Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2016/01/17 21:00

Se internacionalizó la ‘novela’ de Isagén

El diario financiero ‘The Wall Street Journal’ detalló lo sucedido tras la venta de la firma generadora de energía.

El texto recoge la opinión de varios sectores sobre el negocio. Foto: Archivo SEMANA

“Las cosas se pusieron calientes para el presidente colombiano Juan Manuel Santos”. Así inició un articulo publicado este viernes por una de las principales publicaciones financieras del planeta, The Wall Street Journal, que dió cuenta de la menuda polémica que se armó en el país por cuenta de la venta de Isagén.

El texto recoge cómo sectores tanto de izquierda como de derecha criticaron duramente al Gobierno por la enajenación de la empresa generadora del 16 % de la energía que se produce en territorio colombiano.

El miércoles el 57,6 % de la firma, que estaban en poder de la Nación, pasó a manos de Brookfield Asset Management, el único proponente en una polémica subasta en la que se pagó el precio mínimo: 6,49 billones de pesos.

Tras recordar que se trata de la mayor privatización en una década, en un marco de hueco fiscal cercano al 3,6 % del PIB (medida de lo que produce la economía nacional en un año), el diario señaló que muchos cuestionaron la legalidad de la puja, de la que se retiraron los otros dos oferentes, la chilena Colbún y la francesa Engie (GDF Suez).

“No podemos llamarla una subasta, porque solo hubo un oferente”, declaró el presidente de la Red Nacional de Veedurías, Pablo Bustos. “El último aviso para la subasta no dio suficiente tiempo a los otros proponentes para presentar sus ofertas”, añadió.

“Fue como vender la bandera o el escudo de Colombia”, dijo entretanto el expresidente Ernesto Samper.

Como era de esperarse, la voz más crítica provino del expresidente Álvaro Uribe : “El Gobierno engaño al país”, dijo, para después señalar que en esta transacción el Gobierno dejó de recibir al menos 1,5 millones de dólares.

“Isagén es un activo estratégico porque el país necesita instalar con urgencia alrededor de 2.600 megavatios adicionales de energía limpia”, añadió el actual senador por el Centro Democrático. El rotativo no pasó por alto que en el gobierno de Uribe también hubo intentos por privatizar la empresa.

Por su parte, Daniel Velandia, de Credicorp Capital, consideró que las acciones de la Nación en Isagén fueron vendidas por un 40 % por encima de lo que se consideró su valor justo. “Creer la que fue una buena transacción para el Gobierno, la empresa y la economía”, agregó.

El Gobierno, entretanto, se mantuvo en su posición de que la venta de Isagén proveerá recursos para poner en marcha el ambicioso plan de infraestructura de 4G, necesaria para mejorar la competitividad del país.

Dicho punto fue secundado por el exministro de Hacienda Rudolf Hommes, para quien “desde el punto de vista de crecimiento económico e impacto social, es mucho mejor vender a Isagén e invertir en infraestructura”.

A esto respondió el reconocido economista y expresidente de Ecopetrol Fabio Echeverri, quien señaló que dicho emprendimiento es importante pero se pudo haber hecho sin necesidad de vender la generadora. “Esto fue un negocio que Colombia debió mantener para beneficio de los colombianos”, puntualizó.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.