Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/25/2012 12:00:00 AM

El secuestro de Juan Diego

Una familia recuperó la esperanza –y a su hijo secuestrado inmediatamente después de nacer– gracias a la solidaridad de una ciudadana.

Cuando Marilyn Zeledón se preparaba para regresar a su casa después de dar a luz a su hijo Juan Diego, en la Clínica del Country de Bogotá, una enfermera entró al cuarto y se llevó al bebé. Dijo que era para hacerle unas pruebas, pero pasaron dos años y tres meses antes de que lo volvieran a ver.

En diciembre de 1998 el caso iba quedando en el olvido. “Hasta que ocurrió el milagro”, aclara Marilyn: una mujer denunció que una amiga suya tenía a Juan Diego. Las autoridades fueron a la casa de la expolicía Claudia Villarreal, quien confesó haber secuestrado al niño en septiembre de 1996 disfrazada de enfermera. Juan Diego volvió a su hogar luego de que las pruebas de ADN comprobaron su parentesco. “Teníamos miedo de su reacción cuando nos lo entregaran, pero se adaptó bien. Eso facilitó las cosas y terminó con la pesadilla. Volvimos a ser una familia: el hermano de Juan Diego, que ya tenía 7 años, mi esposo Diego y yo”.

Los cuatro vivieron unos pocos años más en Colombia y en 2002 se fueron a Florida (Estados Unidos), pues se sentían inseguros en el país. Juan Diego tiene hoy 16 años, es nadador y se destaca en el colegio por su excelencia académica. Marilyn dice orgullosa que quiere ser abogado y que “es buenísimo para defender sus ideas”. Ella y Diego trabajan juntos en una compañía de traducciones. Álvaro, el hermano mayor, va a una universidad en Orlando. “En un par de años Juan Diego también se irá a estudiar fuera de la ciudad”, dice Marilyn.

Una de las consecuencias afortunadas de esta tragedia es el Hogar Juan Diego, un albergue para niños con pocas probabilidades de adopción por su edad (entre los 9 y los 17 años). El hogar, fundado por los padres del niño en Bogotá un año después del secuestro, ha ayudado a 55 niños a encontrar una familia y se sostiene con aportes del ICBF y donaciones de amigos y familiares.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.