Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2008/03/01 00:00

Refugiados en el oro

Refugiados en el oro

Las últimas cotizaciones del oro en los mercados internacionales han desbordado la barrera de los 900 dólares la onza. Después de casi dos décadas en las cuales el oro había pasado inadvertido por cuenta de su abandono como patrón, éste volvió a la palestra gracias al debilitamiento del dólar frente a las monedas 'duras' y la irrupción de la crisis hipotecaria que ha llevado a los mercados financieros a refugiarse en este metal.

Según un estudio de Anif, el oro se cotizaba en 2001 en 271 dólares /onza-troy, se elevó a niveles de 409 dólares en 2004 y actualmente bordea los 924 dólares (triplicó su precio en cinco años). En materia de volúmenes transados, las negociaciones mensuales eran de 6.000 millones de dólares en 2001 y hoy son de 13.000 millones. Merryll Lynch estima que la cotización podría alcanzar en el mediano plazo los 1.000 dólares la onza.

Anif considera que las perspectivas del oro lucen halagadoras para este año y el próximo, por tres razones: primera, el debilitamiento del dólar frente a las monedas 'duras'; segunda, la recomposición de la tenencia de Reservas Internacionales de los bancos centrales, y tercera, una demanda que supera la oferta de oro en el mercado de joyas, promovido fuertemente desde la China e India.

Curiosamente, según el director de Anif, Sergio Clavijo, el mercado del oro no se vio perturbado por el anuncio del Fondo Monetario Internacional sobre su intención de poner en venta cerca de 400 toneladas de este metal en los años 2007-2009.

Colombia cuenta, según el Banco de la República, con 220.000 onzas de oro, valoradas antes del repunte de los precios en 140 millones de dólares. Según Ingeominas, el país produce anualmente entre 25 y 30 millones de toneladas de oro, de las cuales 16 millones generan regalías. La mayor parte de la producción se destina a la exportación. Actualmente hay vigentes 895 títulos mineros de explotación aurífera. La gran esperanza de la mina de Cajamarca, en Tolima, que demandaría inversiones para su explotación, por 2.000 millones de dólares, está en veremos, pues el proyecto se suspendió por razones ambientales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.