Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2003/01/06 00:00

Combo juicio

Abogados y grupos defensores de la salud están culpando cada vez más a las empresas de alimentos por el incremento de la obesidad en Estados Unidos y están calcando las demandas judiciales que los enemigos del cigarrillo emplearon en su enfrentamiento con las tabacaleras.

Combo juicio

Los demandantes están acusando a las cadenas de comida rápida de proporcionar información incompleta sobre los riesgos de sus productos para la salud aunque, a diferencia del cigarrillo, la comida rápida no es adictiva. Algunas empresas ya empezaron a ocuparse del asunto. McDonald's, por ejemplo, se comprometió a reducir a casi la mitad los ácidos transgrasos en sus papas fritas para comienzos de 2003. PepsiCo, propietaria de Frito-Lay, acaba de lanzar sus Doritos con bajo contenido calórico y comenzará a vender Cheetos menos grasosos para el año entrante.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.