Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/25/2012 12:00:00 AM

"La estrella es la música"

La cantante aprendió de Peter Gabriel qué es disciplina y hospitalidad.

En estos 30 años aprendí que no somos las estrellas: la estrella es la música. Pero los artistas tenemos que hacer nuestro trabajo como se debe hacer. Si uno no ensaya no puede recibir los aplausos. Un músico se hace a partir de los ensayos, ahí es donde uno realmente se gana los aplausos. Yo vengo de una línea de músicos, tenemos disciplina.

A Peter Gabriel, ex-Genesis, le aprendí la disciplina y la hospitalidad. Cuando hace sus festivales, a los artistas nos trata como reyes. Como cuando en 1982 fuimos a acompañar a Gabo a recibir el Nobel. Éramos varios músicos y la reina le dijo al mayordomo que nos tenían que atender. Ella mandó un mensaje, le mandó a decir a Totó La Momposina que, por favor, no fuera a dejar de cantar así de bonito, porque cantaba como los ángeles. Esa vez yo viajé de Talaigua, llevaba medias de lana, me las puse, pero eso no fue suficiente. Al día siguiente tuve que salir a buscar unas botas: inolvidable. Con ese viaje entendí que un Nobel se recibe una sola vez en la vida, y cada vez que me preguntan al respecto vuelvo a vivir ese momento.

He compartido escenarios con varios artistas. De ver a Celia Cruz aprendí que uno tiene su tiempo cuando está en el escenario, y ese tiempo es sagrado. Ahora lo entiendo.

Antes de salir al escenario todavía me dan nervios, segundos antes me dan ganas de ir al baño. Durante los últimos 30 años sentí que tenía que transmitir el sonido de las gaitas, porque estaban relegadas. Como Los Gaiteros de San Jacinto, que tocaban en mi casa: no ha habido gaiteros que toquen como ellos; no tocaban por dinero, no tocaban por protagonismo, no tocaban por viajes, sino porque sabían que tenían que divulgar la música.

Grabar con los muchachos de Calle 13 fue una nueva experiencia como cantadora, de poner al servicio de los jóvenes el registro que uno tiene de voz. Yo dije que nunca iba a cantar reggaeton, y no me sentí cantando reggaeton, sentí que los estaba acompañando. Uno va encontrando el camino verdadero y tiene que trabajarlo de todas las formas, a través de las virtudes, de la verdad, del honor, de la palabra, de la dignidad, de la ley del equilibrio. Yo puedo cantar sola, pero cuando estoy acompañada de un tambor, es como el marido de uno, el complemento de una cantadora.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.