Miércoles, 17 de septiembre de 2014

| 1994/06/13 00:00

DIECIOCHO AÑOS Y NADA

DIECIOCHO AÑOS Y NADA

ESE ES EL TIEMPO que permaneció preso Gustavo Adolfo Amador, un hondureño acusado en 1975 por el robo de unos lápices en el mercado de San Isidro de Tegucigalpa. Un juzgado declaró su inocencia un año más tarde, lo cual ya suena exagerado, pero lo peor es que la notificación nunca fue enviada a la Penitenciaría Central, donde permaneció. La víctima, de 38 años cuando entró a la cárcel, salió la semana pasada "con evidencias de haber perdido contacto con la realidad, el tiempo y el espacio, y con posibles trastornos mentales". Humberto Palacios, de la Asociaciòn Hondureña de Servicios Legales, dijo que quiere instaurar una demanda contra el Estado a nombre de Amador, pero que prefiere esperar a que éste "recobre su salud mental y lo autorice".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×