Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/29/2007 12:00:00 AM

“Los ambulantes no quieren trabajar en la calle”

Hernando de Soto autor de los libros El otro sendero y El misterio del capital, visitará a Colombia esta semana para asistir al Congreso de Asocajas. El economistas peruano habló con SEMANA sobre la informalidad laboral y qué hacer para superarla.

SEMANA: ¿Cómo explicar que en Colombia crece la economía, pero la informalidad laboral sigue alta?
HERNANDO DE SOTO: Porque obviamente, hay obstáculos. Se pueden estar presentando problemas o con emplear a la gente formalmente o con crear empresas formales. Para saberlo exactamente se requiere un diagnóstico: cuáles son los trámites y las normas que permiten el acceso a las empresas, la permanencia y la salida de las mismas.

SEMANA: Es claro que la gente no prefiere laborar en la informalidad...
H.D.S.: Lo que sí descarto es que sea una vocación de los colombianos ser informales. La primera cosa que hace un emigrante latinoamericano cuando va a Estados Unidos es tratar de integrarse a la sociedad formal. Cosa que es obvia, cuando están en el extranjero quieren ser formales, y entonces por qué cuando están en Colombia quieren ser ilegales. Esto lo que muestra es que hay algo en el derecho que no es muy amistoso.

SEMANA: ¿Cómo vincular a la economía formal a los vendedores ambulantes?
H.D.S.: La mayor parte de los vendedores ambulantes no quiere trabajar en la calle. En Perú hemos puesto una enorme cantidad de ambulantes en centros comerciales eliminando trabas.

SEMANA: ¿Este es un problema de las autoridades locales?
H.D.S.: Se requiere un esfuerzo conjunto con el gobierno central.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.