Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1995/03/20 00:00

MAL DE MUCHOS...

MAL DE MUCHOS...

DENTRO DE LAS réplicas que dejó el reciente terremoto de Kobe en el Japón se encuentra el sacudón que sufrió el mercado internacional de los metales. La demanda de materiales para la reconstrucción de este país asiático y los trastornos en las plantas japonesas, dispararon la demanda de bienes como acero, cobre, aluminio y níquel. Este último registró el mayor ascenso en su cotización en los últimos cuatro años y medio: Las cifras superan los 10.000 dólares la tonelada, más del doble del precio de hace un par de años. Esta resultó ser una buena noticia para Cerromatoso, la fábrica de ferroníquel ubicada en Montelíbano, Córdova. Con un potencial de producción de 21.000 toneladas al año, lo único que lamentan los dueños de Cerromatoso -el IFI y la compañía surafricana Gencor- es que se hubiera archivado el proyecto de ampliación de la planta que se intentó concretar en 1992 y que habría elevado en 50 por ciento la capacidad actual.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.