Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1995/03/27 00:00

Dura ley...

Dura ley...

El sector financiero colombiano está empezando a digerir una decisión de la Superintendencia Bancaria expedida a comienzos de este mes. Se trata de la Resolución 200 de 1995, que establece la valoración de inversiones financieras a precios de mercado, con el objetivo de generar "mayor transparencia" en las cuentas de las diversas entidades que compran papeles de renta fija, tal como sucede con los fondos de pensiones, de cesantías y las sociedades fiduciarias. La idea es la de unificar los criterios de valoración contable de las inversiones, que en ciertos casos se pueden manipular de manera arbitraria para aumentar o disminuir la rentabilidad de un determinado portafolio. A pesar de que la filosofía de la medida es buena, existe temor porque, debido al nivel actual de las tasas de interés, algunas entidades podrían registrar pérdidas considerables en sus balances.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.