Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/20/1999 12:00:00 AM

VIENTOS DE CAMBIO

La devaluación real del peso ha mejorado las perspectivasde los exportadores <BR>colombianos, pero el gobierno y los empresarios tienen todavía mucho camino por recorrer.

Desde comienzos de la decada de los 90 los exportadores colombianos no cesaban de
quejarse por la pérdida de mercados externos como consecuencia de la sobrevaloración del peso
(ver gráfica). Esta pérdida de competitividad frenó la demanda de productos nacionales en el resto
del mundo, lo que produjo una disminución de la producción doméstica y obligó a muchos
exportadores a tomar una serie de medidas que iban desde el cierre de líneas de producción hasta la
reducción de puestos de trabajo. Hoy, la revaluación de la moneda se ha corregido, gracias al ajuste
del 20 por ciento que se dio en la tasa de cambio real (ver recuadro) después de las
devaluaciones de septiembre del año pasado y julio de este año y la reducción de la inflación a un
dígito durante lo corrido de 1999. El ajuste en el frente cambiario y la disminución general de los
precios han propiciado un ambiente más favorable para las industrias de exportación en términos de
competitividad cambiaria. De acuerdo con la ministra de Comercio Exterior, Marta Lucía Ramírez, los
ajustes en la tasa de cambio sientan las bases para un aumento de las exportaciones del país y a
su vez corrigen el problema de las importaciones de algunos bienes que no estaban generando
ningún tipo de valor agregado a la economía nacional.
Pero no solamente el gobierno reconoce una mejor perspectiva para las exportaciones. Los
empresarios también están de acuerdo en que, por fin, el país ha llegado a un nivel de tasa de cambio
que le permite ser más competitivo frente al resto del mundo. Un buen ejemplo de ello es Colombina
que, según palabras de su presidente, Ariosto Manrique, espera tener un crecimiento del 15 por ciento
en sus ventas al exterior al finalizar 1999, en particular por un incremento en los volúmenes y no
simplemente por un efecto de precios. Las barrerasa la recuperaciónNo todos los exportadores se han
beneficiado por igual de este súbito aumento en la cotización de la divisa, pues muchos de ellos
tienen que competir con empresas de países que presentan niveles de competitividad superiores a los
colombianos. Y no son pocos los que, como resultado de la pérdida de mercado de muchos
productos nacionales en el exterior, han tenido que salir a recuperar los clientes que se esfumaron
durante los años de la apreciación del peso.
En el primer caso son muchas las compañías que no han sentido aún el efecto en sus ventas de la
devaluación de la tasa de cambio real, pues están exportando a países que se encuentran en plena
recesión y con una demanda interna deprimida o que reciben productos más competitivos de otras
partes del planeta. Si bien los productos colombianos son hoy más baratos que los de Chile, México,
Venezuela y Perú, el ajuste de la tasa de cambio no ha sido suficiente para hacerle frente a países
que hicieron devaluaciones excesivas, como Brasil y Ecuador, ante los cuales persiste un rezago del
20 por ciento. "No podemos trabajar indefinidamente en ganar competitividad cambiaria en función de
ajustes de este tipo", fueron las palabras de la Ministra de Comercio Exterior, al referirse al aumento de
precios de nuestros productos de exportación en relación con los productos de estos países.En el
segundo están aquellas compañías que _aunque exportan a países en donde son competitivas_ no
encuentran clientes a quiénes vender sus productos por el deterioro que sufrieron sus mercados en
los últimos años. En palabras de un exportador de calzado de Medellín: "Los clientes que teníamos
en otras épocas ya se perdieron. Si bien la devaluación ayuda, sus efectos no son inmediatos pues la
consecución de nuevos clientes es un proceso que toma tiempo".Lo que vieneA pesar de la reciente
recuperación de las exportaciones este aumento de la competitividad, a través de ajustes cambiarios,
no dura eternamente. Para lograr una verdadera recuperación del sector exportador, tanto gobierno
como empresarios deben tomar medidas que garanticen la posibilidad de competir en mercados
externos en el largo plazo, pues no se pueden descartar nuevas revaluaciones reales, vía la
cotización del dólar o vía un aumento en la inflación.En cuanto a la divisa, existe consenso sobre la
necesidad de tomar medidas que eviten modificaciones abruptas en el régimen cambiario como
consecuencia de la volatilidad de los flujos de capital. Para lograr la estabilidad es necesario corregir
los problemas estructurales que sufre hoy la economía colombiana, en particular el déficit fiscal y el
déficit de cuenta corriente. Esta corrección depende en gran medida de las reformas que se
tramitan actualmente en el Congreso.
Pero no solamente el gobierno tiene la responsabilidad de asegurar que el buen posicionamiento de los
productos colombianos sea permanente. Dado que la tasa de cambio real no puede permanecer por
encima de su nivel de equilibrio en el largo plazo es necesario asegurar la competitividad de las
empresas colombianas a través de aumentos en su productividad. Para ello se requiere un
replanteamiento de las formas tradicionales de producción y distribución, buscando implementar
tecnologías eficientes que permitan reducir costos y a la vez aumentar los ingresos.
En este orden de ideas, muchos analistas coinciden en afirmar que las ganancias en competitividad de
un país vía devaluaciones pueden atentar contra la eficiencia de las compañías en el largo plazo,
razón por la cual recomiendan mantener una tasa de cambio real ligeramente apreciada. De esta
forma existe una presión permanente sobre empresarios y gobierno para mejorar constantemente su
eficiencia.Aunque la corrección de la tasa de cambio real creó buenos vientos para las exportaciones
el país no puede poner todas sus esperanzas de recuperación de las ventas al exterior en los recientes
ajustes cambiarios. Por el contrario, tanto gobierno como empresas deben aprovechar la situación
actual para pensar en soluciones que permitan mantener la competitividad en el largo plazo a través de
la aplicación de reformas estructurales que conduzcan a un incremento en la productividad de la
economía. Al país le espera un largo camino para lograr la recuperación total de sus exportaciones,
que involucra no solamente reformas en el Congreso sino transformaciones en tecnología y educación
que permitan a las compañias colombianas ponerse a tono con las exigencias del próximo milenio. No
todas las compañías han sentido el efecto de la devaluación.

Opinan los expertos

Marta Lucía Ramirez
Ministra de Comercio Exterior"
Las perspectivas en el corto plazo en el frente cambiario son de una tasa de cambio en la mitad de la
parte superior de la banda. Creemos que esta situación obedece a la baja de la calificación por parte
de Moody_s, lo cual ha generado una pequeña presión al alza. Es importante entonces una evolución
rápida de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional para eliminar incertidumbres que
generen presión adicional sobre la divisa". Juan José Echavarría Director de Fedesarrollo "La
devaluación, en la medida en que pase de ser nominal a ser real, se debe reflejar uno a uno en el
aumento de las exportaciones colombianas. El ajuste cambiario que se ha dado en el país no se
reflejará inmediatamente en el incremento de las exportaciones como consecuencia de la recesión
por la que atraviesan algunos socios comerciales, pero sí implicará un aumento en las ventas al
exterior de aproximadamente 26 por ciento durante los próximos 12 meses".
Ariosto Manrique
Presidente de Colombina"Lo importante es que el ajuste de la tasa de cambio vaya acompañado de
una armonización con el resto de medidas que está implementando el gobierno. El problema hasta
ahora ha sido que el precio del dólar ha dado brincos de 100 pesos dentro de una misma semana,
produciendo un factor de desestabilización inmenso".
Qué es la tasa de cambio real
La tasa de cambio real es un indicador que mide el grado de competitividad de un país frente al resto
del mundo. Este indicador se basa en la relación entre el nivel de precios en el exterior, convertido a
la moneda local, y el nivel de precios domésticos. En consecuencia, una devaluación de la divisa no
garantiza por sí sola un aumento en la competitividad de los productos de un país.Un ejemplo claro
ocurrió en Venezuela en 1995. Ese año el bolívar perdió más del ciento por ciento de su valor frente al
dólar, razón por la cual un observador desprevenido habría asegurado que en esas condiciones
Venezuela podía competir en cualquier mercado gracias a que sus productos se abarataron
dramáticamente frente al resto del mundo. Sin embargo esta es solamente la mitad de la historia.
Meses después la devaluación produjo un efecto inflacionario de las mismas proporciones que terminó
por eliminar completamente las ganancias en competitividad que tuvo el país al abandonar una tasa de
cambio fija. Por estas razones, cuando se analiza el precio de una divisa frente a otras, lo importante
es el estudio de la tasa de cambio real. Este último no mide solamente el efecto de un cambio en la
cotización de la divisa, sino que _comparando también las inflaciones respectivas_ tiene en cuenta
qué tan barato o qué tan caro es un producto de un país frente a productos similares de otras
naciones.
En Colombia el encargado de publicar el Indice de Tipo de Cambio Real es el Banco de la República,
que compara el valor del peso con el de las monedas y niveles de precios de los 18 países con los
que se realizan la mayor parte de las operaciones de comercio exterior del país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.