Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/1/1999 12:00:00 AM

IMPLANTE O NO

Que su implante de pelo podría no pegar fue el argumento del ex general golpista paraguayo
Lino Oviedo para tratar de evitar ser enviado a una finca en la Patagonia argentina, a donde fue destinado por
el gobierno de Carlos Menem por haber roto sus obligaciones de exiliado. Oviedo está en Argentina desde
que salió huyendo de su tierra, acusado de ser el autor intelectual del asesinato del vicepresidente Luis María
Argaña. Las relaciones entre los dos países se han enfriado notablemente. Pero lo que nadie esperaba es
que Oviedo, quien parece tener un ego napoleónico, aprovecharía su exilio para revertir su preocupante
calvicie. La posibilidad de que el clima áspero de la Patagonia afecte su cuero cabelludo y le haga perder su
nueva apariencia parece pesar más que el aislamiento, la soledad y el olvido de esas lejanas tierras. Pero
Menem, olvidando que también tiene preocupaciones capilares, ha sido implacable.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.