Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/18/2006 12:00:00 AM

Adiós a un grande

Todos los neoliberales del planeta están acongojados. Y la razón no es otra que la muerte el jueves pasado de uno de sus máximos ídolos: el economista Milton Friedman, uno de los más fervientes defensores del libre mercado. Nobel de Economía en 1976, sus teorías se caracterizaron por el rechazo a la intervención del Estado, la lucha contra la inflación y la defensa de la libre competencia. Su teoría del monetarismo ejerció una gran influencia en las presidencias de Richard Nixon, Gerald Ford, Ronald Reagan y en el gobierno de la primera ministra británica Margaret Thatcher. Además de su autoridad en el ámbito político y económico, Friedman dejó una importante huella en la academia como investigador de la Universidad de Stanford y autor de más de una docena de libros. Nacido el 31 de julio de 1912 en el barrio neoyorquino de Brooklyn en el seno de una familia de emigrantes judíos, Friedman se caracterizó siempre por no tener pelos en la lengua y nunca dar su brazo a torcer. Ese fuerte temperamento y su extraordinaria inteligencia lo convirtieron en uno de los economistas más influyentes del siglo XX y en el mejor discípulo de Adam Smith, padre de la economía moderna.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.