Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/25/2012 12:00:00 AM

Capotear la vida

El matador aprendió a lidiar con una enfermedad.

A mi padre le debo el legado de los toros. Los primeros pasos que di me los enseñó él, era quien me animaba a torear a mi perrito Príncipe. En el año 82 me marcó muchísimo la muerte trágica de mi mamá y mi hermana. Uno lo que sueña es cambiarle la vida a la familia y que uno ya no la tenga... es duro. Siento tristeza de no haber conseguido mi objetivo con mi mamá. Yo era el niño mimado, y como todos los que nacemos en una familia humilde, mi sueño era darle una mejor calidad de vida a ella, pero no alcancé.

Aprendí que uno también tiene que tener valor para tomar decisiones. Si en 1992, cuando me detectaron la hepatitis C, me retiro de los ruedos y empiezo el tratamiento mi carrera no hubiese sido como fue. Tuve el valor de decir: “No puedo empezar mi tratamiento, tengo que consolidar mi carrera”. Fue una cosa irresponsable, pero meditada. Cuando cumplí mis metas emprendí el tratamiento. Fue muy duro, es parecido a una quimioterapia: dolores de cabeza, insomnios bárbaros, ganas de vomitar todo el tiempo. Pero había que continuar. Me decía: “Si un toro no me quitó la vida, ¿cómo me la va a quitar esto?”.

Cuando empecé a torear yo era una persona muy egoísta: pensaba solamente en mi triunfo, no en el toro. Y el toro es mi amigo. Me di cuenta de que se lo debo todo al toro de lidia, y quise trasladar eso a la gente para que entendiera que el toro de lidia es un animal que tiene todas las bondades del mundo.

De mis hijos he aprendido a buscar tiempo para estar con ellos, he aprendido a comprometerme. Yo estudié hasta tercero de bachillerato, y hoy mi hijo mayor estudia química, francés, etcétera. Entonces me toca estar más en contacto con él, aprender; si no cuando me dé cuenta se me va y ya no supe nada de él.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?