Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/9/2011 12:00:00 AM

Entre el deber ser y el ser

Tras el escándalo que ha salpicado a Dominique Strauss-Kahn, que condujo a su salida de la presidencia del Fondo Monetario Internacional (FMI), su reemplazo -la también francesa Christine Lagarde- llegó con código de ética en mano para evitar que la entidad siga siendo señalada por sus funcionarios como foco de conductas inapropiadas.

Tras el escándalo que ha salpicado a Dominique Strauss-Kahn, que condujo a su salida de la presidencia del Fondo Monetario Internacional (FMI), su reemplazo -la también francesa Christine Lagarde- llegó con código de ética en mano para evitar que la entidad siga siendo señalada por sus funcionarios como foco de conductas inapropiadas. Se trata de un conjunto de normas aplicables a todo el personal que se deben cumplir con "los más altos estándares" éticos y también participar en unos programas obligatorios de formación establecidos por el organismo. La intención es que ningún empleado pueda verse envuelto en conflictos sobre su "integridad, imparcialidad y discreción". Además, la bienvenida para Lagarde, quien se autocalificó como la "nueva directora de orquesta", no pudo ser más atractiva: un aumento salarial de 11 por ciento con respecto a lo que recibía su antecesor. Así, la primera mujer al frente del FMI recibirá al año 551.700 dólares (unos 965 millones de pesos).
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.