Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/25/2012 12:00:00 AM

¡Impunidad!

La historia reciente de Colombia está marcada por magnicidios que en la mayoría de los casos quedaron sin castigo.

Gloria Lara de Echeverri
(28 de noviembre de 1982)

La Organización Revolucionaria del Pueblo (ORP) secuestró y asesinó a la dirigente de Acción Comunal. Los autores del hecho confesaron y recibieron condenas entre 12 y 28 años de cárcel. Sin embargo, los abogados defensores lograron que el caso se derrumbara al asegurar que fueron torturados. Hoy viven fuera de Colombia como refugiados políticos. En 2009, el Ministerio Público lo consideró crimen de lesa humanidad y ordenó reabrir el proceso.

Rodrigo Lara Bonilla
(30 de abril de 1984)

El ministro de Justicia fue baleado por un sicario desde una moto. Su asesino, Iván Darío Guizado, murió al estrellarse mientras se fugaba, pero Byron Velásquez, el conductor, fue capturado. La autoría intelectual del atentado se le atribuyó al Cartel de Medellín, pero aún hoy no hay condena. El 18 de julio de 2011 un fiscal de Unidad Nacional de Derechos Humanos y DIH declaró el caso como un crimen de lesa humanidad.

Guillermo Cano
(17 de diciembre de 1986)

Por el asesinato del director de El Espectador fueron condenados, en 1995, Carlos Mario Hernández, María Saldarriaga, Pablo Enrique Zamora y Luis Carlos Molina Yepes a 16 años y 8 meses de cárcel. Un año más tarde, todos fueron absueltos, salvo Molina, que pagó seis años en prisión. Por otros hechos, como el atentado a las instalaciones de El Espectador y atentados a personas que estaban investigando el asunto, el caso fue declarado de lesa humanidad en 2010.

Héctor Abad Gómez
(25 de agosto de 1987)

El médico y activista de derechos humanos fue asesinado a plena luz del día frente al lugar donde era velado el maestro Luis Felipe Vélez, asesinado horas antes. En febrero de 2012, el exjefe paramilitar, Diego Fernando Murillo, alias Don Berna, reveló que el propio cabecilla paramilitar Carlos Castaño cometió el asesinato.

Jaime Pardo Leal
(11 de octubre de 1987)

El candidato presidencial por la Unión Patriótica (UP) fue asesinado mientras conducía desde La Vega (Cundinamarca) hacia Bogotá. El crimen hizo parte del exterminio de los 1.598 militantes de la UP. En este caso fueron condenados los autores materiales, William Infante y Beyer Yesid Barrera. El asesinato se le adjudicó a Gonzalo Rodríguez Gacha, El Mexicano, quien al parecer habría pagado 30 millones de pesos.

José Antequera
(3 de marzo de 1989)

El encargado de las relaciones políticas de la UP y miembro del Partido Comunista fue baleado en el aeropuerto internacional Eldorado, en Bogotá. Han pasado 23 años y no se han encontrado a los responsables de este acto.

Luis Carlos Galán
(18 de agosto de 1989)

El candidato presidencial fue asesinado en la plaza principal de Soacha, Cundinamarca. Según John Jairo Velásquez, Popeye, el exsenador Alberto Santofimio instigó al narco Pablo Escobar Gaviria para que acabara con su vida. El político tolimense fue condenado, 22 años después, a 24 años de cárcel.

Silvia Duzán
(26 de febrero de 1990)

La periodista realizaba un documental para la BBC sobre comunidades de paz en el Magdalena Medio cuando fue asesinada junto a los líderes campesinos Saúl Castañeda, Miguel Ángel Barajas y Josué Vargas. Por el crimen fueron investigadas 38 personas, pero todas fueron absueltas por falta de pruebas. El atentado se le adjudica a grupos paramilitares.

Bernardo Jaramillo Ossa
(22 de marzo de 1990)

"Abrázame..., esos hijueputas me mataron", le dijo, moribundo, el líder y candidato presidencial de la UP a su esposa, Mariela Barragán, momentos después de haber sido herido de muerte en el Puente Aéreo en Bogotá. En el libro Mi confesión, el paramilitar Carlos Castaño afirma que su hermano Fidel dio la orden para que lo asesinaran. En 2000 el crimen fue catalogado de lesa humanidad.

Carlos Pizarro
(26 de abril de 1990)

El candidato a la Presidencia por la Alianza Democrática M-19 fue asesinado de 13 disparos en un avión. El sicario fue abatido por la escolta de Pizarro. En 2010 la Procuraduría pidió investigar al exjefe de inteligencia del DAS, Alberto Romero, y al detective Jaime Ernesto Gómez Muñoz. Tres meses después, el asesinato de Pizarro fue declarado crimen de lesa humanidad. El único condenado por esta muerte fue Carlos Castaño.

Andrés Escobar
(2 de julio de 1994)

El futbolista paisa fue asesinado tras una pelea con varios hombres que le recriminaron el autogol que hizo en el partido que eliminó a Colombia del Mundial de Estados Unidos 1994. Humberto Muñoz Castro, confeso criminal, fue condenado a 43 años de cárcel y quedó libre en 2005 por buen comportamiento. Juan Santiago Gallón Henao y su hermano, Pedro David, fueron señalados por el crimen, pero la investigación precluyó.

Jaime Garzón
(13 de agosto de 1999)

El humorista y periodista fue asesinado cuando se dirigía hacía la emisora Radionet. Por el crimen se condenó al jefe paramilitar Carlos Castaño. En 2010 un fiscal de la Unidad Nacional de Derechos Humanos y DIH dictó medida de aseguramiento por el caso contra del exsubdirector del DAS, José Miguel Narváez. Desde entonces, permanece recluido. En 2011 fue acusado por la Fiscalía por presuntamente haber instigado a Castaño a cometer el crimen. En los últimos años la familia de Garzón pidió vincular a tres generales del Ejército, pero aún no se les ha abierto proceso. (Llamaron a la cúpula de las AUC a declarar. Está un juicio en proceso, hay que estar pendientes para cambiarlo).

Orlando Sierra
(30 de enero de 2002)

El periodista de La Patria, de Manizales, fue asesinado de dos tiros. La Justicia encontró como autores materiales del crimen a Luis Fernando Soto Zapata, quien disparó, a Francisco Antonio Quintero Tabares, Tilín, y a Luis Arley Ortiz Orozco, Pereque. El político caldense Ferney Tapasco González es investigado por ser el supuesto autor intelectual del crimen.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.