Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/25/2012 12:00:00 AM

Gabriel García Márquez

El Nobel puso a Macondo y al país en el mapa de la literatura universal. Es, sin duda, el personaje más importante de Colombia en el siglo XX.

» Ningún colombiano ha despertado tanto el orgullo por la cultura nacional como Gabriel García Márquez. Cuando recibió el premio Nobel de literatura, el 10 de diciembre de 1982, vestido con su liqui-liqui blanco, Colombia entera estaba de fiesta.

» De origen humilde y hecho a pulso, Gabo les enseñó a los colombianos que un colombiano sí podía ganar. Las mariposas amarillas y Macondo, creaciones de Cien años de soledad, se convirtieron en símbolos nacionales.

» La novela Cien años de soledad cautivó a millones de lectores en el mundo con su exquisita mezcla de fantasía y realidad. Gabo reflejó en ella la vida del continente y de la nación.

» Su obra puso a Colombia en el imaginario de muchos como un país con tintes de fantasía, un país donde todo era posible: historias trágicas de violencia y relatos de esperanza y alegría. García Márquez logró que el mundo entero no solo mirara a Colombia, también a América Latina.

» Con su Nobel, muchos lectores empezaron a poner los ojos sobre los autores colombianos y estos se hicieron un lugar al lado de grandes firmas de la literatura. Sin embargo, la luz del maestro de Aracataca no ha sido opacada por ninguno de los escritores colombianos que han venido después de él.
 
Entre comillas
 
Entre las frases más recordadas del escritor están:
 
“El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad”.
Del amor y otros demonios.

“Amor del alma de la cintura para arriba y amor del cuerpo de la cintura para abajo”.
El amor en los tiempos del cólera.

“Y no hay nada más peligroso que la memoria escrita”.
El general en su laberinto.

“La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda, y cómo la recuerda para contarla”.
Vivir para contarla.

“El sexo es el consuelo que uno tiene cuando no le alcanza el amor”.
Memoria de mis putas tristes.
 


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.