Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/25/2006 12:00:00 AM

“En colombia, es mejor que haya pocos bancos”

Andrés Flórez, el presidente del Fondo de Garantías de Instituciones Financieras, hace un análisis sobre el futuro de la banca estatal y la privada.

SEMANA: ¿Cuántos bancos quedan a cargo del Estado?
Andrés Flórez Villegas: Solamente el Banco Agrario y Bancafé. El Banco Agrario no se va a enajenar, porque es estratégico para irrigar crédito en el sector agropecuario
SEMANA: ¿Y qué va a pasar con Granbanco-Bancafé?
A.F.V.: Hace un par de meses contratamos banqueros de inversión y vamos a realizar qué implica valorar el banco y evaluar las alternativas (venderlo todo, vender sólo un pedazo, democratizar parte de la propiedad o conservarlo totalmente). En abril se decidirá el futuro.
SEMANA: ¿El Bancafé es mucho más caro que el Megabanco?
A.F.V.: El Megabanco valía en libros 145.000 millones de pesos y se vendió en 808.000 millones. Y Bancafé vale alrededor de 950.000 millones en libros.
SEMANA: Todo indica que van a quedar menos entidades en el sector financiero. ¿No es esto inconveniente para el usuario?
A.F.V.: Hay normas que señalan que la Superintendencia Financiera, cuando autoriza una gran compra de bancos, debe mirar si se pone en peligro la competencia. En el caso colombiano estamos lejos de tener bancos grandes y eficientes. A veces es mejor que haya pocos bancos para que sean más eficientes. Es una tendencia mundial.
SEMANA: ¿Y cuáles son los efectos de esto?
A.F.V.: Ya los estamos viendo. Por primera vez en 20 años hay bancos muy agresivos con productos supercompetitivos en tasa de interés. Es lo que estamos viendo con Bancafe, Bancolombia y Davivienda, en el caso hipotecario.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.