Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/22/1996 12:00:00 AM

LAS OREJAS DE SADDAM

La reciente derrota ante India del equipo paquistaní de cricket ha producido un escándalo sin precedentes, al punto que la derecha religiosa islámica sostiene que se trata de un castigo de Dios por el hecho de que una mujer, Benazir Bhutto, gobierna ese país musulmán. Algunos añadieron que la causa está en los espectáculos 'inmorales' presentados en los estadios del torneo, celebrado en India, Pakistán y Sri Lanka. Sin embargo los mismos radicales no han podido explicar cómo este último país, gobernado por dos mujeres, logró conquistar el título mundial de ese deporte de origen británico. nEn Irak, el presidente Saddam Hussein acaba de eliminar una orden ejecutiva que establecía que los desertores del ejército y los remisos debían ser condenados a la pérdida parcial del pabellón del oído, es decir, al corte de oreja. El castigo corporal es parte de las tradiciones del derecho islámico, a pesar del rechazo que produce en otros lugares del mundo. Por eso no era extraño que las actuales penas para castigar los delitos relacionados con la milicia (que habían alcanzado proporciones preocupantes) incluían no sólo la amputación de las orejas sino de las manos, y el marcado de la frente del infractor con hierro candente. La eliminación de tan draconianas medidas busca mejorar la imagen internacional de Irak, pero no especifica qué hacer con quienes ya quedaron mutilados de por vida.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.