mejor precio y son verdaderas joyas para sus poseedores: los bancos y los fondos de pensiones. En otras palabras, los colombianos que tienen sus ahorros en esos sitios.

Hace un año nadie apostaba ni un peso por una caída en las tasas de los TES por debajo del 10 por ciento. La semana anterior, los papeles alcanzaron niveles de 7,8 por ciento y se espera que las tasas sigan bajando, pues los agentes del mercado tienen dinero en sus arcas hasta para botar para el cielo, lo que hace que haya más personas interesadas en buscar esta clase de inversión.

Sin embargo, ya hay un temor que recorre las mesas de dinero: ¿hasta cuándo se sostendrá esta tendencia en dos de los más importantes activos financieros de Colombia? Algunos atinan a señalar que los bonos del gobierno no tienen mucho espacio para aumentar su precio. Otros, por su parte, ven señales preocupantes en el alza de las acciones y dudan a la hora de señalar si la tendencia es sostenible. Hasta el Banco de la República advirtió acerca de una sobrevaloración en el mercado accionario, conocido como el de renta variable.

Por eso, para algunos agentes este es el momento ideal para vender y hacer el negocio del siglo. Una inversión de 100 millones de pesos en TES hace un año, liquidada a los niveles actuales de tasa, daría aproximadamente 130 millones de pesos. Una rentabilidad cercana al 30 por ciento.

En el caso de las acciones, el registro es casi escandaloso. Con el mismo nivel de inversión, 100 millones de pesos se convirtieron durante los últimos 12 meses en 250 millones de pesos.

Según Ricardo Durán, de la firma Corredores Asociados, no hay señales que cambien la tendencia de los TES en el corto plazo. No obstante, después se espera un cambio, entre otras cosas porque paulatinamente, los inversionistas empezarán a tener mayores incentivos para llevar su dinero hacia otros activos.

En el caso de las acciones, la mayoría de los analistas recomienda prudencia, para evitarse sorpresas desagradables. Por eso, la recomendación es capitalizar los excelentes precios de los actuales momentos y luego buscar una oportunidad en el futuro para comprar más barato. Como dice el adagio: no dejes para mañana... n
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.