Domingo, 22 de enero de 2017

| 1991/05/27 00:00

BESAME MUCHO

BESAME MUCHO

LA COMUNIDAD HOmosexual del estado de Connecticut, en Estados Unidos, tuvo mucho para celebrar la semana pasada. Por fin, tras haber sido presentada a la legislatura estatal muchas veces desde 1973, fue aprobada una ley que prohíbe algunas prácticas discriminatorias. De ahora en adelante nadie podrá en Connecticut negar un trabajo, el arrendamiento de un inmueble o el otorgamiento de un préstamo bancario, entre otros servicios, por la sola razón de que el interesado sea homosexual. Al conocerse el resultado, el más alegre era el diputado Joseph Grabarz Jr., ponente del proyecto, para quien la victoria tuvo sabor a venganza. El político local había recibido llamadas amenazantes cuando tres meses atrás, reveló sus preferencias sexuales durante una rueda de prensa. Pronto se sabría que el problema no fue que el legislador reconociera públicamente su calidad de homosexual, sino que, acto seguido, le diera frente a las cámaras un fuerte beso a un amigo que se encontraba en la reunión. Eso fue demasiado para algunos exaltados que no resistieron el espectáculo. El episodio pareció demostrar aquello de que una imagen vale más que mil palabras.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.