Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1994/08/15 00:00

SIMPATIA PELIGROSA

SIMPATIA PELIGROSA

EL PRESIDENTE BOLIviano Gonzalo Sánchez de Lozada ya ha hecho carrera con su estilo poco convencional para un jefe de Estado.
Y no se trata sólo del acento gringo que adquirió por sus muchos años de vivir en Estados Unidos, sino de sus apuntes y gracejos, que algunas veces le ganan amigos por su simpatía, pero en otras le han costado más de un dolor de cabeza. Una de éstas ocasiones se presentó al salir de una entrevista con Eduardo Frei, presidente de Chile, país con el que Bolivia tiene una vieja disputa por su salida al mar. Sánchez dijo que "la única forma de integrarse es con la salida al mar, pero no es algo relacionado forzosamente con la propiedad. Uno puede tomarse la leche y no ser el dueño de la vaca". En Perú les dijo a los reporteros que "hagan preguntas y díganme que no me creen. Incluso los bolivianos pueden hacerlo, pero no sé lo que les pasará de vuelta al país. Porque me he contagiado un poco del presidente Fujimori". Otra vez dijo que "es mi país hay la sensación de que las cosas no andan en mi gobierno, pero no es sensación, la realidad es así". Y cuando estuvo en Ilo, el puerto cedido por Perú para la salida al mar boliviana, Sánchez se metió al agua, pero sin quitarse las medias y los zapatos. -


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.