Sábado, 21 de enero de 2017

| 1998/03/30 00:00

SUICIDIO LABORAL

SUICIDIO LABORAL

Munichi Watanabe, de 41 años, saltó desde el sexto piso de un edificio de Tokio en junio de 1991, y la semana pasada la justicia japonesa ordenó a su patrono, la Kawasaki Steel Corp., pagar a su familia 52 millones de yenes (unos 403.000 dólares) como indemnización por el suicidio de su empleado. La razón: el juez determinó que Watanabe se quitó la vida agobiado por el exceso de trabajo, luego de pasar seis meses en los que sólo dejó de laborar dos días. Aunque el fenómeno de los workaholics es común en el país del Sol Naciente, es la primera vez que un empleador es considerado responsable por la salud de sus muy exprimidos trabajadores.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.