Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/29/2000 12:00:00 AM

Vértigo

El vaivén de las acciones de Internet devolvió la cautela a los mercados. Pero la fiebre de las ‘puntocom’ tiene cuerda para rato.

Hace tan sólo unas semanas el ‘puntocom’ significaba ganancia bursátil segura. Ahora los valores de las empresas de Internet —que han sido las grandes protagonistas de la euforia bursátil de los últimos meses en el mundo, en particular en Estados Unidos— están sufriendo su abril negro. Hoy por hoy las autoridades monetarias del mundo entero insisten sobre los peligros de la sobrevaloración de estas compañías. El último informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) alerta sobre tal valoración, que a juicio del organismo es fruto de unas expectativas de rendimientos futuros que no son reales. Tanto que para algunos expertos cerca del 80 por ciento de las empresas de Internet no sobrevivirán en el mediano plazo. Y que más de una cuarta parte de las empresas de la red quedarán ilíquidas en los próximos 12 meses. Según la firma de investigación de mercados Pegasus Research International, 57 de las 200 más grandes compañías de Internet tendrán apagados sus monitores para enero de 2001. Como si fuera poco, el índice Dow Jones —uno de los referentes de la ‘vieja’ economía— ha empezado a subir mientras el Nasdaq —que mide el comportamiento de las empresas de tecnología— retrocede. Eso quiere decir que los inversionistas han empezado a recomponer sus carteras. Según la más reciente encuesta de Merrill Lynch entre fondos de inversión el dinero se está desviando de las acciones de Internet a otros valores más defensivos. Es así como el flujo de capitales ha comenzado a migrar con fuerza hacia empresas de los sectores farmacéutico, eléctrico, financiero y, en menor medida, a compañías aseguradoras. ¿Ha llegado el fin de la nueva economía? ¿Se avecina un crash de los valores ligados a Internet? ¿Están sobrevaloradas las empresas que hacen parte del mercado electrónico Nasdaq? Los grandes gurúes, tanto de Estados Unidos como de Europa, prefieren hablar de un cambio de tendencia. Precio y fantasía En los últimos meses la salida a bolsa de una multitud de empresas de Internet calentó el mercado con el señuelo de gigantescas ganancias provenientes de las cotizaciones bursátiles. Miles de personas, impresionadas con el boom de las empresas de Internet, han invertido sus ahorros en casi cualquier cosa que tenga la mágica combinación ‘puntocom’ al final de la etiqueta. Los acontecimientos de los últimos días han revivido, sin embargo, un concepto que ha sido siempre muy importante para ellos: la cautela. Los expertos creen que a partir de ahora los inversionistas van a ser mucho más cuidadosos con los valores de las empresas que viven en el ciberespacio. Para Georges Ungeux, vicepresidente ejecutivo de la Bolsa de Nueva York, “ya no vale vender a precio de oro cualquier cosa que huela a Internet. La caída de las bolsas ha concientizado al mundo entero de la importancia de la valoración de las puntocom en sus justas proporciones sin falsas prepotencias de ingresos venideros”. El índice que reúne las cotizaciones de las empresas de la red ha bajado en un 42 por ciento, lo que se traduce en una desvalorización del orden de 2000 millones de dólares, casi 13 veces el Producto Interno Bruto colombiano. Leonard Santow, director de la firma de Wall Street Griggs & Santow, señala al respecto, “en Wall Street dominaba la relación precio-fantasía. Ahora se vuelve a la relación precio-utilidad, o sea que el valor de las acciones vuelve a tener que ver con las ganancias de las empresas. Si esto continúa, como creo que va a continuar, las ganancias de las empresas norteamericanas van a situarse en promedio en el 10 ó 12 por ciento anual, cuando rondaban el 22 por ciento promedio en los últimos años”. Las que más han sentido las estrepitosas bajas de Wall Street han sido las empresas que están a punto de salir al mercado. En el último mes más de 20 compañías suspendieron su debut en bolsa, incluidas seis que salían el nefasto viernes 14 de abril. La más conocida fue probablemente la de Alta Vista, el portal controlado por el grupo de inversiones de Internet CMGI. Pero todavía hay plata Lo anterior no significa, sin embargo, que se haya muerto la gallina de los huevos de oro. Al contrario, los principales capitalistas de riesgo y las entidades que están atrás cuentan con más dinero que nunca. Softbank, el grupo de inversiones japonés, se propone en estos días reunir todos sus fondos para formar un pool de 3.500 millones de dólares. Y Redpoint Ventures, creada el año pasado por socios de las firmas IVP y Brentwood Venture Capital, tiene 700 millones de dólares para invertir en empresas de comunicaciones, medios y comercio electrónico. Las apuestas en Internet siguen aumentando. Y no podría ser de otra manera dada la inevitable tendencia del mundo hacia la red. Hoy se necesita más dinero porque el costo de lanzar una start-up —desde el alquiler del espacio para las oficinas hasta la compra de publicidad— ha aumentado. Pero una inversión promedio de entre 10 y 20 millones de dólares les sigue pareciendo razonable a los socios de las firmas que manejan los capitales de riesgo. John Walecka, de Redpoint, señala que Brentwood Venture Capital reunió 50 millones de dólares cuando fue fundada y los distribuyó en unas 27 inversiones. Redpoint tiene 700 millones de dólares y muy probablemente seleccione unas 40 empresas para esos fondos. Como es lógico, sin embargo, para compensar el riesgo los capitalistas están prestando más atención a sus inversiones y están volcando más recursos de apoyo para desarrollarlas una vez que las eligen. Softbank Venture Capital —una de las más importantes compañías del sector— quiere agregar, por ejemplo, relaciones públicas, análisis de mercado, recursos humanos y servicios de consultoría sobre tecnologías informáticas al abanico de servicios que suministra a los empresarios que apoya. ¿Hora de comprar? La mayoría de los especialistas coincide, además, en que la burbuja de Internet ha perdido algo de gas pero que se encuentra muy lejos de explotar. Para ellos, quienes hagan un correcto análisis de lo que ocurre con las bolsas de Estados Unidos y sus consecuencias serán los ganadores en esta difícil coyuntura. Los mercados tecnológicos —dicen— serán un terreno minado para los especuladores durante los próximos meses. Pero, por esta misma razón, es el momento justo para seleccionar los valores de Internet sin dejar de apostar por ellos. Los analistas creen que a partir de ahora el techo estará más bajo para las ‘puntocom’ y que el precio de las acciones de las compañías que lideran la nueva economía no volverá a alcanzar los máximos registrados durante los últimos meses. Pero coinciden en que el mercado ha quedado lleno de buenas oportunidades. Pasada la tormenta, será de nuevo la hora de invertir.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.