Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2009/11/24 00:00

Venta de Ecopetrol, un enredo billonario

El gobierno quiere vender 10 por ciento de la empresa para financiar obras de infraestrutura. Tres razones para mirar con desconfianza esa excelente idea.

Venta de Ecopetrol, un enredo billonario Foto: Foto: Ecopetrol BP

Es mucha la confusión acerca de una posible venta de otro 10 por ciento de las acciones de Ecopetrol. Por eso es necesario empezar a poner en perspectiva las cosas.

Lo primero que hay que decir es que hoy 10 por ciento de las acciones de Ecopetrol ya está en manos del público y aún queda pendiente otra capitalización similar que autorizó una ley en 2006. Los recursos de esa venta (5,7 billones de pesos) y los que generen la capitalización del otro 10 por ciento que aún está pendiente, entran a la caja de Ecopetrol para apalancar sus planes de inversión.

Por eso se debe aclarar que el debate actual se refiere a un tema completamente distinto. De lo que está hablando el gobierno Uribe es de vender otro 10 por ciento de lo que posee Ecopetrol; y lo que genere esa venta destinarlo para financiar tres proyectos de infraestructura, según lo autorizó ya un documento Conpes. Esos proyectos son la Autopista de las Américas (que vale 6,2 billones de pesos), la doble calzada Bogotá-Villavicencio (que vale 1,5 billones de pesos) y Autopistas de la Montaña en Antioquia(que vale 1 billón de pesos). Esa es la propuesta que ha generado debate.

A partir de estos hechos hay que poner los temas en su perspectiva real: aunque es una idea buena, la venta de 10 por ciento de acciones de Ecopetrol puede tener grandes problemas.
 
1. ¿Y dónde está la plata?
La primera razón para desconfiar de esta propuesta es muy sencilla: ¿quién en Colombia tiene 10 billones de pesos para comprar más acciones de Ecopetrol? El asunto de fondo sigue siendo de caja: el país necesita todo ese dinero para modernizar las vías y el Estado, que es el que tiene que pagar por esas obras, no tiene la suficiente plata. Entonces va a salir a buscarlos: ¿con quién? ¿Con los Fondos de Pensiones, que no invierten en proyectos que no estén bien estructurados? o ¿con los municipios petroleros o los departamentos, que no tienen todos los recursos para comprar el 10 por ciento de la Estatal Petrolera? El impacto de un negocio de 10 billones de pesos en el mercado de dinero nacional sería muy importante y el gobierno podría llevarse un fiasco si no planea bien esta transacción.

Otra opción, como una emisión de acciones en el mercado de valores colombiano sería un “impacto profundo” en ese negocio, que podría causar grandes estragos. Cabe recordar cómo los 5,7 billones de pesos de la emisión de acciones anterior, puso a temblar a todos los inversionistas. Una opción sería invitar a inversionistas extranjeros para que pongan esos recursos, pero eso generaría polémica, pues se trata de la principal empresa del país. La pregunta sigue siendo ¿quién tiene 10 billones de pesos en el bolsillo para ir por esa participación de Ecopetrol?
 
2. Trámite en el Congreso
El segundo argumento en contra de la propuesta es que el proyecto tiene que pasar por el Congreso de la República. El proyecto de ley de 2006 definió que el Estado debe mantener mínimo un 80 por ciento de la propiedad de la estatal petrolera. Así que modificar esa norma debe contar con el aval del Legislativo, lo que le imprime un ruido político, y más en vísperas de una elección presidencial.
 
3. Falta planeación
El tercer argumento es que está quedando una sensación de improvisación en torno de la propuesta. Expertos como Rudolf Hommes señalan que es necesario tener fórmulas creativas para sacar a Colombia del atraso vial. Pero la manera como se presentó esta venta de acciones de Ecopetrol dejó en el aire la sensación de que salió a última hora del sombrero. No está comtemplado en el Plan de Desarrollo, ni en el presupuesto para el 2010. De hecho, aunque el documento Conpes que aprueba esa operación habla de la venta “gradual” de hasta el 10 por ciento de las acciones, el Ministro de Transporte ya dice que va tras el 15 por ciento y que se hará de un solo tajo. En pocas palabras parece que el proceso, que afecta el principal activo del país, se está construyendo sobre la marcha.
 
En conclusión, los Ministros de Hacienda, Transporte y Minas tienen una papa caliente entre sus manos. Si toman las decisiones equivocadas, pueden estar llevando al país hacia el peor fiasco de su historia. La venta de cualquier participación de Ecopetrol exige mucho cuidado y como han sido anunciadas las cosas hasta el momento eso parecer ser lo que más ha faltado.

 
El último temor que ha surgido, según lo señaló el columnista de El Espectador, Alejandro Gaviria, hechas las cosas con improvisación, el temor es que el país venda ese activo importante y a cambio, no se quede con las obras de infraestructura que más necesite el país, sino que la plata se vaya en politiquería, en obras que se quedan en el papel, etc.
 
Quizás se imponga la sensatez, y el gobierno le deje a su sucesor realizar la tarea de modernización de las carreteras que este ya no alcanzó a concretar, en lugar de correr a vender activos importantes para hacer en los diez meses que le quedan lo que no hizo en siete años, casi todos de gran crecimiento económico.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.