Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/17/1998 12:00:00 AM

PAZ CON LA ETA

Hay que descartar la posibilidad de un acuerdo de paz en el País Vasco antes de las elecciones regionales del próximo otoño, pero existe la esperanza de que luego haya mayor flexibilidad.

Hace un año el asesinato de un concejal vasco por parte del separatista ETA generó una ola de rechazo en España. Millones desfilaron por las calles gritando "¡Basta!". Ahora se preguntan por qué nada ha cambiado, y culpan a sus políticos.
Dicha apreciación no es muy justa. ETA no ha dado señas de paz. El año pasado asesinó a otros seis concejales del Partido Popular, en el poder en Madrid. El gobierno ha asumido también una línea dura. El año pasado encarceló a la plana mayor de Herri Batasuna, brazo político de ETA, por colusión con el terrorismo. Acaba de cerrar el periódico que divulga las posiciones de ETA así como su estación radial.
La nueva dirección de ETA parece más conciliadora. Conscientes de que ETA es el único grupo terrorista antiguo activo en Europa, HB ha propuesto estudiar el proceso irlandés. Pero aún caminan al paso de ETA y en el pasado, cuando los moderados han abogado por la negociación, han sido derrotados. Incluso los vascos pacíficos y los españoles encuentran difícil cooperar. Ello se debe a que todas las agrupaciones vascas están atrayendo votantes en las elecciones de octubre al Parlamento regional. Los socialistas vascos se retiraron de la coalición regional, en la cual compartieron el poder con el Partido Nacionalista Vasco, más numeroso. Arguyeron que su retiro era una protesta contra la ambigüedad de los nacionalistas ante ETA. En realidad fue concebida para conquistar votantes no-vascos. También es un signo de que los partidos de Madrid, de derecha y de izquierda, no se muestran tan amplios como eran.
Los nacionalistas votaron con HB contra una ley que hubiera obligado a la asamblea regional a jurar lealtad a la Constitución. Esa actitud busca congraciarse con los nacionalistas que ellos se disputan con HB. Pero el PNV, al igual que el Partido Laborista Socialdemócrata de los católicos irlandeses, puede ser un puente con los terroristas. Los vascos moderados mantienen línea abierta con HB, a la vez que apoyan al gobierno minoritario de José María Aznar en Madrid. Puede que ganen de nuevo las regionales, aunque sin gran mayoría.Para los moderados vascos podría ser interesante la búsqueda de una alianza con el PP de Aznar en el Parlamento local, al igual que la que existe en Madrid. Ambos partidos son conservadores. La agrupación de Aznar ha moderado su centralismo. Como los socialistas de Madrid tienen un nuevo líder es posible que la izquierda intente realinearse. No parecería malo que los conservadores hicieran lo mismo.
Sin embargo, aunque los nacionalistas vascos son partidarios de la paz, pueden optar por mantenerse a distancia de Aznar y retornar a su alianza con los socialistas vascos. Algunos vascos moderados creen, como ETA, en la conveniencia de la separación total de España. Otros soportarían una definición más nebulosa de la soberanía de su región. Pero casi la totalidad considera que es su deber conducir a los terroristas al campo de la política. Tan pronto hayan pasado las elecciones regionales los vascos moderados probablemente se dediquen a presionar a ETA para que sea más flexible, independientemente de que hayan logrado o no alianzas con Madrid.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.